domingo, 31 de diciembre de 2006

JOSÉ MANUEL VARA
























Mencionado por:
Alfonso Rabanal
Jezabel 6
Rubén Darío Fernández


Menciona a:
Fran Soto Piñeiroa
Carlos Iguana
Jezabel 6
Vicente Muñoz Álvarez
Iracema Cruz Bolaños
Eva Vaz
Mª José S. Gázquez
Nohemí Jimenez
Núria García Benito
Sabela Bernárdez Iñarrea
Alfonso Rabanal González



Bio-bibloagrafía

"No es un recién llegado, pero sí un perfecto desconocido. Siempre limitando sus movimientos al underground recalcitrante, más por convicción que por vocación, José Manuel Vara (Barcelona, 1965) lleva ya tres años con su cutre-fanzine Atrocity Exhibition, y seis realizando cortometrajes poco recomendables para corazones sensibles -Géminis (94), Feliz quien toma a sus hijitos para romperles el cráneo con piedras (96) y El sueño del hombre monocromo (97)- mediometrajes -La política de los insectos (97)- e incluso largos -Pequeña radiografía de un tormento (98)-. Ocasionalmente edita un fanzine literario Los libros de la atrocidad, y colabora ahí donde le llaman o le dejan. En los últimos tiempos ha puesto en circulación Pequeña radiografía de un tormento (98), un manojo de poemas reunidos en el primer volumen publicado en la colección poesía de Neurotica Books, editorial artesanal que anuncia el próximo lanzamiento de la primera novela del mismo Vara, La habitación roja, y el texto original de Jezabel 6 -¿Lydia Lunch meets Poppy Z. Brite en Barcelona?- que inspiró el argumento de El sueño del hombre monocromo.
Devoto de Bukowski y William S. Burroughs, Vara, sin deslumbrar ni destacar especialmente en lo formal, demuestra poseer una inquietud que en ocasiones le ayuda a trascender lo meramente tributario para facturar poemas de irrebatible fuerza -Dios y Bukowski en el hipódromo, por ejemplo- que dicen bastante y bastante bueno de un personaje que aún necesita soltar el lastre del manierismo pero que parece que va por buen camino"
Oriol Rossell
(Nueva literatura killer. Revista Factory, nª 22. Abril-junio 99)
(Formación académica: Psicología Clínica.)

Ha participado en festivales de cortometrajes como FILMETS, LES COTXERES DE SANTS, FESTIVAL DEL CINEMA DE CATALUNYA (SITGES), donde en el año 2003 se le dedicó un especial en Brigadoon por su amplia trayectoria como cineasta underground. (Sus cortos se han exhibido en varias ocasiones en Badalona Televisió). olaborador de programas de radio con secciones dedicadas a lo alternativo (Radio Pomar, programa Black mass) y organizador activo de la I y II Mostra de Cinema Independent de Badalona.
Actualmente, tiene dos space-fanzines: “Neurótika subfilms” y “Atrocity Exhibition Ciberfanzine”, sigue realizando cortometrajes y colabora como publicista freelance en una agencia de Barcelona. También está escribiendo su cuarta novela inspirada en hechos reales sobre la realidad internauta.



Poética

No recuerdo exactamente cuando empecé a escribir, pero mi memoria ya está impregnada de garabatos en servilletas de bar a la edad de 15 años. No recuerdo cuál fué el detonante, si es que lo hubo, de dedicarme en cuerpo y alma a llenar libretas de poemas... lo cierto es que sigo haciéndolo con la desesperación del alcohólico tirado en el suelo buscando apurar el contenido seco de un último vaso de ginebra...
sigo sin saber por qué... pero sé que ya es algo adictivo,
una especie de segunda piel con la que cubrir mis huesos.
La poesía es mi terapia, mi droga, un poner orden en mi caos interno.
A veces lloro y muy pocas río...mi poesía parte de una desesperanza vital...una especie de aureola de fracaso personal que siempre parece querer acuchillarme desde las sombras más turbulentas de mi cerebro.
Escribo poesía porque soy adicto,
escribo poesía porque es parte de mi vida
y escribo poesía para aprender a mirar a la muerte a los ojos y decirle que no le tengo miedo.




Poemas


El hijo del lanzador de cuchillos.

Soy el hijo del lanzador de cuchillos,
soy el que sufre en silencio,
el que ansía perderse en tus labios de piel de tormento,
en el abismo de tu boca y en lo suicida de tu misterio;
soy el hijo del lanzador de cuchillos,
el hombre que no duerme,
el viejo-niño que se alimenta de ilusiones,
el animal frustrado encerrado en la jaula de los 10.000 millones de engaños,
el que anhela mudar de piel y convertirse en lagarto,
el que derrumba castillos de arena con los muñones de su pensamiento,
el que traicionaría por un asiento en primera fila;
soy el hijo del lanzador de cuchillos,
el que os hace vivir de la ilusión de muerte,
el que desearía,
sólo por ver que sucede,
errar en el último lanzamiento...
Soy el hijo del lanzador de cuchillos...
y no trabajo en ningún circo.



La espesura maliciosa del bosque asesino

La mirada ocre agonizando cuando cae una tarde desafortunada
y el sonido de las hojas trituradas por botas embarradas
agoniza en algún inhóspito lugar del desierto de árboles
que sirve de refugio a una bestia humana con ojos azules.

Hay ramas manchadas de sangre seca y cortezas de árbol violadas
por orines rancios
de decenas de víctimas enfrentadas al miedo...
... a una afilada hoja de cuchillo de carnicero que roza el cuello
y juguetea con el sabor de la muerte próxima
que resbala
entre unos dedos enormes, siniestros, torpemente diseñados...
Movimiento violento para que cuchillo arrancavidas reviente
en una explosión triunfal contra la frágil muralla de un corazón
pletórico de sangre, que estalla hacia dentro como explosión nuclear
creando un crepúsculo artificial que sólo disfruta
el atormentado cerebro de una mente enferma,
que obliga a su cuerpo a pasear penosamente por un bosque extraño,
muerto...
por un bosque próximo a su casa,
a la de sus padres,
a la de su niñez...,
ellos han muerto; padre tardó algo más: era una mala bestia,
pero el alambre de espino trenzado alrededor de la garganta
obra milagros en el pescuezo más resistente...

(crack, crack, crak)

y, de nuevo, el sonido de las ramas y las hojas al ser pisadas...
...y el sonido de las risas inocentes acercándose
a través de la espesura maliciosa del bosque asesino



MULTITUD

Una multitud estalla delante de mis ojos,
una multitud curiosa que parece evitar el paso del tiempo,
que se mece cual equilibrista suicida
en lo alto de un reloj giratorio con vistas a una plaza...
hay rostros imprecisos, graves, austeros, descafeinados
que se funden allí donde el ojo pierde su definición visual,
allí donde la sombra parece atrincherarse
para escupirte su mal aliento.

Una multitud recelosa de sí misma,
que gravita en torno a pulmones artificiales de consumismo,
una perra leprosa que amamanta cachorrillos enfermos
mientras una ligera brisa entumece los huesos
al escaparse distraída
de miles de máquinas de aire acondicionado.

El insidioso susurro de los pies arrastrándose sobre asfalto
es como una oración blasfema,
como el crepuscular tañído de una campana fúnebre
que parece marcar una monótona cadencia,
un paso marcial para una multitud hueca
de extremidades amputadas,
de vidriosas miradas lechosas, artificiales...

...como el calor que parece manar de cientos de cuerpos
que se aplastan uno contra otro, otro contra uno...
formando las desesperantes entrañas
de esa jauría ciega,
de esa multitud que fué parida muerta.

1 comentario:

sabelei dijo...

Hola José Manuel, he tenido problemas para escribirte a tu mail así que te dejo aquí un mensaje con link a mi nuevo espacio, el anterior da fallos: http://sabelabernardez.spaces.live.com
Me encontrado con este blog ¿es tuyo? http://atrocityzine.spaces.live.com/blog/cns!FB6958FEF24B25E5!169.entry
Sabela Bernárdez Iñarrea