jueves, 11 de enero de 2007

DANIEL RABANAQUE


















Mencionado por:
David Eloy Rodríguez
Pilar Fraile Amador

Laura Casielles


Menciona a:
Domingo López
Miriam Reyes
Pilar Fraile Amador

Rocío Hernández Triano

Luis Melgarejo
Gregorio Andrés Echeverría




Bibliografía

Daniel Rabanaque (Zaragoza, 1976) se ha dedicado, tras una licenciatura en Historia del Arte más un puñao de empleos basura, a la gestión de actividades culturales, al diseño y mantenimiento de páginas web y a distintas cuestiones técnicas en relación con la producción audiovisual y artística, tanto en España como en Portugal e Italia. Ha realizado, en solitario o con el colectivo zombra (www.zombraweb.com), algunos cortometrajes y piezas para diferentes exposiciones. Actualmente, desarrolla http://www.e-migre.org/




¿Poética?

Si escribo, poeta; el resto del tiempo un simple mortal




Poemas


de la satisfacción de algunos enanos con su estatura moral

las diez en los campanarios vivos de esta ciudad:
los reclutas, de permiso,
ya estarán dando palizas,
reventando las basuras,
buscando algún chino abierto…
tengo que encoger los hombros
para no echarme a llorar cuando me acuerdo
y decir que no me importa

que al muchacho le decían
desgraciado hijo de puta
pero a mí me miraba y sonreía
para empezar los insultos
y después bofetadas
puñaladas
nos llevamos por delante, yo entre ellos,
diecisiete primaveras porque sí







frutas escarchadas

En mis tiempos de colegio
los campos comenzaban detrás de la valla
a la salida doce

eran tiempos de los yonkis de heroína
por los descampados
limones y más limones
y la sangre en los labios
de tanto como los chicos nos peleábamos


En los tiempos de la infancia
cuando se forjan los seres mitológicos
yo buscaba entre chatarras de la cientoveintisiete
con las manos escarchadas
frutas amarillas





:: ::

estoy aquí
no te pierdas
dame la mano

como si alguien te viniera a buscar
a la salida del cole




los corazones scrtos


reclamo las armas sin filo que cargas encima
tu amor y tus sueños, tu calma, tu risa
convoco tu olor preferido
las caricias que no se olvidaron
la blancura de tu anhelo puesto al sol

invoco a la esperanza que te esponja
al fuego que te arrebata
al ánimo que te alimenta
a aquello que ves si cierras los ojos

te pido la magia del gesto diario que nunca tenemos en cuenta
clamo por el rubor acuático que te estremece
por la doble luna que te ilumina
por la imposible ternura
en la que te sueles mecer

reclamo también tu cara'ntre las nubes
la firmeza en el pulso de hacer carantoñas
tu dulce regazo, tu cielo más limpio
el tacto feliz que anida tu cuerpo
la fuente remota de tu corazón
+ scrto



(que
sea lo que tú eres
ese estar sin hacer nada
premeditado o forzado)

((que mal que te vaya camines
silbes algo))

2 comentarios:

Javier López Clemente dijo...

- En la ciudad dónde fui recluta no había campanarios, sólo unos tipos esmirriados con bigotitos de Lionel Richie
- Una vez fui un desgraciado hijo de puta, total, porque me ligaba a las chicas de su barrio. Me dieron una paliza y tú, poeta, te reías, ahora lo se.
- Tras la valla de mi colegio no había yonkis. Recuerdo una gramola en la que sonaban rumbas y rancheras... pero entonces el colegio ya no era mío.
- Propósito para este año: Gestos diarios cargados de amor.

Salu2 Córneos

meritxell dijo...

la tierra y tu me haceis latir el corazon...es eso lo que...?