sábado, 31 de marzo de 2007

ANA GORRÍA






(“El viaje de Chihiro”
de H. Miyazaki)





Mencionada por:
Marcos Canteli
Cristina Morano
Elena Medel
Luna Miguel
María Salvador
Juan Pardo Vidal
Juan Andrés García Román
Carlos Pardo
Rafael-José Díaz
Nieves Chillón
Sandra Santana
José Luis Gómez Toré
Marta López Vilar
Pablo Fidalgo
Áreo Lórima
José Óscar López
Annelisa Addolorato
Rosario Villajos
Natalia Manzano
Luis Luna
Naira Perdu
Juan Manuel Macías
Julio Reija
Lourdes de Abajo
Joaquín Ruano
Hasier Larretxea
José Alcaraz
Gracia Iglesias
Javier Montoro
Verónica Aranda
Ángel Cerviño
Miguel Salas Díaz
Paola Laskaris
Álvaro Tato
Javier Vicedo Alós
Sara Herrera Peralta
Carmen G. de la Cueva
Juan Bello
Unai Velasco
Jorge Segarra
Giovanni Collazos
Carlos Contreras Elvira
Francisco José Martínez Morán
Sara R. Gallardo
Adriana Bañares
Paz Cornejo
Annalisa Marí Pegrum

Menciona a:
Alberto Santamaría.
Annelisa Addolorato.
Carlos Pardo.
Goretti Ramírez.
Javier Gómez.
José Luis Gómez Toré.
Juan Antonio González Iglesias.
Juan Gómez Espinosa.
Lorenzo Oliván.
Francisco José Martínez Morán.
Luis Muñoz.
Luna Miguel.
Marcos Canteli.
Marta López Vilar.
Esperanza López Parada.
Olga Novo.
Patricia Esteban.
Pepa Cobo.
Rafael-José Díaz.
Sandra Santana.
Vanesa Pérez Sauquillo.





Bio-bibliografía

Ana Gorría (España, 1979) Ha publicado los poemarios Clepsidra (Córdoba, Plurabelle, 2005), Araña (en colaboración con la pintora Pepa Cobo y el compositor Juan Gómez Espinosa) y los cuadernillos De lo real y su contrario y El presente desnudo, ilustrado por Pepa Cobo.





Poética


Me siento confinada porque sólo puedo expandirme con límites.

Ghost in the shell.

En las tinieblas
lo que ronda mis ojos
es tu sonrisa.

Issa





Poemas



LÍMITES PARA EL CIELO

Después el sueño
lento,
la morosa

caducidad de un niño.

El animal que olvida la distancia.




SOLSTICIO


Canción de cuna inmóvil sobre los matorrales.
La luz
descansa
entonces,

rendida,

de incendiarse.




Umbilical

Para Elena y Alejandra


Estación transparente resuelta en luz y herida,

Lento espacio sin voz
abriéndose a la tierra.

Canción hasta el dolor, sueño de cal:
ardiendo
qué hilo no nos separa de la nada.

5 comentarios:

Cerclevicieux dijo...

hola Ana, soy Iris, compañera de blogg. Me parece increíble lo cercanos que me suenan tus versos y el silencio que se anuda a ellos. No te había leído hasta ahora. Recuerdo que en una librería ojeé tu "Araña" pero sin tiempo... (hojear, más bien). Espero poder conseguir pronto tus libros cuando vaya por España.
Saludos!

anabel_rm dijo...

La lectura de tus versos me inspiran tranquilidad. Simple y llanamente maravillosos Ana!

hanganadolosmalos dijo...

Resultan estos versos un oasis poético en medio de tanto esfuerzo lleno de palabras; sí, creo que ha sabido decir también con lo que ha dejado fuera y con los espacios en blanco. Lo poco que se ve de su técnica, además, resulta singularmente correcto.
PJP

pamies dijo...

Simplemente pasaba por aquí, admiro el trabajo que se adivina detrás de estas piedras preciosas, me gusta esta poesía que se desliza hasta el lector sosegadamente casi sin darnos cuenta. Buenas noches.

José María Banús dijo...

Bonita poesía.

Saludos.