lunes, 1 de enero de 2007

SERGI PUERTAS




















Mencionado por:
Odón Serón

David Pielfort

Albert García Elena

Menciona a:
Purranki Sandongui
Albert García Elena
Juan Bonilla
David González
Alberto González





Bio-bibliografía

Sergi Puertas (Barcelona, 1971) es autor de los libros de poesía Ángeles cansados
(Ediciones Deabruak, 1999), Tira mis sueños a la calle y la lluvia los hará crecer (Crecida Editorial, 2000) y Sigue buscando, hay miles de premios (Ediciones 4 de Agosto, 2005); de las novelas Porque sí (Ed. Verbigracia, 2004), Subnormal (Ediciones El Cobre, 2005) y Mindundi (Ed. Verbigracia, 2005), y de infinidad de cuentos y poemas que han ido apareciendo a lo largo de los años en antologías, diarios, revistas y publicaciones de la más diversa índole. Fue redactor jefe de la extinta revista El Víbora durante sus últimos tres años de andadura. Actualmente se encuentra en el paro.

http://www.deabruak.com/sergi





Poética


Tiendo a desconfiar de las conjeturas ajenas y ando obsesionado por averiguar cuáles son las mías. Al igual que todos los escritores del mundo, sufro de egocentrismo. No del suficiente, sin embargo, para experimentar satisfacción genuina frente a mis textos. Si logran ustedes arrebañar alguna de las líneas que siguen, mi neurosis menguará y, durante unos instantes, me sentiré razonablemente bien. Cuando se me pase y las neurosis regresen, me amarraré de nuevo el procesador de textos y vuelta otra vez a empezar. Así funciona, así se perpetúa el círculo.




Poemas


DIOS ME DEBE UN DÓLAR

Dios me debe un dólar:

He hecho el payaso
y a los payasos se les paga.

Dios me debe un dólar.

No leí la letra chica.
Nadie mencionó que intervinieran mujeres sin alma.
Percibí pronto que se trataba de un asunto turbio.
Me liaron, eso es todo.

Dios me debe un dólar.

El guión se amañó sobre la marcha.
Los actores lloran y beben bourbon sentados en un rincón.
Un fracaso de taquilla: un solo espectador que ríe desde su butaca.
Fuimos estafados: Le puede pasar a cualquiera

Dios me debe un dólar.

Hice, hicimos, lo que de nosotros se esperaba.
Fue cómico y triste. Fue vergonzoso también.
La organización responde con vaguedades y evasivas.
El espectador se partió el pecho pero a mí no me hace gracia.

Dios me debe un dólar.

¿Tan difícil es de entender?
No quiero el cielo:
Quiero mi dinero.

(Extraído de Tira mis sueños a la calle y la lluvia los hará crecer, Ed. Crecida, 2000)





VALORES (Streamlining Mix - 110 BPM)

Una reposición de Hitchcock en TV
una botella de whisky
y buena conversación:
en definitiva eso eran
mis tardes con Montse.

“He estado pensando y
ya sé cual es tu problema”
me dijo un día.

"Ah, ¿sí?".
Soné cínico
para variar
pero
para variar
Montse lo ignoró.

“Todo se reduce a un problema de valores, vas a ver”
continuó: “Valora de uno a diez
la cosa que más te gusta en el mundo”.

Y pensé:
Pensé en un revolcón espontáneo y animal.
Pensé en lánguidas noches de parloteo y borrachera.
Pensé en momentos gloriosos a los mandos de mi guitarra.

Todo aquello estaba muy bien
pero
de alguna manera
nada parecía demasiado importante
ni lo suficientemente maravilloso.

“Seis”
dije al fin.

“Ahora
valora de uno a diez
la cosa que más odias en el mundo”.

No me paré demasiado a pensar.
"Menos veintisiete"
dije.

"¿Ves?
Ahí radica tu problema: valores”
concluyó Montse.

Era lista, la tal Montse.
Interesante.
Brillante.

Vacié de un trago
mi copa cuatro
mientras contemplaba
a la chica seis
en un mundo menos veintisiete.

(Extraído de Tira mis sueños a la calle y la lluvia los hará crecer, Ed. Crecida, 2000)





FREE AS FUCK (Choose Your Dictator MDMA Remix - 167 BPM)

A decir verdad no puedo mentir:
Al mirar a la gaviota hay quien la cree libre
mas vuela el vuelo servil y vergonzoso
de quien se mueve al dictado del instinto.
También la pelota del niño que rueda calle abajo
achanta y acata en mezquina servidumbre
a diversas gravedades.

Así, es justo que haya decidido yo delegar
en metanfetaminas diletamidas y señoras de buen ver
tras repetidas demostraciones de que
no hay peor dictadura que la que viene impuesta
por los edictos arbitrarios e insondables
de la propia cabeza.

(Extraído de Sigue buscando, hay miles de premios, Ediciones 4 de Agosto, 2005)

5 comentarios:

Hilario Martín dijo...

Me han gustado mucho, sobre todo el último. Ánimo, sigue dándole al procesador de textos.
Que tu círculo no acabe de cerrarse

artú dijo...

le doy a tu poema un ocho en un mundo de siete fijo discontinuo y borracho en un día 3, como siempre, es decir, más que nunca...

artú dijo...

ah, y que mengüe, momentaneámente, tu neurosis, miau...

Basquiat dijo...

he podido seguir desde hace mucho tus poemas pescando por internet, y solo te puedo decir que es de lo más interesante que hay para leer en estos momentos, espero poder seguir leyendo más.
saludos

Ángel L. Montilla Martos dijo...

Pura poesía impura. Enhorabuena.