martes, 1 de mayo de 2007

ALICIA SILVESTRE









Mencionada por:
Raúl Herrero
José Antonio Conde

Menciona a:
Raúl Herrero


Bio-bibliografía

Licenciada en Filología Hispánica, actualmente cursa estudios de doctorado y trabaja como lectora de la Agencia Española para la Cooperación Internacional en la Universidad en Brasil. Desde 1992 ha participado en tertulias y recitales poéticos. Colaboraciones: Woman, Cosmopolitan (miembro del 1º comité universitario y cartas de opinión), Integral, Calibán, AZB (Revista de Cultura Internacional), Píntalo de verde, Cuadernos de la media vaca, El pelo de la rana, Nueva Alcarria, Árbol de fuego (Venezuela), Diario Romano (Roma).

Publicaciones: Accésit del Premio de poesía “Ciudad de Zaragoza” 1995. AZOGUE. Publicación del libro de poemas El fruto vómico en la editorial “El último Parnaso”. 1997. 2º premio de Jóvenes Creadores 1997, de la Diputación General de Aragón. Mención honorífica en la Antología de poetas españoles de Itálica. 2º premio de Jóvenes Creadores 1997, de la Diputación General de Aragón. Finalista del premio de Poesía Alzira (Valencia), 1998. LA GRUTA DE GUSTAVE MOREAU. “One hundred genial tales”, ed. Jamais (Sevilla), 1998. FLORENCIA, BAJO EL MITO. Accésit primero del premio de Jóvenes Creadores 1998. LO SUBLIME, Diputación General de Aragón. Incluida en el Libro de los Quinientos, ed. Egido, Zaragoza, 1998. Publicado. Accésit 1º del Premio de Jóvenes Creadores 1998, de la Diputación General de Aragón. Concurso de Jóvenes Creadores de la Comunidad de Madrid, (sección Poesía), 1998. KURAI-KUROI Participación gráfica en homenaje a F.Arrabal, Milán, junio, 1998. 1º premio poesía “Universidad de Zaragoza”, 1998. ESTIGMA. 2001, Primer Premio al mejor joven escritor europeo “Emilia Valori”, 1ª edición, concedido en Italia. Publicación del poemario en edición bilingüe. MANI PULITE, PIEDI SPORCHI. Accésit primero del premio de Jóvenes Creadores 2003, PASTO DE LAS LLAMAS, Diputación General de Aragón. Publicación coautoría EL FARO DE SIGFRIDO, Libros del Innombrable, proyecto subvencionado por Min. Cultura, Educación y Deporte, 2003. Antología de poesía Poesía Pasión, por Eduardo Moga, 2004. Finalista Premio Paestum Poseidonia, Nápoles, 2005.


Poemas




Madre

Madre, tú ves mis hijos
continuación de tu cordón de plata,
con la misma certera claridad
con que el rayo de luz cruza al cristal.
Para ti, lo sé, soy transparente,
prolongación de tu cuerpo crecida.
Yo sé que se ciernen sobre tus ojos
las sombras y que el color va dejando
de ser; y que la forma
juega a escondérsete.
Vengo, madre con mi voz
a recuperar para ti lo que no ves
y sobre todo lo que nunca viste.
Déjame compartir
el episodio apenas que es mi vida,
déjame hablarte del ocaso en Venecia
o del de Estambul.
Deja que te describa el mar en Nápoles
y los montes de Umbría,
deja que te hable del Océano Pacífico,
de la Patagonia y de los bosques
canadienses.Quiero que huelas, toques cada ciervo,
cada ave de los paraísos visitados.
Tú me diste la visión y la vida.
Déjame devolverte tu milagro.




NUESTRAS OTRAS VIDAS

Para quien comparte el secreto albergado en el ombligo de Pachamama,
para ese otro yo seducido por los tesoros incas.


Ya te anunciabas en la inluz del Bósforo
pero no te veía: a nuestras otras vidas somos ciegos.
Ya te anunciabas en las verdes praderías
pero océano alguno me avisó.
Así, llegaste, torrencial a diluir
toda memoria que del agua tuve.
Tu caminar certero y tu mirada sólida
mi desolado desierto cubrieron.
Ni amniótico, ni oxígeno, ni combustión:
tu tierra
alta y azul, etérea como el cielo
me dio otro nombre: Cerro Libertad.





Camino
a Benjamín Pérez



La Paloma otea la mies dorada.

Estabas en una carretera polvorienta.
El desierto alrededor. Ni una sombra.
Me mirabas. Yo era el cielo. Te pregunto
¿dónde vas? ¿qué haces ahí? Tú respondes:

“Camino.”

Tú eres el camino. El camino.
Eres el paso.
El paso.

Dejo que una de mis nubes
cincele para ti rastros de mapas.
Te veo desde el sol, en sus puntos de luz.
Soy halo soy deseo soy caricia.
Entro en ti, te nutro de aire.
Te veo niño. Tu rostro en fotogramas
va creciendo hasta alcanzar el hombre que eres.
Entonces tú ves a la niña que fui
como un espejo se mira en otro espejo
y nuestras cabezas se observan y se unen
en un beso fundente
que deviene abrazo y una sola forma.
Jugamos y me muestras tu imagen
de nuestro futuro juntos. Me haces sonreír.

Este es el lenguaje de los cielos.
El hueso disuelto en un jirón de polvo blanco.
La forma en movimiento

2 comentarios:

Frank dijo...

Bien por su poesía!

juliano dijo...

te felicito por tu poesia. me llamo juliano ortiz y estoy en las afinidades de argentina. un saludo y espero tu visita.