viernes, 19 de enero de 2007

JOAN MASIP













Mencionado por:
Isabel Bono
Begoña Paz


Menciona a:
Isabel Bono
Iker Biguri
Purranki Sandongui
Joan Miquel Oliver




(algo como de biografía)

De pequeño quise ser ladrón y de mayor improductivo. A todo esto: estudié medicina. Ahora no soy exactamente ninguna de las tres cosas. Por suerte tengo bastante de las dos primeras, y casi nada de la última. Ya solo quiero llegar a muy viejo, hasta que la gente se aburra de verme. Y divertirme en el camino. Sobre todo divertirme en el camino. He escrito cosas. Los cotillas las encontrarán en Monográfico de Burgos, los Cuadernos del matemático de Getafe, la extinta Género de Bilbao, la Papelera de Logroño y en Comida china y subfusiles, de la colección monosabio de Málaga. O pueden probar suerte en el google, que todo lo sabe.




(algo como de poética)

Escribo lo que me apetece, cuando me apetece y sólo porque me apetece. Escribo como quien se tira pedos. Lo que escribo no me pertenece más que el metano expelido. Solo soy un medio de producción. No creo en la propiedad privada, ni en la propiedad intelectual, ni en el intelecto siquiera. El concepto de autor me da risa, el concepto de obra me da risa. Creo en balones botando de cabeza en cabeza y cosas por el estilo.






Poemas


(buenas noticias)

nada de árboles
hijos
o libros

lo que soy
no permanece

*

(utiliza las cosas que te rodean)
subió en las afueras de barcelona
llevaba el pelo recogido
y un tatuaje de helechos
enlos pies

se sentó a mi lado

me pidió un bolígrafo
pero yo
no
escribo

algún otro se lo prestó

sacó de su bolsa un papel
y escribió todo el camino

de repente se paraba
miraba nerviosa el techo
del vagón el
mar sus
dedos
sus helechos

alguna cosa más allá del fin
del
mundo o
mas acá de
las pupilas
más negras
de esa
tarde

miré al mar por la ventana
leí versos
de carver
miré de soslayo
su letra apresurada

tenía miedo
de los hombres
de los hombres que la desprecian de
no poder estar con ninguno

y se acordaba
de
cristophe

miraba el paisaje

olas de
verano
y
jamás ya
ningún
puerto

tenía miedo de los sueños
tenía miedo de ser como es

debo practicar más la meditación
decía
soñar más con árboles

empapar
en la tormenta
los helechos
de
mis
pies

*

(askildsen)

Cuando saliste de la casa recuperé el aliento. Me habías estado observando todo el tiempo, mientras yo parecía ajeno a todo. No fue así. Lo más que pude hacer era ofrecerte una versión aproximada de mí mismo. De lo que soy cuando no miras. Si pasara más tiempo contigo todo sería más fácil. Previsible. Repetición despreocupada de mis ritos, de mis gestos.

4 comentarios:

alpha dijo...

me gustaron, saludos

F dijo...

me gusta cómo lo escribes y cómo lo entiendes, porque es así como lo pienso: escribir es tirarte un pedo, algo que te apetece y de consecuencias imprevisibles

un abrazo

alma dijo...

me gustó sobretodo la poética
dónde te hacemos llegar un elefante rosa fanzine?
conmigomecito@hotmail.com

Sora Sans dijo...

(no he sido yo, ha sido el elefante blanco)

Lo ju ro