domingo, 18 de febrero de 2007

ÍÑIGO SAN SEBASTIÁN




























Mencionado por:
Lucas Rodríguez
Carmen Beltrán
Eduardo Fariña
Pablo López Carballo
María Inmaculada Fernández Barjola

Menciona a:
María Inmaculada Fernández Barjola
Francisco J. Uriz
David Eloy Rodríguez
Karmelo C. Iribarren
Pablo López Carballo
Lara Otero
Luis Rodríguez Lucas
Antonio Orihuela
Carmen Beltrán
Diego Palmath
Eduardo Fariña





Bio-bibliografía

Íñigo San Sebastián Barja (Logroño, 1980), es Ingeniero Técnico Industrial en Electrónica por la Universidad de La Rioja. Ha publicado los poemarios Asfalto (Ed. Celya, 2004) y Ciudad, peregrino inmóvil (Ed. 4 de Agosto, 2006). Poemas suyos han aparecido en la recopilación Voces del extremo VI. Poesía y canción (Ed. Fundación Juan Ramón Jiménez, 2004). Fue uno de los ganadores en el V Certamen de Cuentos del Ateneo Libertario Al Margen (Valencia, 2000), publicando en el correspondiente libro, y ha aparecido junto con otros autores en libros como Cuentos por encargo (Ayto. Logroño, 2003), El de la triste figura. Visiones de El Quijote desde La Rioja (I.E.R., 2005), entre otros. Codirige el fanzine literario Lapapelera y ha colaborado con diversas publicaciones como Fábula, Entelequia, Portales, etc.





Poética

Palabras que no escondan, que no disfracen, que no sobren: que digan lo que no puedan decir otras, y que lo digan de veinte formas diferentes; nadie dijo que fuera a ser fácil. Adaptar la tradición al presente: partir desde cero de nuevo. Sabiendo ya dónde estamos (esto se antoja imprescindible), caminar sin saber bien hacia dónde, lanzar el mayor número de preguntas aunque no se esperen respuestas, y que las múltiples verdades coexistentes caigan por su propio reflejo.
Desde el privilegio de un atrio hemos decidido usar las palabras: podemos llorar en la esquina de un cuarto oscuro, levitar sobre una jauría adulante, levantar edificios sin puertas ni ventanas. ¿No sería más sensato decir algo?





Poemas


VIVIR, PERO ¿CÓMO?

“Le spectre du n’importe
quoi me crève, tout est
n’importe quoi et derrière
apparaît le spectacle accablessant.”
Alcatraz


Bukowski le dijo a Van Gogh
­― aunque Vincent nunca lo supo,
por ese matiz que es el tiempo―
que las putas quieren dinero,
no que te cortes una oreja.
Es el sentido práctico de la vida
que me dice claramente:
olvídate del edificio,
esa chabola que hiciste dúplex
― la buhardilla donde mirar al mundo
y el sótano donde crear las armas―.
Vivir sólo parece posible
si me confunden con otro.
Cualquiera.





FOTOGRAFÍAS

Sé que por más que haga,
por más que mis dedos
me dibujen en el papel,
por más que el lloro
y la sonrisa,
la rabia,
te intenten dibujar como a mí,
sé que al final
sólo será una foto
con grietas en el papel
y los bordes amarillos.
Y luego, polvo.

Los dos poemas anteriores pertenecen al libro Asfalto (Ed. Celya, 2004)




OLIVEIRA DE AZEMÉIS

Veo la tensión en todas las venas
que se marcan por la sien hasta las uñas
que se muerden con los dientes desgastados
de tanto apretar contra sí mismos.

Van con el gesto torcido de la cara
que les puede partir un imprevisto
que les sigue al caminar solos por aceras
de calles donde se apilan horas punta.

Con el calzado de hipoteca, el pago del paro,
la tarjeta de seda o la corbata de seguridad
se abalanzan como curtidos perros

atropellados en la cuneta de una carretera
cortada por las obras de los hombres
que son más grandes que los hombres.



AUGUSTA EMÉRITA

Hemos sobrevivido a la vida,
pero sólo es cuestión de tiempo.
Estoy seguro de que juntos podremos
mezclar nuestro polvo
depositándolo sobre un canto sin aristas
― el ladrón que las roba
corre sin descanso
sin nadie que quiera perseguirle―
porque llegados a este punto
el licor es una gota evaporada
sobre una lengua muerta y olvidada
grado a grado, mota a mota,
en el aire que respiramos.
En el eco de su caída,
tan sólo las piedras se escuchan
mudas, atentas,
aguardando a que el sol las queme
para olvidar su imagen, que es la nuestra.


Los dos poemas anteriores pertenecen al libro Ciudad, peregrino inmóvil (Ed. 4 de Agosto, 2006)

No hay comentarios: