miércoles, 31 de enero de 2007

MARÍA J. DE LA VEGA



















Mencionada por:
Santiago Gómez Valverde
Inmaculada Luna


Menciona a:
Marisa Vaquero
Ezequías Blanco
Félix Jiménez
Santiago Gómez Valverde
Inmaculada Luna




Bio-bibliografía

Nací en Madrid en 1953. En Leganés, donde vivo, he conducido durante varios años los talleres literarios. Pese a mis inicios ( En 1980, recibí el primer premio de novela corta “José de Churriguera” convocado por el Ayuntamiento de Leganés) hasta hace poco he tenido vocación de escritora desconocida. Así que poca cosa: he sido antotologada en el libro “El Poeta y su Ciudad”, de Julia Barella, (1991), publiqué en algunas revistas que no conservo y en el año 2005 , una conjura amistosa hizo que se publicara mi libro de poemas “A Este Lado del Tiempo”, (Edit. Exlibris). Los demás son inéditos. Eso sí, desde 1992, publico en la revista vecinal “Pedimos la Palabra”, una sección de opinión contra el pensamiento único.



Poética

Dentro de mí: La poesía como arma para disparar al corazón y a la cabeza al mismo tiempo. La metáfora como única forma de decir lo que no puede, de otro modo, ser dicho, y, más perentorio, lo que no se sabe decir de otra manera. La palabra poética para rescatar a quienes nadie mira, lo que apenas se ve. Para sabernos y para saber. A veces envidia de la fotografía que lo enseña todo, siempre, la necesidad y la aspereza de la lucha por decir con exactitud lo que es tal y como es y de ninguna otra manera.




Poemas


Todavía recuerdas esas viejas maletas,
las viste en el altillo
que tu abuela ordenaba
o las llevó a tu casa aquel invierno.

O en el cine,
maletas de estación en blanco y negro
evocando un viaje
o dando testimonio
del tránsito y la espera.

Y esta noche al pasar,
rotas y abiertas
en el contenedor de la basura,
enredadas
entre cajas y ropas;
última escena de una historia
que nadie va a contarte.

( de A Este Lado del Tiempo, Madrid 2005, Edit. Exlibris)





En cuál de todos estos
lugares destrozados
queda tu corazón,
sobre qué luces,
debajo de qué escombros
y qué viga sostiene
la pared imposible
de tus sueños.

Y este rincón abandonado
que la tarde ilumina,
fue tu patria,
tu casa,
tu destino.

( de Tierra, inédito)




Un hombre en el desierto.
Un hombre
caminando sin alma
de tanto comenzar
desde el fracaso.

Un hombre que no puede
volver como vencido
ni atravesar la línea
hacia el futuro.
Un hombre.
Fijos los ojos negros, negra
la piel sobre su cuerpo.
Un hombre.

Un hombre abandonado
de su dios y los hombres.
Un hombre
sobre la arena clara del desierto.

Abril 2006.
Expulsados. Marruecos, frontera con Argel, Otoño del 2005.

No hay comentarios: