jueves, 5 de abril de 2007

LUIS MELGAREJO



























Mencionado por:
Enrique Falcón
David Eloy Rodríguez
Daniel Rabanaque
Harkaitz Cano
David Monthiel
Alfonso Salazar
Agenbite of Inwit
Salvador Galán
Iván Mariscal
Juan Antonio Bermúdez
Manuel Ortega
Manuel Fernando Macías
Ana Patricia
Iván Vergara

Menciona a:
María Victoria Atencia
Miguel Ángel García Argüez
Nieves Muriel García
Inwit
Rafael Espejo





Bio-bibliografía

Luis Melgarejo (La Zubia, Granada, 1977) ha publicado hasta la fecha dos libros de poesía: Libro del cepo (Hiperión, Madrid, 2000), con el que obtuvo el XV Premio de Poesía Hiperión, y Los poemas del bloqueo (Granada Literaria, Ayuntamiento de Granada, Granada, 2005), título merecedor del II Premio de Poesía Zaidín-Javier Egea. Vive en su pueblo.





Poemas



Loqués remansarse
Aparqué.
La luz, el odio, el agua, las almendras, todo
bien.

Le tiré poco a poco y para arriba
por justo el espaldar de la cantera.
El sol pegaba limpio y norte el aire.
Cernícalos y ortigas. Y alpechín.

Eché toda la tarde allí, bailando.

A la vuelta dos búhos
por los balates últimos al ras se me cruzaron
y un sapo justo en medio del carril ya bajandillo
vi.
Y eran ya muchos cruces, demasiados.
Después supe que sólo eran los justos, que
la vida en
fin, que ya está.

Le eché el freno de mano lento al coche,
abrí, bajé, la luz no sé si estaba
de brecha o si eran sólo
las cortas de los faros ni
por dónde supe yo que algo venía
pasándome en el cuerpo desde por la mañana, pero

la cosa es que de pronto

allí de pie
mientras yo le cantaba para que se cruzase a
la cuneta del lado de la acequia
ya era el sapo que yo supe al ralentí

y supe en otra forma de los pájaros,
del sol y de la luna, de tanto brote aún verde,
tan sin flor, de lluvias cuándo y cómo y
de las balsas de alpechín tan negras que

de noche ya y
camino de la casa serenándome al volante
los pulsos tan livianos de la vida
pude ver una vez más pero llegándole distinto a
las otras cosas esas de la ciencia y la razón
que no sé yo si son tan importantes ya.

Logré dormir tras cuatro noches huecas. Me lavé.





un poema de encargo

la vez primera vez que algunos mozos
contamos orgullosos al detalle
pagamos por supuesto y por la calle
la vez que da bigote a los del bozo

la vez primera vez y enamorada
que a muchas nos dijeron era clave
acaba convirtiéndose en ya sabes
la vez que vino a ser como si nada

la vez primera vez contigo quiero
se dice el dependiente de la tienda
mirando a la lotera de la esquina y

risueña la lotera lo adivina y
le dice cuando pasa al de la tienda
la vez primera vez contigo quiero




miseria de la filosofía de la miseria
odiados y asesinos mandatarios
del uno y grande imperio de este mundo

no traten nuevamente de embaucarnos con
de dónde venimos adónde vamos —ya basta pues

son otras las cuestiones pero —claro

cuestiones insidiosas
que a todo bicho humano
que se precie de tal por lo de bicho y
también por lo de humano
le pueden pero rápido los nervios
dejarle destrozados que se dice
si es que algo más de bicho
que de humano cabrón le late dentro y son las únicas

las únicas cuestiones posibles contra el miedo
que a todas nos habita y va minando

amadas y cadáveres del mundo

en qué quedamos qué vamos a hacer

4 comentarios:

apneica dijo...

jajajajajajajajjajajaja
sabía que esta vez tampoco el de la foto ibas a ser tú
no nos conocemos, aunque alguna vez he ido a un recital tuyo
adoro esa costumbre tuya bartlebiana de mandar fotos ajenas, me hace sonreír con las tripas, como se debería sonreír siempre

Ivan Vergara dijo...

Responiendo a Apneica.

Compañero, lo que sucede es que realmente Luis Melgarejo no existe.
Lo crearon quienes buscan la nada, el anonimato como expresión máxima de humanismo.
Saludos

Vladimir García Morales dijo...

Es muy emocionante, una inteligencia desbordante, una invención verbal que muchos la quisieran. Esta es la gran esperanza y el gran horizonte de la poesía española actual. Frente a los "talentos barbilucios postmodernos" para los que "ya está todo dicho", Luis Melgarejo muestra que aún no se ha dicho nada y que, más bien, aún queda todo por decirse.

Ivan Federico Sergei Malevoski dijo...

Góngora se daría con piedras en los piños si tuviera la suerte de leer los versos de Luis.

Pensaría:
"y bien, y qué se me escapó?".

Necesito el mail de Luis.
Urgentemente.