jueves, 31 de mayo de 2007

ÁNGEL PADILLA

























Mencionado por:
Eddie Bermúdez
Diego Vaya
Alberto García-Teresa

Menciona a:
Diego Vaya
David Fernández Rivera
Eddie Bermúdez
Antonio Orihuela
Enrique Falcón
Jesús Lizano
Marc Granell
Alberto Zurrón
Manuel García Viñó
Joseph Mask




Bio-bibliografía

Ángel Padilla, “Poeta de los animales”, es director de Toro de Hierro (www.utopiaverde.net/torodehierro), editorial animalista que periódicamente convoca concursos de poesía antitaurina, animalista, etc. Reedición de su novela animalista “Mundo al revés” por Parnaso; “La guadaña entre las flores” (ANDA), etc. Ganador del “II Premio Internacional de Poesía Joven La Garúa”, del “VIII Certamen de Poesía Leonardo Cercós In Memoriam”, etc.

Canción "Llora Britches", con música del grupo madrileño Lyvon y con letra de Ángel Padilla:
http://myspace.com/lyvonmusicalband




Poética

Poesía es arte; arte es rebelión. El artista o es un rebelde o no es artista (esas marionetas que salen hoy en día en la tele camuflados de intelectuales y escritores son sólo bufones). Me arde la sangre por las injusticias del mundo. Y porque mi cuerpo no termina en los dedos de mis pies ni allá arriba en mi cabello, sino que continúa en cada uno de mis vecinos, en cada uno de los animales del mundo, en cada hoja de cada árbol, en cada bosque, en el viento y en los planetas, es porque decido cada mañana luchar por el mundo, por la Belleza, por la Vida, un mismo ente en que TODOS estamos integrados. Por eso dedico buena parte de mis esfuerzos en la lucha por los derechos de los animales, a quienes creo hermanos y parte de ese gran ente sagrado y bellísimo llamado Vida, que es mi madre y todas las extensiones de mi Yo.







Poemas


Del poemario antitaurino “La guadaña entre las flores”:

[Entrada al Canto.]

A los poetas


Poetas
que habéis cantado y cantáis al hombre,
a la mujer, al niño, a la ciudad, al cielo,
vuestro canto fue hermoso y ya está hecho,
pero ¿dónde en vuestro canto los animales?
Sí estaban, pero como la flor,
“¡oh la flor!”: no entrasteis dentro,
no eran humanos.

A la flor. A la rosa.
Cantáis a la flor.

Yo canto a la savia.
Canto a una flor más grande.




La Canción del Mayoral


En tus pasos la muerte, tus piernas son de la muerte,
tu mirada de la muerte, en tu lengua la muerte.
Sangre, tristeza, lluvia, duele hablar de ti,
la hoz.

Mayoral, la hoz,
tu sonrisa la hoz,
en tu heno la cruz, los clavos verdes, come, toro,
y muere la pradera.

Viene tu te quiero de nieve a cubrir de hielo
las cumbres, los labios, mayoral,
invierno.

Mayoral, invierno, luz, lágrima,
manos verdes, manos blancas, el vino,
la muerte.

Tu cara verde un árbol más, los pájaros,
y caminas por dentro del toro, su mujer callada,
le creces cielos falsos en la espalda y pájaros,
caminas las astas con piernas de estrellas, azul,
pero lluvia, y tu morada en la noche,
la tristeza y la sangre, mayoral,
tu verde reino, la llama de tu lengua, tu heno rojo,
la hoz,
en tus dedos de margarita la hoz, y la sangre, el viento,
su funeral en tus dedos celestes, la sangre, tristeza,
la hoz.


El puente de los mártires

1

Con el corazón tañido por relámpagos,
el cosmos en el pecho, el trueno en la garganta
y la primavera en tus ojos de cuatreño,
morirás.

Aun cuando el cuervo blanco sobrevuele tu sima
con el crucifijo de sus alas, aun cuando
del estigma de la corona surjan palomas,
las flores sacien el hambre de tu fosa y al odio
lo hechice el invicto resplandor del amor,
morirás.

Y tu muerte no será la del gorrión dormido
cuyos párpados se cierran en la hierba.
Pues hacia ti sube desde un cuadro de Goya
un español.

2

La fatal semilla brota en tu estrella. Tu memoria
en la llama del justo se exorciza. Florecerá
la luz de tu recuerdo en el ayer: tus astas
frondosas de cielo; tus pezuñas,
raíces en la hierba. Y en el toro del futuro
renacerás.

Cuando el árbol bendiga la hoja al viento, cuando
en el humano amanezca el nuevo humano
y la cizalla busque otro cubil,
volverás.

Volverás de la muerte hacia la vida,
volverás de la sangre hacia las flores
por el puente de muertos de los mártires
que entregamos nuestro hoy por tu mañana.

2 comentarios:

sergio castillo pelegrín dijo...

Me gusta lo que dices. Y también lo noto

Carmen Meca dijo...

Hola
Te saludé en la Fnac de Valencia al acabar el concierto de Lyvon, el 4-10-08
Comparto contigo la aversión hacia el antropocentrismo vanidoso, petulante y abusivo.Lo notarás en algún poema de mi blog.
Saludos cordiales.º