jueves, 15 de febrero de 2007

JOSÉ MARÍA DE MONTELLS























Mencionada por:
Raúl Herrero

Menciona a:
Francisco Peralto
Alfonso López Gradolí
Raúl Herrero
Fernando Millán
Antonio Fernández Molina
Felipe Boso
Marcelo Arroita-Jaurégui
Antonio Orihuela
Luis Alberto de Cuenca
Juan Van Halen
Jorge Santana
Ricardo Virtanen




Bio-bibliografía

José Maria de Montells nace en Madrid en 1949. Es Licenciado en Filosofía y Letras, rama de Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid. Doctor en Ciencias Empresariales por el Instituto Superior de Estudios Empresariales de la Universidad de Lugano (Suiza) Diplomado en Heráldica, Genealogía y Nobiliaria por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid. Está casado. Tiene tres hijos y un nieto.

Obra Poética, Libros:
-La cabellera de Berenice. Col. El anillo del Cocodrilo. Madrid. 1971.
-Para fingir la muerte. Col. Artesa. Burgos. 1973.
-Onomástica copta. Col. Doña Berta. Libros de poesía. Madrid. 1980.
-Tríptico desvelado. Col. Endymión. Madrid. 1997.
-SUMMA ARTIS. (Antología preparada por A. F. Molina) El Nudo Gordiano. Madrid. 2001.
-La cabeza contra el muro y otros poemas. Los libros del Innombrable. Zaragoza. 2002.
-El asalto al palacio de invierno. Los libros del Innombrable. Zaragoza. 2003.
-No soy yo. Las patitas de la sombra. Madrid. 2004
-Dama con antifaz. Las patitas de la sombra. Madrid. 2006




Ars poetica

Explicar, tal como quiere la sociedad culta y bienpensante, un poema que va dirigido a los sentimientos más profundos y por tanto, más inconscientes e irracionales del hombre moderno y no a su cordura ni a su inteligencia, se me antoja tarea imposible y nada atrayente. Sería tanto, salvando las distancias, como explicar un Picasso o un Tapies. También para la poesía visual o discursiva, aún de la línea clara, todo resulta irreal, inexplicable. Lo que no se puede explicar, puede entenderse por la clarividencia de lo emotivo. Estamos hechos de luces de sutileza y sombras de desasosiego. Y es que, me malicio yo, una gran parte de la lírica universal camina inexorablemente hacia la abstracción. La creación de mundos distintos frente a la interpretación romántica del universo. Ese mundo que no se ve y debe ser visto. El fin de toda poesía es asir el mundo, todos los mundos que hay en el mundo.
En la poesía de la abstracción, visual o no, las palabras no pugnarían por tener un sentido, sino por contener ellas mismas todo el mundo por liberar de las tinieblas.



Poemas


(Extracto del Cap.32. del Libro de las Maravillas del Mundo
de Sir John de Mandeville)


El colesterol que se agolpaba en la podredumbre de su ira/
La migraña de su deseo/Noli esse incredulus sed fidelis/
De noche parecía dulcemente/

Bajo el tilo los demonios del temblor se desmenuzan
El amor es una herida sin dolor donde se crece
Nada parece este corazón donde el temor anida/

Nada suavemente parecía el espacio de obscenas oquedades
Que me mecen/Su sueño velo/Humea mi corazón
De puro hielo/

Amo los ojos que se incendian dentro/Amo su llanto/





Celos

Nada revelará nuestra insumisa/
El frío acontecer del deleznable
El cieno que oblicúa su rostro perfumado/

La forma que ensombrece la sordidez tan mía/

En las almenas de los sueños mato/




Sombra del Emperador en Lalibela


alto vuela el neblí/
el guante aguarda/el breve alado cuerpo/

entierran hoy al Negus/
canta el rasta/

No hay comentarios: