jueves, 15 de febrero de 2007

ALMA AGUADO CALVO
























Mencionada por:
Agustín Calvo Galán
Ventura CamachoNatalia Manzano
Marcos Arcaya Pizarro
Salvador Galán

Menciona a:
Mara Laporte
Bárbara Miranda
Salvador Galán
Natalia Manzano
Antonio Orihuela
Agustín Calvo Galán
Elena Medel
Marcos Arcaya Pizarro
Ventura Camacho




Bio bibliografía:

Nace en el 81 en Castilla. Antropóloga y trabajadora social, a los 8 años le regalaron un diario y desde entonces cada día escribe –o revienta-. Maternidad compartida del “Elefante Rosa Fanzine”. Colaboraciones publicadas en: raro, corona del sur, monográfico, la bella Varsovia.

Collages: http://www.ciudadpoetica.com/papel_mojado/Ineditos/almaaguado.htm




Poética
La poesía no está para recitales.
Terrorismo poético (Hakim Bey)




Poemas


JUNTAS

Las plantas
en el campo
crecen todas
unas al lado
de las otras.

Se pelechan polen.
Comparten tierra.
Mezclan raíces.

No se me ocurre
mayor salvajada
que los tiestos.






Bienvenido a la República Independiente de tu casa

A Don Euríbor y sus cruzados políticosSi no es mía,
no será de nadie.

Puede obrar el tiempo
su ruina, niña consentida
de mi indulgencia,
y caerse a pedazos
por mugre e injusticia.

Rejas lapidan ventanas de
casas devenidas en cárcel.
Por puerta lucen un muro
que les aborta en yeso
hasta el paso del aire.

Albergan:
ratas y palomas
-el olor que dejan-
especuladores de la vivienda
-su hedor todo lo impregna-.

Mientras los humanos
fuera sin madriguera.

Casa
ni del casero
ni de nadie
comida que se pudre
junto a quien muere
de hambre.

Es casa hueca, no musa,
muda del eco eunuca
-lo inerte no reivindica-.

Los humanos de fuera
sin madriguera, tampoco.

Lo inerte no reivindica:
en silencio se hipoteca.






DESQUICIÉ TU VIDA POR PONERLA JUNTO A MI
(Extremoduro)


Por llantos iban mis ojos a la fuente del querer
contra más agua cogían, más veces querían volver

(Camarón de la Isla)Vuelve,
que te voy a hacer de jirones
un rapado de negros rizos.
Sembraré en tu piel salada
mil moraítos como lirios,
luego de quebradas tus alas
en interminables quejíos
-hondos y severos-.

Vuelve.
No te atrevas a esperanzar
más de lo que te limito,
que la culpa la inventaron
los vecinos para ahogar
el sonido de tu grito.

Vuelve,
mi niña, mi pequeña puta.
Sé que te estoy destrozando,
pero te necesito.

¡Ay, duquela de ti y de mi!
Sin saberte querida nunca,
vestidico de desgracias
a tu cuerpo vas cosiendo.

6 comentarios:

Zape dijo...

Hola! Acá salva! el cuento de la fidelidad con el elefante es un cuento pero de los felices, como el primer día de invierno, de Dylan Thomas (no recuerdo si era ése el título pero sale un gordo que trabaja en un tio vivo, una niña vagabunda y un bebe abandonado, y hace frío)

A mí tampoco se me ocurre mayor salvajada que los tiestos.
un besoooo

a p n e i c a dijo...

Alma, me gustan las ideas que mueves, sigue escribiendo así y creando así.
Besos

ortographiasdeunautorretrato dijo...

Alma, me han gustado muchísimo tus poemas. El último es bestial en todos los aspectos. Me gusta esa mezcla entre la forma dulce y cantarina (ej.: "te voy a sembrar de moraítos como lirios" o algo así) con la brutalidad del contenido. ¿Sería mucho pedir que me lo prestaras para mi blog? Un saludo de Paula.

alma dijo...

paula, no sé quien eres xo sí, usa el poema.
gracias x lo q dices de mi
please, mandame el enlace del blog: conmigomecito@hotmail.com
salud

Jose dijo...

Buen ritmo, sí señora. Y es de agradecer el espíritu crítico, la rebeldía desde el corazón

C dols C dijo...

Me alegro de encontrarte por casualidad buscando fanzines. Me gustan mucho tus poemas. Te invito a ver míos: http://infoxicadaperdida.blogspot.com/p/poesia-de-blog.html .

Sigue escribiento y seguiremos leyendo.