miércoles, 9 de mayo de 2007

MARÍA INMACULADA FERNÁNDEZ BARJOLA
























Mencionada por:
Íñigo San Sebastián
Pablo López Carballo
Fátima Nuñez Delgado

Menciona a:
Íñigo San Sebastián Barja
Pablo López Carballo
Lara Otero Romero
Antonio Orihuela
Enrique Cabezón
Juan Francisco Delgado Lepe
Fátima Nunhez
Manuel Estepa Montenegro
Fruela Fernández



Bio-bibliografía

María I. Fernández Barjola (Don Benito, Badajoz, 1981) es licenciada en Filología Hispánica y actualmente cursa estudios de doctorado. Su escasa producción literaria sólo ha visto la luz en revistas (Ventana Abierta, Asterisco, Correspondencia, Cartas Poéticas de Autores Jóvenes), fanzines (Lapapelera) y en alguna antología: KonKretePoésieVisualPoemaObject (Ed. Regional de Extremadura, 2001), Voces del extremo: poesía y canción (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2004) y Encuentros de Poesía Visual (Junta de Extremadura, 2001). Ganó el accésit de poesía del Certamen Literario San Isidoro de Sevilla, por el poemario Del miedo y las estrellas (2004, aún inédito) y algún premio más.





Poética

En su Epistola ad Pisones se preocupaba Horacio por el tema de la originalidad. De él he aprendido el valor de los tópicos, que una materia de dominio público también es legítimamente mía.
Me inquieta, en general, lo que le que preocupa a mi especie, lo que siempre ha preocupado y preocupará al hombre: el amor, la muerte, la pérdida del paraíso de la infancia… Pero los contextos cambian, claro. Me preocupa, en particular, el miedo como motor de la vida, con el que mantengo desde hace años una relación de amor-odio.
Eso es lo que hay en mis poemas, en los que intento exprimir al máximo los recursos que el conocimiento que tengo de mi lengua me da para comunicarme mejor. Leo mucho y quiero leer más.



Poemas


Sabes
que tus pasos van buscando
andar los mismos pasos
que ya diste hace años,
que tu voz va eligiendo
el mismo tono acostumbrado
en que hablaba hace años
y que tus gestos fingen ser
los que vestías antes de marchar.
Cuando la despedida
era sólo un proyecto de futuro,
te preguntabas qué cambiaría
cuando tus pasos volvieran a andar
los mismos senderos de tu gente,
y ahora lo sabes:
el que se va es el que pierde.

(en la antología Voces del Extremo: poesía y canción)





Cuando el miedo te puebla
y es algo más profundo,
más propio de ti,
que tu peso y tu altura,
que el color de tus ojos
—sesenta kilos de miedo,
un metro sesenta de miedo,
los ojos de color miedo—,
lo difícil es no dudar.

(en Lapapelera, nº1).




Reescribe entre líneas,
mis gestos te irán dictando:
mis sonrisas a medias
cuando me hablas de amor o del futuro;
mi mirada de cera
cuando me hablas de otras;
el calor de mi abrazo
cuando estamos a solas;
el dolor en mis labios
cuando hablamos de sueños.
Reescribe entre líneas,
será un bello poema de amor.

(Inédito)





Demasiadas cicatrices
en los brazos
para haber abandonado
un país
sólo por dinero
—pensaba en el autobús,
mientras miraba durmiendo
a la chica brasileña
del asiento de al lado.

(en Lapapelera, nº1)

1 comentario:

Varios dijo...

No sólo existes si no que escribes muy bien... jajajaj
un beso
Nacho Escuín