martes, 27 de marzo de 2007

ARTURO BORRA





















Mencionado por:
Laura Giordani
Nuria Ruiz de Viñaspre
Víktor Gómez
Matías Escalera

Menciona a:
Antonio Gamoneda
Antonio Martínez
Enrique Falcón
Laura Giordani
Antonio Orihuela
Juan Gelman
Leonidas Lamborghini
Ignacio Bellido
Antonio Méndez Rubio
Juan Carlos Mestre
Chantal Maillard
Olvido García Valdés
Matías Escalera




Bio-bibliografía

Arturo Borra (Argentina, 1972) se licenció en Argentina en la carrera de comunicación social (UNER) y en la actualidad está realizando un doctorado en estudios interdisciplinarios de la comunicación en la Universidad de Valencia. Ha participado en las antologías poéticas Aldaba (2003), Cuadernos Caudales de Poesía (2007) y Los centros de la calle (2008). Es autor de los poemarios La vigilia del deseo (1998), La sombra del mediodía (2001), Esplendores vulnerados (2004), Figuras de la asfixia (2007) y Umbrales del naufragio (Baile del Sol, 2010), así como de la prosa poética Anotaciones en el margen (2005), la plaquette Cielo partido (2009) y el libro de cuentos La reinvención del mundo (2008). Colabora regularmente con publicaciones literarias y comunicacionales en revistas de Argentina, México y España.

http://arturoborra.blogspot.com/



Poemas


Entonces escribe

“…se sienta a la mesa y escribe”
Juan Gelman


dime qué hago dice y no sabe
dime cómo miro dice y tampoco sabe
qué hace cómo mira en esta pendiente
oscura como un silencio o un llamado
desconocido

y no sabe sigue sin saber –y entonces escribe
cuando ya no puede decir más no sé no sé no sé:
escribe entonces como un silencio un llamado
y la pendiente oscura cae sobre sus ojos
y la pregunta es un caballo que corre sobre
regiones blancas

dime por dónde sigo dice –y no hay respuesta
que no sea fuga
___________y no sabe
y entonces escribe:




Vértigo

Nada que no sea vértigo: en el vientre
de la quietud nacen fracturas –como un aullido
que sólo después oiremos: escucha las hojas
de invierno,
supervivientes.

Crepitarán también cuando
las estaciones gélidas cedan
al rumor del agua. Y verás
entonces cómo la noche se hace clara
y brotan abejas
en los troncos secos.




Poema del hambre

“No parece que quepa, hoy en día, otra poesía más que la que diga el hambre”.
Chantal Maillard


Preguntás cómo se conjuga la palabra
«hambre» en un poema. Pero un poema
sin hambre no es. No todos saben que el hambre
es poema, que no hay
palabra que salve de la desnutrición que rompe
los cuerpos.

Es cierto que la palabra «hambre» no es
todavía cuerpo hambriento. Apenas un poema
la menciona avergüenza de delgadez
(pero quien conjuga
no puede conformarse con la plenitud
de lo inexistente).

Un poema sin hambre es palabra desdentada,
altar de sacrificios.
La palabra
«hambre» no llena el poema: lo abandona
desnutrido hasta la médula, socava
su manta, la geometría del
equilibrio.

El hambre muerde tanto silencio y
por hambre se escribe:

para ofrecer el vientre.

1 comentario:

karen valladares dijo...

hermosos poemas, ojala algun dia podamos compartir la convinacion de las palabras-

karen valladares.-
honduras tegucigalpa.
entra a mi blog
www.urbanela.blogspot.com