martes, 13 de marzo de 2007

PILAR BLANCO DÍAZ








































Mencionada por:
Joaquín Juan Penalva
Alberto Gimeno
Fernando Díaz San Miguel
Ramón Bascuñana
Pepe Maiques
Jesús Aparicio
Antonio Marín Albalate
Antonia Álvarez

Menciona a:
Antonio Gamoneda
Juan Carlos Mestre
Diego Jesús Jiménez
Miguel Ángel Curiel
Ángel Luis Luján
Juan Andrés García Román
Ana Isabel Conejo
Elena Medel
Ramón Bascuñana





Bio-bibliografía

Nací en El Bierzo, León, aunque la vida me condujo a Alicante. Allí he escrito la mayoría de mis libros: Vocabulario íntimo (Instituto Alicantino de Cultura “Juan Gil-Albert” 1996) ; Mundos Disueltos (Algaida 1997); A flor de agua (Visor, 2000); Mar de silencio (Ayuntamiento de Las Palmas, 2001); La luz herida (Algaida, 2004); Ceniza (Hiperión, 2005) y El jardín invisible (Rialp, 2006).
http://www.pilarblanco.net/






Poética

Esperar que la luz nos atraviese
y dirigir su rayo.







Poemas





La costumbre de la nieve

Cae la nieve sin peso,
sin dibujar la huella de su rastro.
Aislada, desoída,
cae en esbelta desesperación,
en luz pulverizada.





Luz de espina

Flor del espino, lágrima del zarzal,
reclamo vegetal con que la rama encubre su venablo,
con que el tiempo disfraza sus traiciones.
Y desmayar el pecho contra el filo
para teñir la rosa.






Lo que no se apaga

Soy la insistencia, el embate del agua contra las rocas,
el viento que se enreda en el velamen
y hace sonar la música doliente de las hojas del chopo.
Soy el regreso, el susurro insidioso de lo caduco ya,


la imagen que los párpados cerrados multiplican,
el filo del insomnio abriendo túneles
en la mente, hiel en las comisuras,
acíbar en los labios.
Soy la locura, un tañedor de flauta con una cerbatana
que hiriera de belleza los oídos del mundo,
de soledad los dedos
que aferran su inocencia corrompida.

1 comentario:

Jesús Aparicio González dijo...

Hermosos poemas, Pilar. Esencia y sugerencia siempre en tu poesía. ¿Todo mejor?. Un beso