lunes, 19 de febrero de 2007

RAFAEL MUÑOZ ZAYAS


Pablo Acevedo

Menciona a:
Ernesto Pérez Zuñiga
Pablo Acevedo
Javier Benítez
Alfonso Salazar
Javier La Beira Strani
David Castillo
Juan González Cabezas
Diego Medina
Inmaculada Moreno
Esther Morillas
Chus Pato
Julieta Valero
Diego Valverde Villena
Valentí Puig




Bio-bibliografía

Rafael Muñoz Zayas, Panamá, 1972. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Málaga y atendió los cursos de doctorado en la misma. Poeta y narrador ha publicado los siguientes poemarios: Leucemias infinitas, Virazón, Málaga (1996), Canto del mal soldado, Ayuntamiento de Málaga, colección Monosabio (2000) y Sones de dicha (2001), este último premio de poesía Ciudad de Ronda. Parte de su poesía ha sido traducida al inglés, al francés, al árabe, al polaco y al serbocroata. Codirige la colección de poesía No+papel. Ha sido invitado a participar en numerosos encuentros literarios entre los que destaca la Bienal de Jóvenes Creadores del Sur del Mediterráneo, Roma, 1998 o el Encuentro Internacional de Escritores en Belgrado 2005. Su obra está recogida en numerosas antologías entre las que destacan: Periféricos. 15 Poetas. Ignacio Elguero editor. Madrid, 2004; el catálogo Roma 1999, Visioni de Futuro. Ed. Catelvecchi Arte, Roma, 1999. Entre las más recientes destacan la antología creciente Siete Samuráis 2, La Isleta del Moro, Granada, 2005 o la antología Los lugares del verso. Fundación Salamanca Ciudad de Cultura. Salamanca, 2005.
www.rzayas.com




Poética

Todo creador tiene una voz, un canto, un canon y un impulso de creación. La voz se encarna en su momento histórico, el canto debe ser reflejo del mundo que se vive pero no despojado de su tradición, el canon una búsqueda constante que nos permita seguir siendo transmisores puros de la palabra inmaterial y eterna y, por último, un impulso creador nacido de una doble exposición al fenómeno poético que crea y que a su vez contempla. Una suerte de trovador mundano con una ruta marcada entre dos puertos, uno poblado por el espectro de Mallarmé y que nos obliga a conjurar las palabras de la tribu, otro sumergido en las aguas vastísimas del Larrea ensayista, que nos eleva a la autoridad profética de ser torres de Dios, y entre medias, en esa pequeña jábega que habitamos desde el momento de la creación primera hacia la última consciente, se encuentra el poeta, con todas las herramientas de nuestra tradición lírica a nuestro alcance y la obligada tarea de rehacerla, recrearla, cambiarla, destruirla si es necesario para que nuestra voz se aposente en ella, crezca en ella, se vuelva tradición renovada en nuestra palabra.




Poemas

VARIACIÓN Y SER
En el fondo quise ser
guerrero camboyano
metódico amante viejo
delicada flor entre el hierro pantanoso
herido por la mujer entre el arrozal
príncipe del triángulo blanco
y un pequeño rifle de madera

bajar a las selvas del sur
vivir embrutecido

con un gatillo de juncos en el pelo
caminar por las arenas de un camino
sembrado de cadáveres - niños
y caña de azúcar desmedida

y tu ceño mercenario
apartando las rosas

y al volver al poblado
ver a mi madre lavando
la mandioca al fuego
un caldero de madera
ropas sucias
mi padre

(Canto del mal soldado, 2000)



SON DE SER

Ser
de una familia sin crepúsculo
en una tierra sin día

vivir como esquimal
dejarme morir en la nieve
guarecerme del frío bajo el hielo
tener una gran canoa un arpón
un pelliza de marmota o reno

abrigarme durante seis meses
hibernar trocarme en oso blanco
picar el hielo con mi escala y deslizar
un sedal en un agua
tan helada
como mis sueños

y dormir durante medio año
no conocer la hospitalidad de los otros
ceñirme las entrañas de ciervo rojo

y estar atento al cielo por donde cruzas
las pestañas cubiertas
esquirlas de rocío heladas
y hundir miradas negras
en mi destino
escrito por estrellas
errantes vagas

tal vez horas más cortas
ciclos secretos

amarrado sentado en la proa
que conduces al puerto de la muerte

(Sones de dicha, 2001)




multinacional

ha quedado claro para el mundo:
ya no más arco iris dibujados por la lluvia
sólo enérgica luz difusa
de ángeles que llenan el aire
de una voz que dicen es divina
helicópteros y máuser cargados
desde el norte
nuevas hordas de
legiones sedientas que se embarcan
en siete cuatro siete
de vuelos charter que se elevan
hasta las costas que emboscan sus burdeles
en los ingrávidos consejos tribales que
en junta de gestión y marketing
desangran las venas de la tierra
desecan al mediterráneo
violan los bosques y con su sangre
riegan campos de golf
y mutilan adolescentes
en la orilla negra de sus piscinas
pues tienen prisa
por borrar las huellas
que conducen a la senda del pasado
y juegan con la hecatombe sin ruido
y el cambio fácil que produce migraña
donde el porvenir bate el mosto indigesto
del pecado atroz
de dios expulsando a dios del paraíso


(Antología Los Lugares del Verso, Salamanca, 2005)

No hay comentarios: