viernes, 26 de enero de 2007

DIEGO VAYA

















Mencionado por:
José Daniel García
Nacho Montoto
Áreo Lórima
Ángel Padilla
Juan Vico
Juan Manuel Macías
Iván Vergara
Javier Gato
Saray Pavón
Alejandro Lérida
Manuel Gahete

Menciona a:
Adrián González da Costa
Blanca Andreu
Isaac Páez
Jaime Galbarro
Manuel Moya
Daniel Lebrato
Manuel Gahete
Joan de la Vega
Ángel Padilla
Gonzalo Escarpa
Manuel González Mairena
Juan Vico
José Antonio Gómez-Coronado



Bio-Biobibliografía

Diego Vaya (Sevilla, 1980). Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla. Ha coordinado el Ciclo de Lecturas Poéticas de la Facultad de Filología, así como varias colecciones de libros de poesía y narrativa, editadas por el Aula de Cultura de la mencionada Facultad. Ha colaborado con reseñas y poemas en diversos medios culturales. Participó en 9 (El Sobrehilado, Sevilla, 2003). Ha publicado los poemarios Las sombras del agua (Editorial Alhulia, Granada, 2005) y Un canto a ras de tierra (La Garúa, Barcelona, 2006), con el que obtuvo el I Premio de Poesía Joven La Garúa.




Poética

Últimamente estoy muy interesado en tres aspectos del lenguaje poético. Otra cosa muy distinta es llevarlos a la práctica con efectividad. El primer aspecto está relacionado con el discurso dentro del discurso: reflejar la distinción entre el fluir de la conciencia y la escritura, entre lo que no digo y lo que llego a decir. El segundo es la exploración de las posibilidades sintácticas. No me refiero al empleo del hipérbaton por cuestiones de métrica o rima. Esta exploración está dirigida a ganar en expresión poética a través del orden de sus palabras. El tercer aspecto es el intento –al menos el intento- de elaborar un lenguaje sintético, dicho de otra manera, un lenguaje poético que acumule significatividad y que se adapte naturalmente a lo que quiero expresar. En este proceso intervienen neologismos formados por la unión de dos palabras, calambures, paranomasias, elipsis o cortes en el discurso.






Poemas


Detrás de los espejos me he oído llorar Oh padre me pregunto por tu rostro Si soy parte de ti también seré ausencia como tú He buscado en el fondo del espejo allí precisamente donde el azogue se me vuelve azote en la raíz helada de la separación Nosotros tú que no nos conocemos y nos hemos dejado hablando solos

Detrás de los espejos me he oído llorar deshojando el reflejo de mi cuerpo en miles de cuchillos que te nombran (Yo sé que lo partiste tú lo sé y si hubieses estado cuando se hizo añicos sabrías cuánto duele estar clavado al barro)

Con aquellos cristales he escrito esta historia la sangre los pegó y ahora sí y ahora sí que puedo saber lo que me pasa Me ha costado traerte en cada herida y al fin que vaya vaya mercurio por mis venas desangrarme y que ahí estuvieses tú tan cerca y estuvieses a la vez tan lejos Qué otra cosa podía hacer oh padre sino buscar tu filo tus clavos y tu púa Qué otra cosa podía ser oh puadre


De Un canto a ras de tierra (La Garúa, 2006)




***




La noche era un temblor una respiración de ciervo malherido

Esperaste en las aguas Siempre fueron las fuentes un canto subjuntivo para el alma la dicha de sentirnos reflejados en la profundidad limpia del cielo la luz que en una gota permanece como permanecemos unidos y desnudos en la noche en la furtiva floración de un sueño

Esperaste en las aguas La sed entonces tuvo rostro


De Un canto a ras de tierra (La Garúa, 2006)




***


El poeta habla de su circuncisión


Despídete, prepucio de este pene
Al que oprimías con rigor tan grande;
Tú, frenillo, despídete del glande:
Ya no serás el que su ascenso frene.

Por fin en libertad, nada retiene
Mi miembro y toda su potencia expande;
Antes pene apenado, que ahora blande
Su alegría y glorioso la sostiene.

¡Oh pene circunciso y liberado,
Hecho para el disfrute y el gozar
Colectivo, y también particular!

¡Pene dichoso, pene sonriente,
Como rey hace poco coronado,
Alzando sin temor tu augusta frente!

Publicado en Homenaje a las fiesta del soneto (Ateneo de Sevilla, 2006)

3 comentarios:

juan andres dijo...

amigo,
soy juan andrés garcía román,
son bellos tus poemas,
¿serías tan amable de dejarme tu dirección postal escribiéndome a juanandresgarciaroman@gmail.com?
te lo agradecería.
enhorabuena y un abrazo
juanan

Alejandro Lérida dijo...

Pedazo de soneto ereccional. Enhorabuena, Diego.

Abarrotes "La macarena" dijo...

ouch, ouch, sobre todo por el último, saludos desde méxico