viernes, 19 de enero de 2007

ENRIQUE TOMÁS







Mencionado por:
Mª Ángeles Chavarría

Menciona a:
Ángel González
Vicente Gallego
María Ángeles Chavarría
Miguel Romaguera
Marcos Ávila Arias






Bio-bibliografía
ENRIQUE TOMÁS, Valencia, 1962. Licenciado en Derecho, Filología Hispánica y Anglogermánica. Ha publicado un libro de poemas, Espejos (1992, Ediciones Ojuebuey), así como participado en publicaciones colectivas de poesía como Almario de palabras (Barcelona, 1999) y Antología de poetas valencianos de los noventa (Valencia, 1999), Instituto de Estudios Modernistas. En narrativa, ha sido Accesit del Premio Jaén de Relatos (1995); ha publicado la novela El fotógrafo (La Coruña, 2005, Editorial InÉditor), finalista de los Premios de la Crítica Literaria Valenciana 2006. Asimismo, ha obtenido el Premio “Clarín” de cuentos, de 2006, concedido por la Asociación de Escritores y Artistas Españoles.








Poética


Escribir no es llorar, y perdóneme Larra desde su tumba. Escribir es reír, es vivir para ser; es vivir para entender por qué vivimos. Golpe a golpe, verso a verso, como el aire que exigimos trece veces por minuto... La poesía que nos removió interiormente, esas palabras que son sangre y savia, aire y luz, necesarias para vivir, para entender la magia de cada instante. Algún día pasamos de leer a escribir, de ser vistos a ver y empezamos a re-escribirnos, a revivir de alguna forma. Seguramente, seguiré sin entender nada con la literatura, pero quizás algún día, un desconocido amigo, un lector sin rostro, comparta mis dudas. A lo mejor, como decía García Lorca, escribo también para que me quieran. Mientras no lleguen a odiarme. En fin, por lo menos estoy seguro de que escribir no es llorar. Incluso aunque no te lea nadie. Sería demasiado triste.








Poemas








De ESPEJOS (1992)



OJOS

De pronto, me hallo ante el espejo
Hundido en mis ojos
Me miran y me sorprendo
De su mirar tan extraño

Son sólo dos mundos
Inhóspitos
Extraviados de sus órbitas
Vagando por siempre a la deriva
En busca de una galaxia hospitalaria

Ellos carecen de respuestas
Y sólo hacen preguntas y preguntas
Se clavan, atravesando los reflejos
Penetrando más allá de lo visible
En los espacios repetidos
Fatalmente por las luces

No puedo soportar su impertinencia
Ni el negro aguijón de sus pupilas
Y me acosa el inquietante
Brillo despavorido de sus córneas

Si sólo soy un hálito de vida
Una piedra envuelta en carne
Un corazón desierto y un pensamiento esclavo
Silencio sordo y eco de otras voces
Si solamente miro sin ver realmente
Y me convierto en otro
Más allá de los reflejos
Si todos los enojos y reproches
Y todas las palabras y sus llantos
Como ríos caudalosos se desbordan
Y se arrojan como lanzas las miradas
Hasta herir las conciencias

Si no puedo escapar de vuestra cárcel
Y me hundo en el deseo de otros ojos ausentes
Ojos sedientos de verdad
Dejad ya de acosarme y perseguirme

Ojos abiertos siempre a la derrota
Testigos impasibles del ciego desamor
Ojos abiertos siempre hacia el espejo
Dejad ya de mirarme, por favor.










De ALMARIO DE PALABRAS (1999)

LO QUE YO QUIERO
Yo no quiero dejar sólo la huella
De arena y mar que escribe la resaca
Ni ser fugaz rumor entre las ramas
Visita veloz de aire en tu arboleda.

Yo quiero ser de tu río la piedra
De tu torrente, la corriente brava
De tu mañana, quiero ser escarcha
Y de tu viento el norte y la veleta.

Yo quiero aquí, impresa dejar mi alma
Escrita en tu cuerpo y sus rincones
Yo quiero de tu vientre hacer mi casa

Hasta abarcar tu gozo y tus dolores
Quiero poblar tu risa y tu mirada
Hasta morder las letras de tu nombre.









De CUANDO ESTÉ TODO DICHO (Inédito, 2002)

PARTE METEREOLÓGICO

Se avecinan tormentas por tu norte
Y es posible que antes del mediodía
descargue una potente borrasca
en el centro geográfico de tu casa.
Se teme que lloverá copiosamente
en el trabajo.
Caerán las hojas del calendario
bajo un tenaz viento de levante.
Hacia la media tarde se espera algún claro
Un amigo tal vez proponga
una escapada al cine
y es posible que aún brille el sol a intervalos
si no se cruza alguna llamada impertinente
de alguna vieja amante, un tanto rencorosa.

Fuertes vientos arreciarán con la tarde
Las páginas de tu agenda se agitarán por completo
cuando desesperado acudas a su abrigo
y busques quien te ofrezca su mano.
Se anuncian nuevas ráfagas de soledad
azotando el norte de tu alcoba en la noche
Y avisan que podría ser peligroso
asomarse al espejo, por si acaso
Puede, de todas formas, hacer más frío
en el sur de tu casa.
La luna saldrá a la hora de siempre.
Y es casi seguro que estarás
completamente helado para entonces.

1 comentario:

Maruxa Duart dijo...

Buenos poemas..!! Cuidado con las amantes..!! Je, je. Un abrazo.