martes, 26 de diciembre de 2006

MARÍA ÁNGELES CHAVARRÍA

























Mencionada por:
Mª José Pastor

Enrique Tomás

Amparo Peris

Menciona a:
José Antonio Mateo
Alberto Gimeno
Ricardo Llopesa
Enrique Tomás
Amparo Peris




Bio-bibliografía

María Ángeles Chavarría nació en Jérica (Castellón). Licenciada en Filología Hispánica, tiene publicados La mirada de alguien sin importancia (1999), Cuentos sin máscaras (1999), Homenajes imprecisos (1999), Sintiendo el silencio (2000), Lo que sólo cuenta el alma (2001), Diario de una mujer inquieta ( 2002), La tercera copia (2004) El anónimo (2005), Pincelada con matices (2005) La tutora (2006), Juguemos al carnaval (2007), Controla tu tiempo, controla tu vida (2007), Padres adoptivos, cómo afrontar el proceso y la educación de nuestros hijos, (2007), Navegando por la madrugada, 2008 (autoría compartida con Ricardo Llopesa) y Mi padre es un mago, la empresa familiar vista por un niño (2008).
Colabora en varias revistas y ha obtenido diversos premios literarios, entre otros: 1er. Premio Narrativa Benetússer, 2000; 2º Premio Relatos Colegio de Lic. y Doct. Valencia, 2001; Premio Internac. “Instituto de Estudios Modernistas” Novela 2001; 2º Premio Certamen Poesía “Aenigma 2004” (Telde, Las Palmas); Finalista Premio Crítica Literaria Valenciana 2002 (poesía) y 2005 (narrativa).



Poética

No podría determinar exactamente desde cuándo escribo poemas. El más antiguo que conservo lo compuse con ocho años, pero yo creo que todo empezó mucho antes...

Inventaba historias y creaba así un mundo a mi antojo. Mucho antes de saber mezclar las letras para construir palabras.

Tal vez será por eso que escribo incluso cuando no escribo. Y luego necesito que el papel me hable porque ésa es la mejor manera que conozco para responder a muchas de mis preguntas, a través de los versos y de la mirada de otros personajes.

Me busco y trato de encontrarme cada día en la sugerente página en blanco. Ella es mi mejor confidente y una prodigiosa ventana para descubrir nuevas emociones y aportar una pizca de magia a la insulsa y cruel cotidianidad.




Poemas



DE ENTRE LAS CENIZAS

Vacío en niebla púrpura,
desaliñando párpados.

Cuando la tristeza abrasa
despuntan los laberintos.

Sauce llorón.
Tus ramas derraman penas
con elegante melancolía.

Río de estrellas.
Caudal de anhelos.

Desde los mismos sueños ya quemados
insiste en perseguir lunas de incógnito.

La esperanza se apaga
y las fuerzas flaquean,
pero existe una voz que, desde el llanto,
tiene un misterio intacto e invisible
que convierte los miedos en coraje,
diluye la tristeza en una mueca
y apaga el corazón para encenderlo.

No hay excusas sombrías
para paralizar en seco nuestros sueños,
ni lágrimas de nieve suficientes
para arrancar un alma.

Sólo existe la imagen que proyectas
en pupilas brillantes que te arropan.

No hay verano ni invierno
que puedan descorchar tu propia vida
sin tu consentimiento.


(María Ángeles Chavarría, de Sintiendo el silencio, Instituto de Estudios Modernistas, Valencia-2000)




INTENTARLO

Intentarlo siempre.

Aunque las flores se marchiten y la tierra se abra
llevándose consigo qué sé yo cuántas penas.
Aunque el sueño negro te deje un día
rabiando de nostalgia por saber que no está
alguien que nunca querías que se fuera.
Aunque enciendas la televisión
y te llueva una tiniebla de dolor
partiendo el alma en tantos pedazos
que nunca podrás reconstruirla.
Aunque la soledad viaje contigo
a todas partes, a todas horas,
a todos los rincones del pensamiento.
Aunque te quemes cada vez que saltees
las consecuencias de la injusticia
y sufras en tu carne las mentiras
de los que quieren verte en el arroyo.
Aunque el vacío sea más inmenso
que el aire que respiras
y no te quede aliento para encontrar
un trocito de espíritu que dé sentido
a estas palabras.

Aun así,
aunque parezca que se te hunde la inocencia
y se te escapa la esperanza,
aun así,
aunque parezca inservible el complejo
acertijo de la vida,
aun así,
siempre, incansablemente,
aunque las fuerzas nos lleguen mutiladas,

siempre intentarlo.


(María Ángeles Chavarría, de Lo que sólo cuenta el alma, Instituto de Estudios Modernistas, Valencia-2001)







EN EL FONDO, LA MISMA


Sigo siendo a mis años una pequeña niña
con treinta y pico huellas
en el alma,
con mis limitaciones y pedazos
esparcidos al aire
entre mis esperanzas.

Sigo buscando amor
entre tus dedos,
necesitando abrazos
que me estrujen la fibra de mis huesos,
avanzando despacio
entre las multitudes,
o avanzando muy rápido,
cobijando mis sueños en secreto
y escondiendo mi miedo
con timidez de luna
y pesares de esponja.

Sigo dando mi voz
con orgullosas voces disonantes,
labrando mi camino yuxtapuesto
todas las estaciones,
desterrando parásitos
del parir cotidiano, sin trampa ni cartón,
sin condiciones,
con fuerza y con belleza demasiado invisible
para muchos con fama
de comunicadores.

Sigo buscando el cielo
en la pesada noche
que me absorbe las lágrimas
y me estruja la almohada
en la conciencia.

Sigo queriendo ser una libélula
desde el sofá azulado
de mi casa.


(María Ángeles Chavarría, de Si nieva en mayo, Aenigma, Gran Canaria-2005)

1 comentario:

Pablo dijo...

Estimada poeta :
María Angeles Chavarría

Me es grato saludar a UD. y a la vez invitarla a perticipar en la sección " Estantería Literaria de la Gaceta Municipal de San Felipe, periodico fundado por el suscrito en 1992 y que hoy cuenta con alrededor de 10.000 ciberlectores de América , Asía, Australia y Europa

Favor visitar los sitios web www.sanfelipedeaconcagua.cl o www.pablocassi.cl allí encontrará nuestras últimas ediciones.

Si UD. está interesada en promover sus libros, éstos debe enviarlos a casilla 383 San Felipe Chile y en la edición marzo-abril del año en curso serán consignados en la página en comento.

Saluda afectuosamente a UD.
Pablo Cassi