lunes, 8 de enero de 2007

RAFAEL SARAVIA GONZÁLEZ






















Menionado por:
Nacho Abad

Susana Barragués

Víktor Gómez

Menciona a:
Antonio Gamoneda
Tomás Sánchez Santiago
Raquel Lanseros
Jorge Riechman
Olga Novo
Susana Barragués
Jorge Pascual
Luis Alberto de Cuenca
Eugenio de Nora
Juan Carlos Mestre
José Luis Puerto








Bio-bibliografía

Rafael Saravia González.- Poeta, editor y fotógrafo. Nace en Málaga en el 78 pero viene a León a muy temprana edad. Fundador del Club Cultural Leteo y Ediciones Leteo. En el ámbito literario, ha colaborado con diversas publicaciones nacionales e internacionales así como en recitales y páginas web. Tiene publicado el libro de poemas “Pequeñas conversaciones de rojo” y participa en las antologías “Novilunio” y “Petit Comité”. En el ámbito fotográfico ha desarrollado dos exposiciones individuales “Nos queda la memoria” y en el Varsovia “Ramblas” y otras cuatro colectivas “No tan mayor”, “Arrabalescos”, “Aleteos del camino” y “Estupor y Temblores” ésta última junto a Chema Madoz entre otros.
Recientemente ha publicado "Desprovisto de esencias" (Ed. Renacimiento, 2008).

http://www.rafaelsaravia.es/


Poética

Generar conciencia... o por lo menos no olvidar la propia, ese es el camino de la poesía; si bien no entiendo la confrontación entre estetas y concienciados, veo un oprobio desvincular el poema del poeta, y el poeta del mundo que revierte su ración de sueño y realidad. Coincido con Groh en definir (si acaso se puede) no la poesía, sino “mi” poesía como la capacidad de observación y de descubrimiento de cualquier cosa. Man Ray dijo en su día que hay cinco minutos memorables en cada película, hay que saberlos encontrar; ahí ando, buscando los cinco minutos de cada día.











Poemas






I

Sabemos de los otros
por que así nos llaman.
Secamos a mano nuestras bondades,
las pulimos y engastamos
y así, tan dispuestos de instantes,
nos volvemos apacibles, apetecibles,
sortilegio de nosotros y nuestros percances


II

Quizás suponga una conversación erudita
o todo lo contrario,
el caso es que en medio de grandes invernaderos
a una niña se le ocurrió un castillo de naipes.


III

Lo de nuestros cuerpos
era y sigue siendo una excepción.
Yo pienso que nunca fueron nuestros,
eran de noche y de nadie, amables.
Sólo se acicalaban para besarse
a tientas de todo;
el resto, eran discordias entre imanes.


ESPERANZA

Estaremos…
sabremos mantenernos desprovistos de esencias,
tornar como nunca a la piedad descrita en nuestros actos;
sabremos, tan humildes como quisimos ser antaño,
soñar arcanos celestes,
ciertas luces unidas a un mismo propósito.

No sabremos de destinos,
habrá pasos distantes, lejanos…
habrá presagios de encantos
y seguiremos sin plaza donde poder celebrar lo andado.

Ganaremos tiempo y se rasgarán los rostros.
Buscaremos brazos que prolonguen los nuestros,
abrazos que nos lleven más allá del desconcierto.

El consuelo esta en la lentitud del desahogo,
nuestra angustia:
la fragilidad de la amistad.



IV

No sabremos devorarnos sin jardines,
estrellas mironas, reliquias urbanas,
indecencias públicas
o algún que otro transeúnte.
Somos dos pacientes sin sol,
ansiosos de luz caliente y amables de espacios.
Sólo nos batiremos en lugares de viento,
en profundas sociedades...
No sabremos, a estas alturas,
amarnos de uno en uno,
a oscuras, íntimos y en silencio.





Lingua Plicata

Hay espacios por conjugar...

Somos antesala de nuestros deseos,
de nuestras predicciones más lastimeras y fúnebres.
antes de cualquier intento
ciertos hostales nos aguardaron,
nos convidaron al roce,
a unos labios hambrientos de pecado juvenil,
canal indeterminado,
prefacio de oquedades mejores.

Pero eras lengua y verbo...

Accésit de trapecista sobre mi incertidumbre.
Eras alimento sano y fresco,
Estímulo imbatible,
Hilaridad de mis sentidos bajos.

En estas ganas contenidas....

Ya poco importa el decoro,
poco importa ya la arrogancia venida a menos...
importa tu plica, tu escondite a mi alcance,
tus ganas y mis ganas si aún pueden encontrarse.

7 comentarios:

Nacho Escuín dijo...

Rafa, es un placer leerte.
Un fuerte abrazo

F.A.S.C dijo...

Rafael,

Con curiosidad he leído esta breve reseña sobre ti, y tus poemas.
En Chile, otro Saravia, tambien escribe poesía.

Ángel Cobo dijo...

Me ha sorprendido gratamente lo que he conocido de tí a través del blog y por supuesto el pedacito de tu obra. Te deseo lo mejor y el mayor de los éxitos. Un amigo de León.

Raquel dijo...

Nunca he creído en los ángeles. Pero haberlos haylos. Solamente un ángel es capaz de transformar lo invisible en pura belleza. Sigue mimando las palabras, poeta. Leerte es y seguirá siendo siempre un lujo celestial.

Selène

Duenda. dijo...

Dejáis unas resacas emocionales bastante considerables. Agujetas en los ojos, en las manos, en las entrañas durante unos días. Y no se van con agua azucarada. Gracias por tu poesía y por tu abrazo. Un lujo estos días. Nos veremos muy pronto. Dentro de un centenar de kilómetros.

d.

NormanJean dijo...

Por fin...llego tarde pero llego, que es lo que importa. Gracias por abrir(me) los ojos, estoy deseando hacer ese intercambio, sólo dime adonde debo mandar mi parte. Fue un auténtico placer que espero quede en nada dentro de poco.
Un saludo.
Ángel (norman.jean@hotmail.com)

Sandra Gonzalez dijo...

ES UN PLACER LEER TUS POEMAS.
ESTOY MUY ORGULLOSA DE TI, PERO AUN HAY UN HUECO EN UNA PARED DE MI SALON QUE ESPERA POR UNA FOTOGRAFIA TUYA QUE ME PROMETISTE.
TE QUIERO MUCHO PEQUE
DESDE MALAGA