miércoles, 28 de febrero de 2007

JULIO RIVERA




Mencionado por:
Raquel Zarazaga


Menciona a:
Antonio Cabrera
Carlos Marzal
Antonio Gamoneda
Raquel Zarazaga
Mauricio Gil Cano
Pilar Paz Pasamar
Miguel Angel Velasco
Juana Castro




Bio-bibliografía

Julio Rivera Cross nace en Jerez(Cádiz). Se licencia en Filosofía y letras por la Universidad Complutense de Madrid.
Fue incluido en la Antología Breve de Poetas Andaluces de homenaje a Juan Ramón Jiménez en 1.982.. Sus libros :“El Fuego de su Música” en la colección de la Librería Antigua Guadalhorce de Málaga;“Ruedas”,1993; “Al Sur del Sur (Encuentro con Marruecos)Jerez, 2000; “Caminos por tu cuerpo” Premio Internacional de Poesía Erótica “Cálamo” 2004; “La Piel del Tiempo”,2005 (Ediciones Beta con ayuda a la creación);“Habitación en la Tierra” EH Editores, 2.006 con prólogo de Josefa Parra.
Recogido en la antología “La Plata Fundida”( 25 años de poesía gaditana) Director de la colección de poesía “El Ermitaño” donde se publican entre otros el libro ganador del Premio de poesía del mismo nombre.




Poética

Su poética, se puede resumir, tal como a él mismo le gusta decir: “ Mi voz son muchas voces, la de todos, pero que siempre intenta taladrar, inquirir, colocar las sílabas en la mente del lector, llegando al lugar más sensible de ti”
La poesía nos hace conocer, no comprender.
La poesía, por mucha imaginación que se le eche, debe ser verdad: Toda metáfora es un correlato objetivo de la realidad.
Sin poesía, me hubiera muerto ya.
Ser poeta no es un oficio, es solamente ser inocente.




Poemas



ESA COMÚN ESENCIA

Esa intuición de que la eternidad
sea sólo eso:
un estado sin conciencia;
materia helada sin memoria,
vacío de un vacío, hibernada materia
como insecto atrapado tras un cristal de roca,
parece que une a lo que existe.

No una meditación,
tarea que despliega el espíritu,
ese horror a diluirse en la colmena abstracta de la especie,
pura necesidad que mueve
al linaje insatisfecho de los hombres,

sino esa proclividad en consumirse,
tentación del vacío más absoluto,
muerte de la muerte de lo que sólo
fue por repetirse.

Pues si algo aliga a todo cuanto existe
no es sólo sed de ser, hambre de Dios,
perpetuarse a cualquier precio,
sino vulnerar la ley,
caer por la grieta de la Nada.
Y en brazos del olvido
no sentir nunca más el grito desgarrado
de los átomos,
el lento derretirse de la carne.

Centro de la herida.
La paradoja que se nutre de si misma
en la servidumbre que significa
seguir vivos.
……….

Del libro “Habitación en la tierra”, EH Editores,
Colección “Hojas de Bohemia”, Jerez 2006






NUESTROS PEQUEÑOS MUNDOS

Miras despacio el contraste del verde
de la pared con el dorado viejo
del marco; el tosco, humilde y torpe
diseño de las sillas; el temblor del geranio
en el alféizar, mientras oyes
los pequeños pies
de la lluvia
bailando afuera...
Y en esa sencillez
parte de ti ves reflejada:
el trabajo y experiencia humanos
por incontables siglos.

Y sientes compañía. Te percatas
de que nadie está totalmente solo,
pues todo a nuestro alrededor musita,
aunque con voz y vida que no son humanas.

Es como volver al antiguo encantamiento
de nuestros ojos infantiles inaugurando el mundo:
los nervios y nudos de la madera
con sus caminos de bosques y vientos;
el dibujo geométrico del azulejo;
el esmalte de las vajillas,
los exactos, metódicos tejados.
El espejo donde descansa nuestro rostro.

Ese mundo íntimo que ignoramos distraídos,
que sin urgencia de dominio
nuestra atención reclama
ofreciéndonos su secreto inaprensible.
..........


Del libro “Habitación en la tierra”, EH Editores,
Colección “Hojas de Bohemia”, Jerez 2006





SÍ BASTA

Pero sí basta.
Este estar brevemente vivos.
El perfume del viento y su misterio oscuro.
La alegría sin fe. El triunfo de estar vivos.
La canción de las aguas. El murmullo del bosque.
El violeta crepúsculo de un ocaso rendido.
Este estar en el mundo.

Aunque sepamos la derrota del desengaño.
El fracaso de tanta trascendencia.
Nadie se ocupe de nosotros
y nos esté esperando el barro en su seno profundo.

Pues aun sin ángeles ni dioses
hay una desmesurada belleza
en todo lo que nace,
leal a la vida mientras dura,
la realidad de una materia
que en su devenir se afirma, se intuye,
y extiende su hermandad a cuanto existe.

Sí. Sí basta.
Como también basta la Nada,
su silencio profundo,
el lento derretirse de la carne,
los porqués sin respuestas al filo del espíritu.


Del libro inédito “De barro en carne viva”



2 comentarios:

cedovi dijo...

Me han gustado mucho sus poemas, tanto por su lucidez como por su escepticismo, enhorabuena. Me gustaría saber si es posible conseguir desde Castellón algún libro suyo?

lasafinidadeselectivas dijo...

Mansaje de Julio Rivera:

"Gracias por su enhorabuena por mis poemas, su comentario también es lúcido e inteligente. Tres de mis libros: "Habitación en la Tierra " , "La Piel del Tiempo" y "Al Sur del Sur(Encuentro con Marruecos) los podrá conseguir por venta on-line en Librería Agapea. Saludos."