lunes, 4 de diciembre de 2006

ÁNGELES LENCE GUILABERT








*
*

*
*
*
*
*


Menciona a:
Mª Victoria Atencia
Agustín Calvo Galán
Matilde Selva
Antonio Gamoneda
Ada Salas
Begoña Montes


Bio-bibliografía

Ángeles Lence Guilabert, nacida en Río de Janeiro (Brasil) en 1959, es española y reside en Valencia desde 1986. Doctora en Filología francesa, trabaja como profesora de francés y subdirectora de Cultura y Extensión Universitaria en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación (ETSIT) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).
Entre sus publicaciones literarias se encuentran los poemarios Sombras (1996), La palabra en el espacio (2002) y Ceniza y Llama (2003), publicados en la Colección de Poesía de la UPV, así como las colaboraciones en las antologías poéticas El Cerro de los versos (Barcelona. Editorial Atenas, 2004), Polimnia 222 (UPV, 2005) y La voz de los versos (Barcelona. Editorial Atenas, 2006). Sus últimas contribuciones poéticas han sido para la antología en valenciano “Poliversos” y “Poliversos II” (UPV, 2007 y 2008), para la revista “Álora” (nº 24, Málaga, 2007) y la revista “Alkaid” (Valladolid, 2009). En 2010 ha traducido y editado, en colaboración con Anna Ferrero, el libro “Poemes i altres poemes” de José Mª Pinilla.
Coordina en Valencia la tertulia “Café Palabra”, con sede en la Associació L’Escola del Cabanyal, organizando todo tipo de eventos artístico-literarios.



Poética

Entiendo la poesía como un impulso creativo que parte de la expresión para alcanzar una estética; como una emoción que quiere compartirse para confirmar su veracidad, como un divertimento que trasciende y me inunda. Entiendo la poesía como una forma de vida y de conciencia: con ella sufro y gozo, desamo y amo, denuncio y alabo. Así, dos polos contrarios parecen erigirse como árbitros de mis textos: lo puro y lo oscuro, sin grises. Cada poema es una afirmación o una negación que se pretenden rotundas en un afán de vulnerar la percepción del lector. Un poema debe sugerir, emocionar, convencer, zaherir, gustar, provocar, pero nunca dejar indiferente; técnicamente bien resuelto, un buen poema es, para mí, el que al ser leído o escuchado, sacude los sentidos.




Poemas


TÚ DECIDES

Soy maleta de cartón
En el fondo del armario

O te quedas

No samsonite perdida
En vuelo de bajo coste

O te vas




NOCTURNO


Caes en cascada sobre este río
que suena, ebrio de agua,
hasta lo más hondo
del vaso en que bebemos
cada noche los insomnes.




_TEN
___TEM
_____PIÉ

Vida, aperitivo
que toma la muerte.
Tú, mi gran banquete.




CELOS

El plano más oscuro de la tierra
no es comparable
a la piel dormida de las cobras
que yacen bajo mi cama.
Cuando su amo quiere, se despiertan
mudadas en tenaces cascabeles
indignos del deseo.




Definición

Amar es compartir la cama de un enfermo,
dejarse acariciar por manos temblorosas,
sentir la calentura de unos labios
en noches de sed y de desvelo.
Amar es olvidarte de tu cuerpo.

3 comentarios:

poetika2005 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
poetika2005 dijo...

Hola MªÁngeles,me ha encantado tu definición de la poética y la delicadeza y suavidad de tus poemas, y admiro tu paciencia e iniciativa para crear la tertulia poética Café Palabra, de la que siempre seré una incondicional.
Un fuerte abrazo de Matilde Selva

Juan Calderón Matador dijo...

Hola, Mª Ángeles, muy bonitos poemas, con muy pocas palabras. Felicidades.