jueves, 14 de junio de 2007

IZASKUN GRACIA QUINTANA




















Mencionada por:
Sofía Rhei
Iván Repila
Sofía Rhei
Yolanda Castaño
Julieta Valero
Pere Mallén
Igor Estankona
Elena MedelJahel Virallonga
Carmen López
Ana Cibeira
Alejandra Vanessa



Bio-bibliografía


Nacida en Bilbao en 1977, vive en Madrid desde 2005. Es licenciada en Filología Vasca y cofundadora de la editorial de poesía Masmédula. Ha colaborado con la revista UD Berriak, editada por la Universidad de Deusto, redactando artículos, poemas, reseñas y editoriales tanto en euskera como en español, y como fotógrafa y periodista para la revista virtual Cónclave (2004). Su poemario fuegos fatuos fue galardonado con un accésit en el certamen poético Centro Juvenil Latina (2003) y el más reciente, eleak eta beleak, ha sido premiado en el XVII Certamen Poético “Ernestina de Champourcín”, organizado por la Diputación Foral de Álava (2006), y será publicado en 2007.



Poemas




todos los años del mundo se empujan dentro de mi locura
de mi caída a lo inevitable roto y a lo perdido
pero qué sino perderme
qué sino ahogarme en esta tormenta que trueno
mujer de lluvia como tal ad aeternum
ex profeso de volverme sombra y luz e indivisible uno

***


vivo en un cuerpo que llora de forma extraña
que desjironado se desnutre y atenta contra este universo que es mi medida del mundo
tan pequeña
(así)
que en sí no cabe
y me amanece hache bajo el brazo de nuestras erres


***


aun así intento descifrar la espera pero en el camino abro nichos con las manos
y en el ocaso enveneno el aire buscando momentos que no sean blancos
adivino otro juego y los brazos se lanzan a través de la ventana porque la caída no es tan grave
huesos rotos y sangre bajo las marcas que no escondo las señales de otro intento
hoy tampoco supe volar
y la tierra se cubrió de pétalos abriendo llaga en equilibrio
desorientando
dirigiendo rastro sobre rastro
que otra vez desfilan luces sobre caras sin boca en este amanecer de ojos extraños y a vuelta abiertos a escándalo
y yo asesiné el fin del día pasado y los retazos de noche aún me manchan las mejillas teñidas de polen

13 comentarios:

sergio castillo pelegrín dijo...

Muy bonito chica, y con mucha fuerza que contenida, parece que se desborda. Algo parecido a tú nombre (que tiene que ver con ser). Disculpa mi ignorancia, si me confundo. Un abrazo y espero leerte pronto

José Luis dijo...

Gracias.

itziar quintana dijo...

ES TAN DIFERENTE LEERTE ASÍ...

ME HA GUSTADO

GRACIAS

Pablo dijo...

Hola Izaskun. Sólo te conozco de vista, pero no conocía esta faceta tuya y me ha sorprendido, porque la belleza de tus letras se asemeja a la tuya.
A ver si un día hablo contigo cuando vayas por tu pueblo.
Un saludo

Iratxe dijo...

A mi tambien se me hace raro leerte asi, "en abierto", desde casa..pero no me sorprende.

Me sorprenden otras cosas ...

Pablo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dan dijo...

Me han molado. La foto y las letras XD.

No pero realmente parecen unas explosiones no se hasta que punto controladas.

Supongo que te quedaras a gusto despues de escribir cosas asi.

Un saludo

Ismael dijo...

Si alguna vez lograra terminar un poema.
Si mis sueños pudieran transformarse
en las palabras que siento pero no escribo.
Si de las laderas de mi cerebro, al fin,
se despojaran los miedos y las angustias que lo atoran.
Entonces, no lo dudes,
quisiera -por encima de todo-
que ese poema albergara siquiera
un pequeño resquicio de tu alma.

juliano dijo...

hola izaskun. te felicito por los poemas creados por vos. me llamo juliano ortiz y estoy en las afinidades de argentina. espero me visites y comentes. un saludo.

pasharati dijo...

Un blog bonito, sencillo y muy ordenado.

Enhorabuena ... se ve que lleva muchas horas de trabajo dentro.

kubelick dijo...

Estoy leyendo una copia de "La broma infinita", de Foster Wallace, que lleva tu nombre. ¿Lo perdiste o te desprendiste de él deliberadamente? Just curious!

izas dijo...

me desprendí de él deliberadamente, pero... ¿cómo has dado con él?

kubelick dijo...

Lo compré en una librería de la Plaza del Dos de Mayo de Madrid; un sitio muy recomendable, por cierto, atendido por un chaval con la rara cualidad entre los de su gremio de ser amable. Por si te sirve de pista, te diré que el libro llevaba apartado al menos dos años, apilado detrás de la mesa en la que se sienta el librero, al lado de la puerta. Lo reconocía por el color salmón del lomo, y claro, porque no hay muchos libros de ese porte... Pensaba que me iba a pedir un potosí, pero cuando por fin me animé a preguntar resultó barato... También pensaba que nunca lo leería, y por esos azares que tiene la bibliofagia, hace tres días me puse a hacerlo primero con curiosidad y luego con genuino placer. Tampoco te oculto que no he pasado de la página 100; me siento como la chica de Tiburón, adentrándome en un océano de páginas del que puede emerger la aleta del tedio... Así que gracias por dejarlo marchar. Como dice Trapiello, libro que no has de leer, déjalo correr.