viernes, 9 de marzo de 2007

SONIA BETANCORT


























Mencionada por:
Agustín Calvo Galán
Fernando Díaz San Miguel
Aída Acosta Alfonso
Raúl Vacas
Isabel Castaño
Susana Barragués
Lorena Escudero
Josefa Sánchez Sousa
Lucía Rosa González
René Letona

Menciona a:
Pedro Patzer
Concha Rey
Raúl Vacas
Isabel Castaño
Aída Acosta
Fernando Díaz San Miguel
Susana Barragués
Miguel Ruiz Ruisueño
Gonzalo Sánchez-Terán
Isla Correyero
Mariángeles Pérez López
Juan Antonio González Iglesias
Chantal Maillard
José Kozer
Rául Zurita
Juan Gelman
Arturo Carrera
Rafael Courtoisie
Lucía Rosa González





Bio-bibliografía

Personalmente confusa, atrevida en la confusión, intimidadora, infantil, con miedo a los bichos, con escoba voladora, difícil de noche, feliz al despertar...
Sonia Betancort Santos (S/C de Tenerife, 1977) es Lic. en Humanidades, Master en Estudios Latinoamericanos, Experto Universitario en Lenguas y Culturas de India e Irán y Doctora en Literatura Española e Hispanoamericana en la Universidad de Salamanca, con la tesis “Oriente no es una pieza de museo". Jorge Luis Borges y las culturas de la India.
Entre su obra individual y de colaboración se cuenta Intima Exigencia (2000), Palabras de Paso (2000), Paisajes del infierno (2002), La poesía que viene (2002), (2008), La mujer rota (2008), Antología del beso (2009), El cuerpo a su imán (2009).
Como gestora cultural y educativa de la Fundación General de la Universidad de Salamanca, entre el año 2002 y el 2009 se dejó seducir fácilmente por la aventura de vivir entre España y Buenos Aires. Además ha realizado estancias cortas en Chile, Uruguay, Brasil, Perú y Nueva York. Actualmente vive en España y está trabajando en tres proyectos literarios: Cuatro poemas para Manolo Blahnik, Diario de Juana la Loca y La sonrisa de Audrey Hepburn.

http://www.soniabetancortsantos.blogspot.com/





Poética


Escribo porque no puedo escribir lo esencial.




Poemas



COMO UNA PLUMA

“Pide bueyes que le arranquen el corazón
mientras revuelve los infiernos”.
“(..)Tristumbre”.
JUAN GELMAN

Infierno:

diálogo de la conciencia
tristumbre
calles de mentira
que
además
no van a ningún puerto

taxis-abeja
que nos dejan
como en una letanía

miedo que abraza el miedo
de otro miedo mayor

perros ladrando adentro

columpios rotos de un lado
sentirse perdido roto
de un lado

otra baja de amor
tú que no llegabas
y ahora
si te vas
romperé todas las puertas

la casa donde no quisimos estar
aquel inconfesable
que nos humilla
lo inevitable
cruel
como la jaula de un pájaro
lo que no me atrevo a decir
la decepción que callo

los ojos de un niño
apoyados en la muerte

la desconfianza
la inseguridad
a borbotones
papá destruido lloraba
de camino hacia la playa

todos los grifos de la mala suerte
abiertos a un ritmo imparable

todos los despertadores
chirriando al mismo tiempo

el vértigo a ambos lados de mi mano
la compañía que robustece mi soledad

la palabra gente

dormida
la gente confundiendo
televisión con astros

rota la unidad
una broma
pensar que tiene que ser una broma
porque tanta sombra es imposible

la palabra esclavizada
la distancia
la cama que compartimos
con nausea
el ascoa

quel gesto brutal con el que mamá
nos dibujó
la primera mano sobre la cara

el ogro
el suicidio
el deseo de matar
boicotear
al ser querido

el sueño
en el que nos persiguen
y no podemos correr

la huída
la desvalentía
el coágulo de sangre
en mitad de la calle blanca

los ismos
la crítica
los hospitales
el hambre
los homenajes
la extinción
el fracaso
la bolsa de este cuerpo

el infierno
se enciende y se apaga
aquí
su ritmo parece imposible
se eleva y cae
como una pluma.

De Paisajes del infierno, Junta de Castilla y León y Atril, Salamanca, 2001.





CUENTO PARA LEER DESNUDO

Amo a la bruja de este cuento
a la esposa confusa que esparce veneno
en las alcobas de los sueños
amo a su gata subterránea
con su cola sucia
con sus bigotes finos como rayos
con sus dientes afilados
amo su norma de ser indiferente
gemir sobre la almohada fría
y salir de viaje con los ojos vidriosos
amo lo oscuro de su pata caliente

amo a la frenética mujer sardina
la de freír tiempo en los mercados
la de nadar en la bañera con el corazón roto
salpicado de nueces y lagartos
la del feto en el frasco de colonia
la de las botas hinchadas por la lluvia
la débil y serena mujer
que atraviesa las bisagras de la casa
y se confunde con el polvo
y nadie la ve pero tiene un perro que la mira
desde el fondo de su ojo acomplejado
y la comprende

amo a la mujer pirámide la niña al revés de todo
la equilibrista del ridículo
la del miedo a pasear y que la miren
la del miedo a pedir una barra de pan y que la miren
y correr hasta casa adelante del espejo y verse
desnuda sin superficie rota y dorada como un bebé

amo a la mujer viaje
a la que enfrenta convencerse de aquello que piensa
amo a la violadora de jugos y miserias y reglas y normas
a la creadora de jazz de calendario
a la que bebe y fuma y fuma y bebe
y cae en el prototipo de estar más sola que ninguna

amo a la mujer cerradura
la que deja que entre
la que es herradura del gordo
que masticaba una estrella ese día
la que es pantomima de la nube
la que es molinillo del viento
que agita el capricho
y cae
y vuelve a volver sobre la caída
y cae
y no disimula que cuando cae
en realidad se acuesta
sobre un gran lecho de palomas dibujadas

Del libro El cuerpo a su imán, Buenos Aires, 2005.





CAUTIVERIO

Esta es la primera vez que mi cuerpo accede a su sombra
entonces sé que está aquí es la primera vez que lo advierto
mi cuerpo está aquí con su traje dulcísimo
me prende a una puerta que se abre
soy su cuerpo al revés soy el envés de mi cuerpo
soy el cuerpo que mi cuerpo observa

ya un tiempo atrás palideció su traje
mi sexo se expandía en un hospital
con una púrpura en la frente
abarqué el tercer ojo de las intuiciones
y vino la luz de la mano de una mujer
que retrocedía hacia la cueva

hoy el roce de mis manos inmortaliza
progresa por minutos en la fecha
cada gesto desmesurado
se cuela en los visos de esta corporeidad
por ejemplo se acumula el aire en las muelas
y eclipsa mi boca como una ventana
o recuerdo que caí en el rumor del desasosiego
y en el estómago heredé una semilla barnizada

mi cuerpo está aquí me hace pronosticar lo inservible
duele librarse de ese sucedáneo
esa virtud de lo opaco para alejar la pureza

ahora el cuerpo se estremece en su gajo
es la primera vez que lo veo y lleva una borrasca
me atrapa para consolarme
burla la catástrofe
me acerca a los anillos del árbol

está aquí es la primera vez que lo sé
mi cuerpo es otro cuerpo que se observa
mi cuerpo es un destello que se escurre
mi cuerpo está detrás tiene que estar detrás

serán
el imán o la sombra
la respuesta de su cautiverio

Del libro El cuerpo a su imán, Buenos Aires, 2005.

5 comentarios:

_poemme_ dijo...

Es un gusto encontrarte incluída en esta excelente página, Sonia. Llegué a tu blog hace ya algún tiempo gracias a las casualidades de internet ( lo mismo me sucedió con esta página) y jamás dejo ya visitar ambos espacios.
Un real gusto verte acá, ahora sólo falta ver a dos entrañables amigos: José Angel Aguado, un poeta maravilloso y a Ramón Huidobro, un poeta "maldito" con una poesía demasiado intelectual para ser gusto de todos.
Agustín, una vez más gracias por esta iniciativa, es un proyecto de intervención cultural grandioso.
Saludos de una chilena adicta a la poesía española.
Nat Gaete

"Los ladrones de cerezas" dijo...

Sonia, criatura de leche, membrana de alas de abeja, cristal. Libélulas han nacido de tus manos.

AleZz dijo...

Distinguida Sonia Betancort desearia saber su numero telefonico ... O su direccion de Email personal.
suena algo intimidante pero ahi tantas cosas por mencionarle..
con su permiso.


ATTE : ALEZZ

nafsak dijo...

"CUENTO PARA LEER DESNUDO" es enérgico...qué gusto leerlo. Saludos.

Eppur dijo...

Sonia, después de años congelando la respuesta: el gusto de conocerte es mío.
Intuyo que compartimos lugares comunes. Borges, India, Won Kar Wai, Chantal Maillard.
Un gusto leerte.