martes, 6 de febrero de 2007

RAÚL QUINTO




























Mencionado por:
Jesús Aguado
Marco Antonio Raya
Joaquín Juan Penalva
Enrique Falcón
Luis Bagué Quílez
Elena MedelMaría Salvador
Nieves Chillón
Rubén Martín
Pablo Fidalgo
Áreo Lórima
Natalia Manzano
Nacho Montoto
Enrique Morales
Javier Montoro
Carmen G. de la Cueva
Salvador Galán

Menciona a:
María Salvador
Rubén Martín
Nieves Chillón
Enrique Falcón
Antonio Gamoneda
Elena Medel
David Mena
Juan Carlos Mestre
Leopoldo María Panero
Joan de la Vega
Agustín Fernández Mallo
Eduardo Moga
Marcos Canteli


Bio-bibliografía

Raúl Quinto (Cartagena, 1978) es licenciado en Hª del Arte por la Univ. de Granada. Ha publicado los libros de poemas Grietas (Dauro, 2002) y La piel del vigilante (DVD, 2005), con este último fue premio Andalucía Joven 2004. Ha colaborado con artículos y poemas en numerosas revistas, y ha sido incluido en diversas antologías entre las que podemos destacar Andalucía poesía joven (Plurabelle, 2004) o Que la fuerza te acompañe (El Gaviero, 2005); asímismo ha sido traducido al italiano, inglés y árabe. Co-dirige, junto a María Salvador, la revista electrónica Oniria.



Apuntes para una poesía en Braille

En la primera de sus Elegías de Duino, Rilke escribe que "lo bello no es sino el comienzo de lo terrible", justo en ese límite es donde deseo situar mi poesía, transitando por el límite entre la belleza y el horror. Las zonas menos gratas, los ángulos más oscuros de la existencia mostrados al lector con voluntad de choque, para que la colisión les abra los ojos a una realidad velada por las luces y el ruido de la sociedad post-industrial. La poesía entendida como arma política quirúrgica, no dentro de la masa social, sino operando en la córnea de cada lector único: mirar de otro modo es ya empezar a cambiar las cosas.
Las raíces de mi discurso se enredan en una multiplicidad de géneros, artes y realidades, de la literatura al arte conceptual, del cómic a la música rock, del cine a la Historia... en ese sentio mi tradición es mutante, y si quisiera inscribirme en alguna sería en aquella que potencie las posibilidades físicas de la palabra: si el poema arde debemos sentir el calor en nuestro propio cuerpo.
La misma fiebre que consumió a Picasso o que trastorna a Radiohead, que cada libro sea un salto al vacío, una nueva búsqueda. Voluntad de riesgo.

(extraído de Cinco visitas a la Joven poesía almeriense, Diput. Huelva, 2006)











Poemas








La grieta del mármol

Querrían ser de aire pero pesan
demasiado las venas
y sus blancas raíces.

No, no podrán jamás ser respirados
ni unirse con el humo
en su vertical fuga.

Están presos del mármol de los zócalos
como vetas de sangre
que buscan las aristas
para escapar con vida del desgaste.


(de Grietas, 2002)








El comediante

Un sudario manchado, un traje de segunda mano
de harapos y de sedas, un disfraz

(The Velvet Underground)


Es cierto que los hombres se disfrazan
para acercarse más a la verdad.

Vi la piel del incendio derramarse
como un río de algas,
y supe que los cuerpos calcinados
conservan su sonrisa en la ceniza.

Siempre recuerdo las miradas huecas,
los gestos delatores, el perfume
que renuncia a los párpados
para volverse sólido y antiguo.

La condición humana es una mueca.

Yo vi cómo unas manos escarbaron la tierra
para encontrar un agua del color de su alma,
y vi cómo se hundían bajo su propia arena.

Soporté la mirada de este mundo
y rompí a carcajadas cada velo.

Había comprendido la broma de la vida.






El vendedor de periódicos
con la muerte diaria confundido
(Javier Egea)

Losas calientes para pies descalzos.

La calle se traviste de condena
y cada paso es un reflejo ambiguo
de este cielo con forma de cornisa,
lo veo cada mañana, cada tarde,
cada noche al cerrar esta ventana:
hay polvo en los cristales,
la vida se deshace.

La Historia nace en estas mismas calles
cuando las hojas de papel se elevan
buscando vuestros rostros,
cuando adoptan sub forma
y son de sangre desbordada y muda,
porque no mienten los esoejos rotos,

porque somos el fondo de la noche
y tenemos las manos de agua blanca.


(de La piel del vigilante, 2005)

4 comentarios:

J. Jesús Ávila Zapién dijo...

UNA POÉTICA DE LA TENSIÓN DE LA IMAGEN POR AFLUENTES SALPICADOS DEL SURREALISMO Y LA MEJOR SÍNTESIS DE LA POESÍA CONTEMPORÁNEA, COEXISTEN EN RAÚL QUINTO, SIN RUPTURA. CONOCÍ A RAÚL EN EL PABELLÓN DE LITERATURA ANDALUZA DE LA EXPO FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO GUADALAJARA 2006, DONDE ME DEDICÓ SU LIBRO "LA PIEL DEL NAVEGANTE". BASTARON UNOS MINUTOS EFÍMEROS DE CONVERSACIÓN PARA SABER QUE ESTABA FRENTE A UNO DE LOS MEJORES EXPONENTES DE LA CORRIENTE RENOVADORA DE LA POESÍA DEL SIGLO XXI.
UN SALUDO, RAÚL, Y FELICIDADES POR EL GRAN INICIO DE TU REVISTA DIGITAL ONIRIA, QUE A LA FECHA, EN SU SEGUNDO NÚMERO, HA SIDO UN ESCAPARATE LITERARIO DE PRIMER NIVEL QUE CONECTA NUESTROS CONTINENTES, Y NOS PONE AL DÍA, ACÁ EN LATINOAMÉRICA.

J. Jesús Ávila Zapién dijo...

(Fé de errata: El libro de Raúl es "La piel del vigilante". J. J.A.Z.)

Lauren Mendinueta dijo...

Es placer encontrar a un verdadero poeta.

cristina dijo...

...al final sabía que acabaría viendo tus poemas publicados...que gusto y que envidia!!
parece que las nuevas tecnologías nos vuelven a unir como ya lo hicieron las viejas en su momento...un abrazo enorme desde ávila hasta almería. Cristina Muñoz