sábado, 6 de enero de 2007

PABLO GARCÍA CASADO
















Mencionado por:
Vicente Luis Mora
Mercedes Díaz Villarías
Marco Antonio Raya
Javier Esteban Gayo
Ángel Gómez Espada
Eduardo García
Pablo López Carballo
Nacho Montoto
Áreo Lórima
Isabel Rodríguez
Francisco Cenamor
Jorge Barco
Rafael Calero Palma
Jorge Díaz
Adolfo Cueto
Sofía F. Castañón
Alberto Tesán
Alba González Sanz
Carmen Valladolid
José María Cumbreño
J. Ricart
Joaquín Piqueras
Antonio J. Sánchez
Eduardo Boix
José Manuel Gallardo Parga
Mertxe Manso
Ángel Cerviño
Javier Cánaves
Sara Herrera Peralta
M. Cinta Montagut
María González
José Alberto Arias Pereira
Víctor Peña Dacosta
Paz Cornejo
Annalisa Marí Pegrum
José García Obrero

Menciona a:
Mercedes Díaz Villarías
Diego Doncel
Antonio Luis Ginés
Alberto Tesán
Cristina Morano


Bio-bibliografía

Pablo García Casado nació en Córdoba el 13 de mayo de 1972. Ha publicado Las afueras (DVD Ediciones, Barcelona, 1997), por el que fue I Premio Ojo Crítico de RNE 1997 y finalista del Premio Nacional de Poesía de ese año, y El mapa de América (DVD Ediciones, Barcelona, 2001). Ha sido incluido en diversas antologías de poesía española y traducido a diversos idiomas.







Aproximaciones / posibilidades

1.- Punto de vista. La posibilidad del juego de perspectivas, la debilidad de la lírica convencional, la poliedria y disolución del yo.
2.- Fusión de Géneros. La inmersión en territorios de frontera, narrativa, artículo, informe. Procedimientos no versales del poema.
3.- Otros ritmos. Cadencias rítmicas no homologables con la cadencia castellana. Investigaciones en sonidos no eufónicos. Ritmo visual.
4.- El poema como fragmento. Secuencia invertebrada de realidad. El arte está en la sección.
5.- Exactitud. Fidelidad del dato, una fisiología del objeto comprendido en sí mismo.
6.- Pensar a partir de los objetos.
7.- La emoción objetiva. Posibilidad de emoción sin acudir necesariamente a estructuras dramáticas.
8.- Otras palabras. Absorción de elementos propios del lenguaje técnico (publicitario, médico, forense...). Vida más allá del nenúfar.
9.- Otras tradiciones. La española no es la única e irrepetible. El siglo XX en Europa y América. Vida más allá de los pirineos.
10.- Amistad. O si no es posible, respeto por el otro, una amplitud de miras.






Poemas


SUMTER, SC

barrenderos policías gente que entra de guardia
el sol abriéndose paso entre las hojas de los árboles
la ventana está abierta los primeros sonidos

se mezclan con las últimas palabras nos besamos con dolor
porque es dolor ese golpe de ternura en el estómago
no la pasión no el abandono no el portazo la nota escueta

al lado del teléfono duele más

ese vas a llegar tarde ese ¿quieres desayunar? en unos labios
que pronto serán una fecha una cifra un lugar en el mapa

(de EL MAPA DE AMÉRICA)





PADRE

en el ford por carreteras del norte
viajando junto a sara mi hija de ocho años
frías estaciones de servicio largos cafés con cristaleras

donde ella sopla una y otra vez las velas de una tarta

la veo crecer perdiéndose entre las mesas hablando con desconocidos
quedándose más tarde de las ocho luego de las diez luego de las doce
y yo buscándola en mac donalds hospitales comisarías
y ella gritando de rabia por qué te follaste a mamá

cabrón hijo de puta

demasiado cobarde
para buscar casa pagar impuestos un día detuve el coche
en mitad de la nieve puse el volante entre sus manos

saqué mi equipaje y mis pocas pertenencias
y ella se alejó en mi ford

(de EL MAPA DE AMÉRICA)





VIDAS FRAGMENTADAS

El once de marzo Abel cumplía 27 años. Era mecánico de ascensores y tocaba la guitarra y el djambé. Cristina cuidaba enfermos a domicilio, estaba pagando las letras de un piso de nueva construcción. A Óscar le gustaba preparar tartas de chocolate con la receta de su abuela. Nicoleta quería montar una pizzería. Alicia trabajaba como limpiadora. Nos pegaba dos gritos, pero luego se echaba a reír, dice Gema, su hija. Andryan y Kalina iban a casarse. Fueron enterrados juntos, vestidos con su traje nupcial. Vicente trabajaba en una consultora. Era socio del Atleta y se sabía de memoria el callejero de Madrid. Anabel era maestra en una escuela infantil. Le encantaban las violetas y los boleros. Loli estaba preparando un viaje a una casa rural de Teruel y quería irse a vivir con su novio. Carlos trabajaba en Repsol. Era químico y había jugado a fútbol americano. José Luis quería ser actor. María quería anunciar su embarazo en la boda de una amiga. Pilar trabajaba en Telefónica y escribía una novela, Pasión Virtual. Le encantaba jugar al mus. Florencio era un hombre dulce y apasionado del Real Madrid. Su viuda, Concha, aún se asoma a la ventana creyendo que va a regresar.


(inédito)

6 comentarios:

nohaypoema dijo...

me gustan mucho los poemas de pablo garcía, felicidades

anabel dijo...

No te lo vas a creer, Pablo, pero hace varios años leí poemas tuyos de manos de tu tío Pedro, compañero de fatigas, en Marinaleda. Me encantaron. Ahora soy yo la que se los leo alguna vez a mis alumnos. Has superado su prueba...para los míos la más implacable

BALBON dijo...

pablo siempre me ha entusiasmado y cuando el grupo tetro-poetico-visual hicimos la obra todas las noches del mundo, grupo 4habitacioes subimos poemas de él al escenario...

ahora ha sacado un nuevo libro en dvd. titulado dinero, lo estoy esperando, pero ya se sabe el correo es como el amor, lento, muy lento...

BALBON dijo...

pablo es muy grande... una vez le subimos al escenario, aún sigue allí arriba atravesando las vastas extensiones en su ford, buscando al fondo el mar...

elefante rosa fanzine dijo...

perdona, tal vez debimos avisar con antelacion, xo hice una pequeña performance con tu poema de las afueras quedice "has llamado al...todo el silencio del mundo puedesdecir lo que quieras" algo como eso.
gracias fue un minuto de performance, linda y homenaje a tu gran obra
alma aguado.del colectivo elefante rosa fanzine(granada) y del arañados signos, versatil.es(valladolid)

Hache dijo...

Pablo, eres uno de los grandes. He vuelto a releer "Las afueras" y sigue igual de fresco. Enhorabuena. ¿Para cuándo el próximo?


Un saludo,

Ernesto

http://ernestofilardi.wordpress.com