viernes, 30 de marzo de 2007

SERGIO RIGAZIO




















Mencionado por:
Juan Antonio Mora
Pablo Texón

Menciono a:
Mario Trejo
Andrés Bohoslavsky
Paula Yende
Liliana Campazzo
Aldo Novelli
Iván Wielikosielek




Bio-bibliografía

Sergio Rigazio (Buenos Aires, 1957) ha publicado los siguientes libros de poesía: Espejo Retrovisor (Puebla, México, 1979), Lo que cuelgan los lunáticos (Cuadernos de Villa Tranquila, Junín, 1986), Mandalas Bebop (Ediciones de La Pampa Chata, Junín, 1996), The Buick Project y otras canciones de viaje (Ediciones LLanto de Mudo, Córdoba, 2006) y las novelas Los Pelados (Beatriz Viterbo Editora, Rosario, 1999) y Maragám Blues (Editorial Leviatán, Buenos Aires, 2006)





Poemas


de samurai jackets revelations (2004/2005):

tristes anónimos

será esa dificultad que algunos tienen
o les falta para ocultarse en medio de la nada
para simular que no están
que gozan de una ridícula invisibilidad
bajo rayos
centellas
y otros retortijones de luz
como flashes que los iluminan
justito tropezando en las veredas
el mero tránsito entre las góndolas de un supermercado
allí donde el Ojo Electrónico de Dios los sorprende
en la duda
robar algo tonto
un chocolate
un arbolito de navidad


será que a donde van siempre llueve
o gotea sobre sus cabezas
y en las fotografías salen húmedos y huraños
patinando en los bordes
ninguna dirección definida
expuestos
fracturados
animalitos del Señor en la crueldad de la intemperie

miran hacia arriba
el cielo es un baldío feroz
e incomprensibles desdichas del corazón
trazan señales que sólo ellos
llenos de ellos mismos
ven como si miraran
en blanco
y negro

eso los delata





oración de gracias

en los lugares más inhóspitos del planeta
en el limbo de los cerros
los glaciares azules más inaccesibles
donde las sombras se calcinan
donde van a morir los cisnes
y nadie lo sabe

en el fondo más bajo de los más bajos fondos
en la penumbra infinita de los océanos
donde el tiempo no sucede
y todo es

en Neptuno
Júpiter
Plutón
Venus
Saturno
Mercurio
Marte ya no tanto
la Luna está perdida

en el centro exacto de cualquier agujero negro
en los más lejanos enjambres de luz del cosmos
y en todas las Vías Lácteas conocidas
y por conocer más allá del Sol

en el trasluz de cualquier nebulosa
y de toda porción de algo más o menos habitable
vagando en el Gran Vacío del Cielo

allí donde haya algo que valga la pena
alguien
sea lo que quiera que sea
debería agradecer a Dios Todopoderoso
a Buda
Mahoma
Alá
y a todos los santos
que el hombre aún no haya pasado por allí

de los ojos en el placard (2006):





en tránsito

ella duerme
yo escucho música
barro el piso
alimento a la gata que sólo viene a comer
y se va
porque está de paso
la gata
que a gatas se deja tocar
como yo
que escribo
y las chicharras
que se hinchan en la siesta
mientras ella duerme

ni modo
estamos de paso
no hay manera de medir el tiempo de lo que apenas pasa

puede apantallarse un colibrí delante de la ventana
y lo que pasa no pasa del todo

es probable que sólo sea un sábado de luz en la tierra
que no pase nada más allá de las paredes
todo más o menos ilusorio
como ella que duerme
y yo que observo sus pequeñas sandalias en paz

1 comentario:

Lord Cheselin dijo...

Genio Beat de las pampas que escucha musica hasta en las rocas.
Haces poesia hasta de las rocas, por eso de Rollings Stones for ever, las cuales nunca acumulan moho.