martes, 1 de mayo de 2007

GOYA GUTIÉRREZ

















Menciona a:
Rosa Lentini
Marga Clark
Carmen Borja
Xavier Carreras
Carlos Vitale
Teresa Shaw
Teresa Costa-Gramunt
Alberto Tugues
Tònia Passola
Esther Zarraluki
Josefa Contijoch
Vinyet Panyella
Neus Aguado
Concha García
M. Cinta Montagut
Anna Aguilar-Amat
Toni Clapés
José Antonio Arcediano
Eduard Sanahuja





Bio-bibliografía

GOYA GUTIÉRREZ (Zaragoza, 1954 – Barcelona) Es poeta, crítica, coeditora y directora de la Revista literaria Alga. Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona. Ha estado durante años dedicada a la enseñanza pública, en el nivel de secundaria.
Actualmente reside en Castelldefels y forma parte del grupo de poesía Alga de esta ciudad. Desde el año 2003 se ocupa de la dirección de la revista literaria Alga, en versión bilingüe (castellano-catalán), que junto a la literatura alterna la publicación de otros lenguajes artísticos como la fotografía, el dibujo o la pintura.
Sus actividades culturales giran en torno a la literatura y más específicamente la poesía, asistiendo a lecturas de libros, tanto propios como ajenos, presentando a poetas, leyendo, y escribiendo tanto en el campo de la creación como en el del comentario textual y crítico.
Sus libros y sus poemas han sido publicados y recogidos en distintas revistas, como Turia, Cuadernos del Ateneo o Alga, entre otras, y en varias antologías, como “25 años de poesía en Catalunya”, por Carlos Morales, Revista Cuadernos del Ateneo, nº20, “Des de la terra”, Diputación de Barcelona, 2005, “Lluernes al celobert” March editor, Barcelona 2007. Hasta la fecha le han sido editados, la plaquette Regresar (1995) y los libros De mares y espumas (2001); La mirada y el viaje (2004); y El cantar de las amantes (2006).

http://www.telefonica.net/web2/goya-gutierrez/



A modo de poética

La poesía es el refugio cálido, el espacio dulce que aún nos queda, frente a la monotonía, la estupidez o el tedio de este mundo.
La poesía es el consuelo que nos aguarda después de cualquier regreso amable, feliz o doloroso. La suerte, por otra parte que tiene también la poesía, frente a otros géneros, es que es la menos comercial y por tanto el estímulo de quien escribe también es peculiar. En mi caso diría que la escritura responde a una necesidad apremiante, pero……como nada en esta vida permanece, si su gracia huyera de mí un día, lo aceptaría, entonces espero que también esa necesidad se disipe………..pero, de momento no deseo en absoluto que ello suceda.






Poemas

Cómo alimentará cada mañana
de respuestas su boca,
si sabedora del más hermoso paisaje
ofrecido a sus ojos y a sus manos,
no le otorga su incondicional entrega,
si deja que caigan verdes y arrojadizos
días parpadeantes y caricias
de niño encerradas
en su cartera verdiazul,
y como si el tiempo fuera eterno,
entretiene las horas en inútiles
bagatelas necesarias
para qué causa.
Cómo podrá ofrecer
En algún lugar-momento
aquello para los suyos
que debería ya ser cuenco,
hogaza tierna, metal forjado.
Qué hará con ese objeto
Que nos secciona
la voluntad en islas
sin poder apresarlo.

(Del libro De mares y espumas, Barcelona 2001)






CIUDAD DE LOS AMANTES


entre las diagonales de su cuerpo
mis pasos indecisos te buscaban,
huyendo de esos túneles inmensos
que engullen el metal
de los atardeceres,
y traspasan como agujeros negros
la ciudad y sus sueños las espumas,

aleteaban crepúsculos del último
verano
archipiélago en la arena
de sus brazos,
se presentaba octubre vestido
de promesas,
noviembre cobijaba el temblor
de caderas aún frescas
que ya diciembre helaba,
y sus noches violetas derramaban
esperas

paseábamos las horas de ida y vuelta
hacia aquellas afueras
de ciudad,
donde los arrabales
tiñen con su cemento
el humo engendrado de las fábricas,
y motores impúdicos violan
silencios
de jóvenes amándose en parcelas
sin dueño,

ya ascienden por los muros buganvillas,
colorean el aire presagian primaveras,
presencian las ágiles piernas decididas
de la mujer hacia una cita a ciegas,
¿y adónde estabas tú cuando el amor
empuja desde el mar como un útero?

allí, junto a la brasa de despierta
luna, el cálido remanso de tus ojos,
el agua de tus brazos
regresando
mi cuerpo hacia otros túneles
de océanos de mares y desiertos,

aquí, dentro de nuestros pechos
que agolpaban las noches y los días
destejiendo,
para al fin encontrar
la hebra de seda
que el amor escondía en sus dominios

(Del libro La mirada y el viaje, Barcelona 2004)





La flor del hibisco


VIII

En la habitación contigua
Ella escucha a la muerte.
El sonido del agua que baja
Desde el cuarto de baño
Hacia la alcantarilla
Es su helado mensaje:

Disuélvete en la nada,
Acabará la lucha,
Ellos quieren que arranques
La baldosa que guarda tu secreto,
Y despeñada desde el acantilado
Te absorberán las olas.

Pero la vida que aún la estira
En buen agrimensor la ha convertido,
E inspecciona el terreno
Y no halla en sí la kulpa, ni el kastillo,
Y mide, con mano temblorosa
La frialdad del agua…
De pronto

El timbre alborotado del teléfono,
El trajinar cotidiano de unos pasos
Y aquella voz amada
Regalo diario: flor de hibisco,
Que le recuerda el nombre enrojecido
De ese medicamento
Y juntos

La reintegran al mundo de los vivos.




IX


He viajado como átomo invisible

Por las venas del tiempo

Hasta desembocar en tu latido.

Haz que mi sangre vibre de plenitud

Y regresemos desde nuestro presente,

Embarquemos

Hacia ese porvenir que nos espera.


(Del libro El cantar de las amantes, Barcelona 2006)

1 comentario:

Estela K dijo...

Goya:

¡Qué alegría! Al fin he podido leer tus textos.
Te abrazo desde un Buenos Aires lejano.

Estela Kallay