miércoles, 27 de diciembre de 2006

SANTIAGO GÓMEZ VALVERDE


















Mencionado por:
Inmaculada Luna
Rubén Romero Sánchez
Matías Muñoz
María J. de la Vega
Matías Escalera

Menciona a:
Iván Carabaño
Elena Gómez Noguera
María de la Vega
Matías Escalera


Bio-bibliografía
Santiago Gómez Valverde (Leganés, 1957) es Diplomado Universitario en Enfermería.
Obra publicada en verso: Canciones de tarde (accésit del premio “Ciudad de Leganés”, 1988). La densidad del tiempo (accésit del premio “Ciudad de Leganés”, 1990). Amarte (1993). Sombras Paralelas (1997). Inevitable mente(2003). Sed de vida(2006). Sombra a Sombra(2008). Ruidos y nueces (2008, relatos poéticos).
Ha sido incluido en la antología “El poeta en su ciudad” (1991), dirigida por Julia Barella. Parte de su trabajo poético fue recogido por la antología Aula de Poesía. Orillas de Ávila 2004. Hogar de Ávila 2004. Coordinada por José Luis Morante. La Fundación Juan Ramón Jiménez incluyó unos cuantos poemas de la cosecha de 2005 en la antología ‘Voces del extremo VII. Poesía y ética 2005’. También, el ‘Café Libertad8’, espacio habitual de Madrid destinado a servir de altavoz a los poetas, muchísimos de ellos consagrados, tuvo a bien, con el fin de conmemorar sus primeros treinta años de existencia, de incluirle en la antología que publicó al lado de prestigiosos poetas. De igual forma, un relato suyo ha sido inscrito, junto al de reconocidos nombres de la narrativa actual, para ilustrar literariamente un C.D. notabilísimo de Paco Ortega.
Revistas de literatura, como “Malvís”, ‘El invisible anillo’, “Fumarola”, “Poesía por Ejemplo”, “Cuadernos del Matemático”, “Prima Littera”, ‘’Nayagua’’, ‘’Qui’’, ‘Espéculo’ (UCM), ‘Las afinidades electivas’ etc, han editado sus poemas o críticas sobre ellos. Es el director y compositor de la música de los poemas del espectáculo ‘La palabra y el tiempo’.




Poética

¿Qué es un poema?
Un poema es la palabra vestida de belleza.
El pensamiento roto en mil pedazos, como un cristal que llora la misma lágrima muchas veces. El brazo amputado del recuerdo, que saluda, con sílabas heridas de silencio, al horizonte con caligrafía de distancia.
Un poema es un pez nadando en las aguas inteligentes de los ojos de Dios. Un poema es una casa donde el caminante deshoja la rosa de su corazón en pétalos de latidos.
Un poema es un cristal ciego de nacimiento.
Un poema es el pájaro de la tarde picoteando, en un papel en blanco, los versos que aún no se han escrito.
Un poema es un vuelo de buitres planeando
sobre los huesos sonoros del cadáver de la poesía.





Poemas



Y tú, Santiago Gómez, dime, ¿quién coño eres?

Un hombre como todos, un hombre solamente,

un nombre construido de recuerdos,

un nombre pequeñito, que vive en la garganta de la vida,

un nombre que me llama, como un timbre, a mi puerta,

y mis cinco sentidos se levantan y escrutan,

detrás de la mirilla, quién ha abierto sus labios

para fingir que existo. Hola, ¿cómo se encuentra?:

la segunda vocal está un poquito mala,

la ese no me habla, sólo lo imprescindible,

delante de la chusma aparentan quererme,

mas no hagan mucho caso, todo es pura mentira.

¿Esto, acaso, es mi nombre?, o es un niño que brinca

sobre sus pies de letras y se sube a mi espalda

y se asoma a mis ojos y amenaza con verme

y visitar el barco de mis hondos secretos.

Tal vez sea mi nombre una buena metáfora,

que oculta cuanto soy, sin saberlo yo mismo,

una sencilla forma sensual de reducirme,

para entrar en tu boca sonoramente entero,

una ecuación perfecta que Dios sueña en voz alta,

y es mi humana misión hallar su desarrollo.


(‘Inevitable mente’. Editorial Exlibris)









Por la ranura

de una palabra mínima

miro tu cuerpo.






A Nuria

DIATRIBA DESAFIANTE PARA JAMES DEAN

Dile a James Dean que no se pase un pelo,

me enfurece que finja el estar vivo

en el póster que tienes en tu cuarto.

Dile que me conozco y no quisiera

rematarlo, si vuelve a deslumbrarte

desde su instante eterno, disecado.

Dile que no se salga de su tumba,

ni te observe lascivo al desnudarte,

qué se vaya a ligar con los espíritus.

Dile que eres mi novia y tengo celos,

que si tiene cojones, dé la cara

y se ponga la carne, ¡qué le emplazo!

Dile que ya no puedo desangrarle

su calavera de los fotogramas.

Que los muertos, ¿qué saben de la vida?


(Editorial Libertarias Prodhufi)

1 comentario:

Jose Javier dijo...

Inevitable mente 'en primera persona' es una de tus habilidades y no solo en ese capítulo, sino cuando compartimos un rato de amable tertulia.
Afortunadamente aún me queda por leer 'Sed de vida'.