miércoles, 20 de diciembre de 2006

INMA LUNA












*
*
*



Deborah Antón
Maria Jesús Silva

Menciona a:
Gonzalo Escarpa
Lucas Rodríguez
Uberto Stabile
Santiago Gómez Valverde
Vicente MuñozÁngel Calle
Daniel Macías
María de la Vega
Rui Costa
Rakel Rodríguez
Luís Ene




Bio-bibliografía

Inma Luna (Madrid, 1966) es periodista y antropóloga. En la actualidad se dedica a la escritura, imparte talleres de Creación Literaria y lleva a cabo asesorías en literatura y correcciones.
Ha publicado en poesía Divina (Baile del Sol, 2014), Cosas extrañas que sin embargo ocurren (Cangrejo Pistolero Ediciones, 2013) Existir no es otra cosa que estar fuera (L.U.P.I., 2012), No estoy limpia (Baile del Sol, 2011), El círculo de Newton (Baile del Sol, 2007), De ronda en ronda, antología itinerante de poetas españoles en México (Ediciones del Ermitaño –México– y Baile del Sol –Tenerife–, 2007); Nada para cenar (LFC Ediciones, 2006 y Baile del Sol, 2014).
También ha participado en las antologías: En legítima defensa (Bartleby Editores, 2014), Poemas al director. 68 miradas críticas en tiempos de crisis (Soypoeta, 2014), 23 pandoras, poesía alternativa española (Baile del Sol, Tenerife, 2009), La manera de recogerse el pelo, generación bloguer (Bartleby Editores, 2009), Os dias do Amor. Um poema para cada dia do ano (Editora: Ministério dos Livros. Portugal, 2009), Voces del extremo (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2005), entre otras.
 En narrativa ha publicado la novela Mi vida con Potlach (Baile del Sol, 2013) y el libro de relatos Las mujeres no tienen que machacar con ajos su corazón en el mortero (Baile del Sol, 2008, 2009 y 2012). Ha participado también en varias antologías.

Gestiona los blogs:
De cerca nadie es normal http://inmalunatica.blogspot.com.es/
En Twitter: @inmalunatica

Otros proyectos que ha llevado a cabo: Guionista y codirectora del cortometraje La vida en común, premio nacional de guiones La noche del cazador 2008; Autora de la exposición de fotografías y textos Palestina y Nicaragua, crónicas afectivas, expuesta en varias salas de Madrid y en Tenerife dentro del Festival MUMES 2007; Autora de los poemas para la exposición Sueños, realizada en colaboración con el fotógrafo Rafa Martín, expuesta en Madrid en 2006.


Poética

Poesía porque hay pensamientos insensatos que planean en el aire, que yacen en el aire, que se alimentan del aire; porque las palabras me han enseñado el placer y la voluptuosidad, soy feliz cuando diluvia; porque soy extranjera y ajena cuando cada anochecer me dirijo a mi casa; porque espero que me expliquen algo de mí que todavía desconozco; porque quiero crear belleza; porque todo avanza y retrocede; porque la espiral y el círculo me rondan.
Poesía porque existen lugares donde mi mirada pierde su fugacidad y se transforma en una experiencia completa. Se amplía la perspectiva como si floreciese un espacio soñado; porque cualquier acción bajo esta realidad subjetiva pierde absolutamente su inocencia y creo, por un momento, que ese lugar existe y que me pertenece.




Poemas



Ni nadie

Nadie me conoce.
Ni mi psiquiatra.
Ni la alcachofa de la ducha.
Ni mi taza de café.
Ni mis pestañas.
Nadie sabe nada de mí.
Nadie me ha descubierto todavía.
Ni mis sujetadores.
Ni mis bragas.
Ni mi pinza de depilar.
Nadie se asoma a mis zonas estrechas.
Nadie sabe encontrarlas
Nada me araña.
Ni mi cepillo de dientes.
Ni los chicles.
Ni los vasos de leche desnatada.
Nada entra en mi cuerpo.
Todo lo cruza.
Todo pasa de largo.
Como el viento en las casas con dos puertas.
Nada se lleva nada.
Nadie.

(De Nada para cenar, LFC Ediciones, Béjar. 2005)




Palabras como acto inevitable

En el gesto diario del beber de las plantas
está cada palabra que escribo para ti,
para ti y para todos.
La punta de la lengua que se quemamientras hago el café,
cuando me pillo un dedo con la puerta
y la uña morada golpea el azulejo
con la rabia del que se sabe indefinidamente postergado.
Más tarde ya no pasará el tiempo;
cuando nos levantemos por la noche
con sensación de miedo detrás de las orejas,
mintiendo que dormimos,
pensando en nuestras cosas de mayores.
Pero ahora se me llenan las líneas de palabras
que precisan un mínimo trazado,
una iluminación remota
para ser lo que son:
razones saturadas
que se vierten por los cuatro rincones.
Apenas soy capaz de saludarles,
con este olor a grava que siempre nos recorre,
con las ganas ilógicas de quedarnos sentados
enfrente de las penas de los otros
sin saberles llegar,
sin saber qué decir a sus vacíos
que son exactos a los nuestros,
las mismas muertes y los mismos desastres
pero pintados con otra gama de colores.
Todo es como un choque,
la vergüenza de los que nos creemos
que somos dueños de nuestros albedríos.
Demoramos las restas
para que no se queden las manos tan inútiles
delante de los hijos
que sabrán -al final- que no sabemos
cómo ha pasado esto
con lo hermosa que estaba la parcela
cuando nos trasladamos a vivir.

(De El círculo de Newton (Baile del Sol, Tenerife, 2007)




Con una inquietud que levanta la tapa de las alcantarillasNo sé jugar a nada.
Ahora parece que la niebla
cumple su compromiso de forrarme las manos.
Es lo que tiene ir de avispada,
perderse en casas grandes,
imaginarse entera desde el principio.
Me hablan de mi vida
quienes la desconocen
y admiran lo lustrosas que dejé las ventanas.
Pero todo retumba todavía
como retumba el eco de mi mínima gracia
en un montón de trapos que nunca sacudí.
Me rebana el aliento
admitir episodios
en los que fui un burro caminando derecho
obviando precipicios y montones de mierda a cada lado.
Y sigo sin saber
si en tanta incertidumbre queda algo de mí,
si ahora me miro fijamente
y puedo abrirme en dos sin malolerme,
si es verdad que encontré todo el paisaje
que habitaba en mis venas
o hay que seguir cortando.
Tengo frío porque gotea el grifo de la ducha,
porque no es fácil estar sola,
porque no lloro nunca
y duermo a trompicones.
Tengo miedo porque me toca hablar conmigo
y la conversación es delicada y tensa.
Ahora no tengo la palabra tan fácil,
me cuesta sonsacarme.
Quiero saber antes que nada
dónde coño viví todo este tiempo.

2 comentarios:

Luis Somoza dijo...

Tu poema de la parcela me parece un gran poema.
Con lo difícil que me resulta a mi escribir sobre lo cotidiano y que no termine sonando a anuncio de zumo de frutas inteligentes
o a culebrón social de barrio comprometido con la sociedad.
Enhorabuena por el final está muy logrado.

MM dijo...

Tengo miedo porque me toca hablar conmigo
y la conversación es delicada y tensa.


Qué maravilla......

Gracias!