miércoles, 31 de enero de 2007

YOLANDA CASTAÑO





















Mencionada por:
Isabel Pérez Montalbán
Elena Medel
Begonya Pozo
María Salvador
Olga Novo
Sofía Rhei
Juan Andrés García Román
Carlos Pardo
Izaskun Gracia
Iván Repila
Ben Clark
Albert Lladó
Javier Vázquez Losada
Rubén García Cebollero
Charo Troncoso
Juan de Dios García
María Castrejón
Eduardo Boix
Frank Rufino
Pedro J. Serrano
Mertxe Manso
Alicia García Nuñez
Miguel Salas Díaz
Sara Herrera Peralta
Laura Casielles
Fernando Valverde
Yolanda López
Annalisa Marí Pegrum

Menciona a:
Emma Couceiro
Elena Medel
Chus Pato
Xosé Luís Méndez Ferrín
Luísa Castro
Luis Muñoz
Myriam Reyes
Sofía Rhei
María Lado
Olga Novo
Estevo Creus
Ángel González
Luis García Montero
Ana Merino
Joan Margarit
Ada Salas
Pilar Pallarés
Xohana Torres
Isolda Santiago
Andrés Neuman





Bio-bibliografía

(Santiago de Compostela. GALICIA - España, 1977). Licenciada en Filología Hispánica, ha realizado también estudios audiovisuales. Activa dinamizadora cultural, fue Secretaria General de la Asociación de Escritores en Lingua Galega y formó parte de su directiva durante varios años. Además de poeta, es conferenciante, así como articulista estable en varios medios escritos gallegos y españoles, mientras dirige talleres de poesía. Dirigió, presentó y elaboró los guiones de su propio programa de TV dedicado a las vanguardias artísticas gallegas: “MERCURIA”, por el que fue galardonada como “Mejor Comunicador/a de TV 2005”. Además de muchas otras colaboraciones en el medio audiovisual, actualmente es co-presentadora de un concurso de contenido cultural diario en la Televisión de Galicia.
Fue fundadora de la editorial de poesía para nuevos valores "Letras de Cal". Ha colaborado en muy numerosos medios de comunicación escrita, así como en libros colectivos, revistas especializadas, antologías tanto gallegas como estatales, congresos e infinidad de recitales dentro y fuera de Galicia así como en el extranjero, participando en festivales y encuentros en Portugal, Bélgica, Atlanta (U.S.A), Buenos Aires, Islas Madeira, Perú o Polonia. Ha escrito prólogos, letras de canciones, textos para distintos tipos de espectáculos, libros de poesía para niños. Ha comisariado muestras de poesía y coordinado volúmenes poéticos colectivos. Fuertemente interesada en la fusión entre poesía y otros lenguajes creativos, ha desarrollado muy diversas experiencias mezclándola con la música (cantando versiones musicadas de sus poemas), la plástica (catálogos de pintura o fotografía con poesía) o el audiovisual (videopoesía), actividad por la que también ha sido premiada. Poemas suyos han sido traducidos (en libros o revistas) al español, euskera, alemán, árabe, ruso y polaco.

Obra individual publicada: "Elevar as pálpebras", Espiral Maior, 1995. Premio Fermín Bouza Brey (publicado con sólo 17 años). "Delicia", Espiral Maior, 1998 (2ª ed. en el 2006). "Vivimos no ciclo das Erofanías", Espiral Maior, 1998. Premio Johán Carballeira y Premio de la Crítica Española. "Vivimos en el ciclo de las Erofanías", Huerga & Fierro, 2000. (edición bilingüe). "Edénica", Espiral Maior, 2000. (antología personal + CD con versiones cantadas de sus poemas). “O libro da egoísta”, Galaxia, 2003, (2ª edición: 2004). “Libro de la egoísta”, Visor, 2006 (edición bilingüe)







Poética

Lo que interesa son mis pasos. Como un bosque de símbolos del que mi ignorancia es significativa. Una suerte de pálpitos que se le entrega a mi mano antes de las horas. Una condena que mece mis insomnios. Pero es últimamente una ceremonia mendiga, la más pura. Que borré todo asidero, me derramé, y no quiero ser lista. Este es un laberinto de espejos encontrados y a la original ya no la reconozco. Como teatros concéntricos. Más que la oscura línea entre la que me quiero nacer y la que se mata. O lo que queda de exvoto en mis vellocinos. Así me convierto en la larva del resto de los instintos. Y no sirve comprender. (La que no entendió nada pero lo sintió todo). Porque la forma murió. Que viva pues la forma. Recibe el sueño de la que te contempla oh contemplado. Dame palabras que aún así aguijoneen mis entrañas, lo sugerido entre sombras, lo que tira de la inteligencia. Cuando la belleza se desvista de la belleza gozarás que ya sólo sea. Sólo sea. Dame no cesar de desear, aun cuando encuentre. El tacto, el privilegio, las ganas de tirarse.







AUTORRETRATO

Pero eu, filla das miñas fillas, hei desmantelar a golpe de deslumbramentos esta aciaga militancia dunha yolanda emigrante de min. Eu, a soberana estéril, a por desgracia egoísta. Debo tasar a dose exacta de memoria e esquezo. Así a miña visión da vereda é un rostro dende atrás. Todas as escuras raigames que se nacen en min. Non hai dirección que non me conteña, raza que non en min se comece e filas de díxitos extendendo para min os seus dedos ferais. O que interesa son os meus pasos. Coma un bosque de símbolos do que a miña ignorancia é significativa. Moito deixarse a pel pero eu non quixen aprender a chegar. Xardín exiguo, vento pechado de mans, infinita cuadrícula. Renuncio ó lugar do alento. Quero aprender a saír.

Hai tempo que un animal vive nutríndose do esquezo. Pero eu son a ventrílocua, eu, a tirana louca, a analfabeta. Co magnífico libro das venturas agochado na vulva. A que non comprendeu nada pero sentiuno todo. Son a ventrílocua, a que corre cantando polos corredores de chumbo, con voz de pizarra. E abortar foi unha obriga, unha necesidade fonda, un desafío. Para cando o pálido manto da miña memoria se vai cubrindo desta pel que eu serei. Que todas as noites con devoción escribo arrebatadoras cartas de amor e nas madrugadas panexíricos a esta yolanda mesquiña, que sabe venderse e coñece o final.

Son eu na cripta e o meu nome dentro debuxado de tiza. Habitacións concéntricas. Que a miña intelixencia non compre o meu sentido. O tacto, o privilexio, as ganas de tirarse. Nin a miña cabeza será escrava do meu orgullo. Yolanda a soldada, a comerciante. Porque eu son a que nin agarda. Son o auriga do ardente carro. A egoísta porque está soa. Que tanta calamidade me satisface, porque a miña beleza fundará dinastías. E entón será ir cunha minuciosidade de devota recolleitando eses minúsculos e ditosos pedaciños de espello roto que eu son. Yolanda farame un fogar paupérrimo entre os seus brazos de mundo e así aprenderei a inenarrable alegría de ter casa.

E entón virá ese postrímero advento e A VerbA farase carne. E eu direi: " Eu son a da única estirpe de Adnaloy, a que extenderá os seus dedos flamíxeros sobre o horizonte, a que baixará e despois se despoxará do seu manto e vestirá un saial, e logo reclinarase e dará de comer o seu corazón ás bestas”.



[Pero yo, hija de mis hijas, he de desmantelar a golpe de deslumbramientos esta aciaga militancia de una yolanda emigrante de mí. Yo, la soberana estéril, la por desgracia egoísta. Debo tasar la dosis exacta de memoria y olvido. Así mi visión de la vereda es un rostro desde atrás. Todas las oscuras raigambres que se nacen en mí. No hay dirección que no me contenga, raza que no en mí se comience y filas de dígitos extendiendo para mí sus dedos ferales. Lo que interesa son mis pasos. Como un bosque de símbolos del que mi ignorancia es significativa. Mucho dejarse la piel pero yo no quise aprender a llegar. Jardín exiguo, viento cerrado de manos, infinita cuadrícula. Renuncio al lugar del aliento. Quiero aprender a salir.

Hace tiempo que un animal vive nutriéndose del olvido. Pero yo soy la ventrílocua, yo, la tirana loca, la analfabeta. Con el magnífico libro de las venturas agazapado en la vulva. La que no comprendió nada pero lo sintió todo. Soy la ventrílocua, la que corre cantando por los corredores de plomo, con voz de pizarra. Y abortar fue un deber, una grave necesidad, un desafío. Para cuando el pálido manto de mi memoria se va cubriendo de esta piel que yo seré. Que todas las noches con devoción escribo arrebatadoras cartas de amor y en las madrugadas panegíricos a esta yolanda mezquina, que sabe venderse, y conoce el final.

Soy yo en la cripta y mi nombre dentro dibujado de tiza. Habitaciones concéntricas. Que mi inteligencia no compre mi sentido. El tacto, el privilegio, las ganas de tirarse. Ni tampoco mi cabeza será esclava de mi orgullo. Yolanda la soldada, la comerciante. Porque yo soy la que ni aguarda. Soy el auriga del ardiente carro. La egoísta porque está sola. Que tanta calamidad me satisface, porque mi belleza fundará dinastías. Y entonces será ir con una minuciosidad de devota recogiendo esos minúsculos y dichosos pedacitos de espejo roto que yo soy. Yolanda me hará un hogar paupérrimo entre sus brazos de mundo y así aprenderé la inenarrable alegría de tener casa.

Y entonces vendrá ese postrímero adviento y la verbA se hará carne. Y diré: “Yo soy la de la única estirpe de Adnaloy, la que extenderá sus dedos flamígeros sobre el horizonte, la que bajará y después se despojará de su manto y vestirá un sayal, y luego se reclinará y dará de comer su corazón a las bestias”.]

10 comentarios:

ricardo rojas dijo...

muy interesantes textos, yolanda, me gustaría recibir mas de ellos,
soy de una revista argentina de literatura contemporánea, mi mail es ricardorojas_1999@yahoo.com, un beso ricardo.

Sonia Betancort dijo...

querida yolanda viaje: la que abre las puertas de un poema de azoteas isleñas, te plantas aquí para trazar el mapa de un umbral, de una llave...y tanto me alegra encontrarte, leerte. Un abrazo

Dionisios dijo...

rizoma que me traz a seus cabelos hirtos, prontos para um corte de pensamento penetravel.
evohé

http://dionisios.zip.net/

Raquel dijo...

Hola Yolanda: Soy tu "compañera" de blog Raquel Zarazaga No conocía tu poesía pero intentaré seguirte. Me gusta verla volar fuera de los límites,rozada tan sólo por la mano que busca el verso. Es tu voz hecha de tierra, es fruto, y alimenta a quienes fingimos vivir mientras sobrevivimos.

Hugo Plascencia dijo...

Felicidades Yolanda!!! siempre tan hermosa como creativa. Tus textos son geniales. Y esperamos pronto verte por tierras mexicanas o visitarte por allá. Un beso y un abrazo apretado. Ciau

Jorge Ampuero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mer dijo...

Lo que Dios no sabía
es que era mujer
Lo que la mujer no sabe
es que puede realizar una reprogramación holística del lenguaje
Lo que tú y yo sabemos
es que sólo siendo egoista
llegas a ser holísticamente auténtica
En la fusión, está la clave de la evolución
y fruto de la evolución...nacen las nuevas especies.
Te lo dice una bióloga, desde la inmensidad del mar
Un embrión literario de pocos meses
que se alimenta de delicatessen materno fusionales
como por ejemplo
Tu.
Gracias mamá, por este biberón tan nutritivo.
http://mvilla-mer.blogspot.com/

Georgina Hübner dijo...

Hola Yolanda

Tuve la oportunidad de escucharte, al igual que a Gonzalo Escarpa, en el "XI Festival de Poesía del Mediterráneo" en Mallorca, y me pareciste, sin duda, la revelación de la noche.
Tus poemas me pusieron la piel de gallina, tu tono al recitar me fue increíblemente familiar...
Muchas gracias por dar voz y verso a las que no habitamos en el vedado Parnaso de los de siempre.
Un saludo y que fluyan las letras por siempre.

Frank dijo...

Yolanda: excelente su poesía. Sin estas Afinidades electivas casi imposible dar con poetisas como usted. Es un gusto.

Milos Joaquim Comuall dijo...

Yolanda, su poesía es el oxigeno de un ángel como Usted.

Joaquin Comuall
milos-j.blogspot.com