domingo, 24 de diciembre de 2006

VICENTE LUIS MORA



















Mencionado por:
Ernesto García López
Eduardo García
Pablo López Carballo
Nacho Montoto
Áreo Lórima
Rosario Villajos
Francisco Ruiz Noguera
Javier Moreno
Ángela Jiménez
Javier Vázquez Losada
Jesús Aparicio
Francisco Gálvez
Sergio C. Fanjul
José María Cumbreño
J. Ricart
José Manuel Gallardo Parga
Raúl Alonso
M. Cinta Montagut
José María Piñeiro
Rubén Darío Fernández

Menciona a:
Pablo García Casado
Diego Doncel
José Daniel García
Jorge Riechmann
Jesús Aguado
Concha García
Eduardo García
Jordi Doce
Mariano Peyrou
Álvaro García
Antonio Méndez Rubio
José Ángel Cilleruelo
Edgardo Dobry
Eduardo Moga
Ada Salas
Antonio Lucas
Melchor López
Francisco León
Javier Moreno
Sandra Santana
Agustín Fernández Mallo
Amalia Iglesias Serna




Bio-bibliografía

Vicente Luis Mora (Córdoba, 1970) es autor del libro de relatos Subterráneos (DVD, 2006), la novela Circular (Plurabelle, 2003), los ensayos Singularidades. Ética y poética de la literatura española actual (Bartleby, 2006) y Pangea. Internet, blogs y comunicación en un mundo nuevo (Fundación Lara, 2006), y los poemarios Texto refundido de la ley del sueño (1999), Mester de cibervía (Pre-Textos, 2000), Nova (Pre-Textos, 2003), Autobiografía. Novela de terror (Universidad de Sevilla, 2003) y Construcción (Pre-Textos, 2005). Ejerce la crítica en marcha en su blog Diario de Lecturas (www.vicenteluismora.com), y es crítico de diversas revistas.



Poética
La clave es el kevlar. Otras manifestaciones: la madera de boj, el bambú, la encía que según el sabio zen se mantiene más duradera que los dientes. Lo blando como símbolo de la permanencia. El simple tejido del kevlar consigue una resistencia ante las balas que no tendría una pesada plancha de acero. Puede portarse. Se adapta al cuerpo. Lo protege y calienta. Señala al individuo amenazado. La constitución del junco oriental, la madera del boj, el chaleco antibalas, la caña de bambú que resiste a los huracanes: formas de lenguaje. Nos enseñan que la mejor dinámica constructiva es la que busca los puntos de torsión. Indican que quebrar no es destruir. Los dobleces que sufre el boj para insertarse junto a las otras palabras, quiero decir ramas; la hilatura sin resquicios del kevlar, son poéticas constructivas. Apreciar lo duradero en lo quebrado, pero aún vivo, reconocible como tal. En ésas escribo. Así me va.



Poemas


1

mis ojos me hacen falta para verte
los ojos de más lejos para estar
en todos los lugares y los ojos
cercanos para verte por los poros
y manos muchas manos para hendirlas
en cada curvatura de tu carne
y oídos para olerte y más olfato
para escuchar tu olor y tus latidos
que dan mis horas como las campanas
en esta plenitud me sobra todo
pero quizá no quiera tener nada
a lo mejor es más tener lo menos
lo mínimo esencial para notarte
ser mudo para hablarte con los ojos
ser sordo para oírte con los labios
ser ciego para verte con las manos

porque el amor diluye cordilleras
porque atropella ciervos con los ojos
porque traspasa puertas como el aire
porque corrompe la decrepitud
porque ensimisma peces
porque construye lágrimas en curva
porque hace lapislázuli el silencio
y dota de alma a las macromoléculas
como el vencejo muere al tocar tierra
y como la galaxia tiende al rojo
porque el amor no busca sino encuentra
porque amartela garras
porque abanica el cielo con montañas
porque el amor acorta carreteras
porque balbuce ráfagas de nubes
porque es visible dentro de lo negro
porque abre mariposas congeladas
porque es bajel de máquina sintiente
porque separa el hueso de la carne
porque separa el hueso de la médula
porque aturulla manos murmurando
porque adormece pájaros en vuelo
porque distingue el agua de la espuma
porque detiene tigres en el salto
porque ha desintegrado las tinieblas
en el acero azul de la luz dulce
que vuelve soles cántaros de noches

De Construcción (Pre-Textos, 2005, fragmento)




2

PALABRAS PARA NOELIA


Como el orden del río que se entiende
tan sólo si se está dentro del agua
hay que sentirse inmerso en el planeta
calado de existencia hasta los huesos
hay que palpar las carnes y las piedras
y sumergirse lento en las miradas

hay que comer la tierra de la fruta
mirar tu sombra sobre cada olivo
paladear el gusto del maizal

hay que sentir que todo está en el todo
que somos infinitos que tu mano
existe para estar sobre la mía
la higuera para dar sombra a los dos
las nubes para dar sombra a la higuera

y comprender
que todo lo que muere se transforma
pero lo que se mata se destruye
que no hay campo con dueño que la lluvia
también riega tus ganas de estar sola
conmigo como riega los naranjos

que existe algo común que nos respira
y nos insufla vida y nos mantiene
unidos como parte de una sola
raíz tan comunal que como el orden
del trigo se ve sólo desde el aire

De Nova (Pre-Textos, 2003)





3

Tantas horas delante de las teclas
que dudo ya de cuándo estoy despierto
en sueños la navego naufragando
en datos estadísticas sistemas
anuncios fotos discos grabaciones
el mundo se recicla y se comprime
Dios es el chip que vela por la Vía
el opio del planeta panacea
para el dolor pensante de cabeza
teniéndote Internet nada es preciso
las drogas no hacen falta para qué
si ya no hay realidad de que escapar

De Mester de cibervía (Pre-Textos, 2000)

1 comentario:

Cristian Perelló dijo...

Muy bueno. Se me antoja muy adecuado para tu poesía la ausencia de puntos y comas.