jueves, 24 de mayo de 2007

PABLO FIDALGO LAREO





















Mencionado por:
Safrika
Ana Vidal Egea
Raúl Díaz Rosales
Paola Laskaris
Rafael Romero
Odile L’Autremonde
Sara R. Gallardo
Salvador Galán

Menciona a:
Angélica Liddell
Emma Couceiro
Estevo Creus
Olga Novo
Ana Gorría
Anabel Gutiérrez
Elena Medel
Eloísa Otero
Jesús Aguado
Raúl Quinto
Daniel Faria
Ana Vidal Egea
Raúl Díaz Rosales
Celso Giménez
Teresa Blanco de Saracho
Marcos Canteli
Juan Antonio Bernier
José Ángel Valente
Thomas Bernhard




Bio-bibliografía
Pablo Fidalgo Lareo. Nací en Vigo en 1984. Estudio Dramaturgia en la Resad de Madrid. Accesit del Premio Minerva de poesía en gallego con el libro A idade do ar, publicado por la editorial Galaxia(Vigo, 2002). Hago lecturas dentro de la Red de Arte Joven de Madrid y participé en Cosmopoética 2007. Tengo una compañía que se llama La tristura, y estamos en gira con una obra que se llama La velocidad del padre, la velocidad de la madre. Es todo.

http://www.latristura.com/



Poética
A nuestra herencia no la precede ningún testamento. (René Char)











Poemas






Si hubiese enfermado de niño
No habría perdido toda la belleza

Porque yo sólo fui bello

Cuando mi padre acababa de irse

Y mi madre aún no había empezado

A buscar un padre para mí


Yo sólo fui bello

Mientras esperé que mi padre volviese

Y cuando supe que no volvería

Repartí mi belleza entre los niños

Para que sus padres no se separasen nunca




****




Ten. Abbas Kiarostami.



He pagado con toda mi belleza

Y no sé lo que he pagado

He pagado con mi belleza

Y la de mi madre


Cuántas palabras bellas

Me darán por toda mi belleza


Yo le preguntaba a mi madre

Por qué perdió a mi padre

Y ella me decía que no lo había perdido

Que sólo se habían separado

Y yo le digo

Yo no he perdido mi belleza

Sólo me he separado de ella





****





Cuando tengas un poco de tiempo

Ve al hospital del niño Jesús

Abre tu cuaderno

Habla con los padres de los niños enfermos

Di que te gustaría tener un hijo

Quédate toda la noche con ellos

Nadie te dirá nada

Siempre que tengas un poco de tiempo

Ve al hospital por la noche

Prepárate para ayudar

En mi familia nunca muere nadie

Pero todos hacen mucho ruido

Y yo me voy a los hospitales

Para no oírlos

Siempre me siento en el mismo sitio

Esperando que pronuncien mi nombre

Siempre en el mismo sitio

Hasta que un día me encuentro a alguien

Sentado en mi sitio

Está todo vacío

Y yo me siento a su lado

Pero no se mueve

No entiende lo que quiero decirle

Si tienes un momento

Acércate a la sala espera del hospital del niño Jesús

Y busca un sitio

Si lo consigues duerme un poco

Y verás qué bien despiertas

Entonces ve a la cafetería cuando está abriendo

Y llegan los periódicos los cruasanes

El parque del retiro enfrente

Muchas veces las madres llevan a sus hijos

A ver el retiro antes de morir

Algunas madres llevan a sus hijos a morir al retiro

Y después los llevan en sus carritos al hospital

Ya muertos

Voy al hospital y me siento

Me llevo una pequeña almohada e intento dormir

Si puedes ve hasta allí para que esos niños

Los niños que van a morir

Vean la juventud

Y se pregunten qué haces allí

Se pregunten si eres un médico nuevo

Que ha llegado por la noche

Sonríeles

Si tienes la suerte de verlos

Si tienes la suerte de verlos

Porque se han escapado

Si te piden ayuda

Ayúdales a salir

Si tienes un momento ve hasta allí

Allí no hay ruido

Allí tienes un sitio donde dormir

Si estás en Madrid por la noche

Cuando el retiro ya ha cerrado

Ve al Hospital del Niño Jesús

He puesto mi mochila en el asiento de al lado

Te estoy guardando un sitio

No me despiertes

12 comentarios:

Celso dijo...

Uno de los grandes.

ana vidal dijo...

Ahora que pueden leerte, empieza a ser justo.

Tera dijo...

Y cómo no te voy a querer si te vi nacer.

Alicia dijo...

Even in a place you know intimately,
each night's darkness is different.

maría dijo...

"el dealer: le propongo la inmovilidad, la paciencia infinita y la injusticia ciega del amigo. Porque no hay justicia entre quienes no se conocen, y no hay amistad entre los que sí se conocen, del mismo modo que no hay puente sin abismo".

jose dijo...

No es lo primero tuyo que leo y me tienes enamorado. Eres un POETA... por cierto me gustó mucho "La velocidad del padre, la velocidad de la madre", se la recomiendo a todos los amantes del buen teatro.

Sravi dijo...

Un poeta que jamás estará en el blog mamutcircus.blogspot.com

Enhorabuena, es usted de lo más interesante y seguro que en persona la mar de resultón.

Malegar dijo...

Me han impresionado estos versos, no sé exactamente que es lo que me inspiran, pero si sé que me atrapan y los leo y los releo una y otra vez, sin duda son impresionantes y me gustan muchísimo´, buscaré para leer más.
Enhorabuena.
Un saludo.

Molly Malone dijo...

Ah! Pablo, qué grata casualidad encontrar esto, aunque algo me dice que no vas a leer este comentario...

No pude decirte que tu lectura (hace ya un año!)me dejó... desconcertada, creo que es la palabra.

Quizás algún día, cuando encienda de nuevo mi móvil (estúpidos trastos del demonio), busque tu número y te llame para una caña en Lavapiés. Yo qué sé. En cualquier caso, te envío un abrazo, aunque no te llegue.

Tu compañera de pupitre en Sta. Irene.

Xoán Abeleira dijo...

Moitas grazas pola reseña. Déixoche aquí as novas versións do poema que reproduciches, sinte esta aperta:

http://xoanabeleira.blogaliza.org/2010/01/06/anta-da-corveira/

ESGARRACOLCHAS dijo...

La crueldad y la inocencia de las madres que regalan a los últimos pestañeos de sus hijos la imagen de lo que van a dejar atrás. Un lugar donde la vida retumba: El retiro.
Buenísimo.

puri teruel robledillo dijo...

Enorme tu poesìa, es como un mazazo en mismìsimo centro del pecho.