viernes, 1 de diciembre de 2006

ANTONIO ORIHUELA















Mencionado por:
Enrique Falcón
David González
Isabel Pérez Montalbán
Vicent Camps
Enrique Cabezón
Bernardo Santos Ramos
Tiago Gomes
Iñaki Echarte
Julián Sánchez
Juan Antonio Mora
Carlos Durá
Carmen Beltrán
Fermín Vera Arrieta
Sonia San Román
José María de Montells
Alma Aguado Calvo
Íñigo San Sebastián
Javier Esteban Gayo
Ángel Calle
Laura Giordani
Antonio Crespo Massieu
Balbina Prior
Arturo Borra
Juan López de Ael
Iris Blanco
Safrika
María Inmaculada Fernández Barjola
Ángel Padilla
Agustín Linuesa
Garikoitz Gómez Alfaro
Daniel Macías Díaz
Luis Felipe Comendador
Antonio Huerta Orihuela
Roberto Farona
José María Cumbreño
Javier Das
Marta Merino
Iván Vergara
Luis Antonio González Pérez
Alicia García Núñez
Carmen Peralto
Pedro Javier Martín Pedrós
Alicia Martínez
Matías Escalera
Rafael Peralto
J. Jorge Sánchez
Alberto García-Teresa
Hugo Izarra
Isabel Méndez

Menciona a:
David González
Daniel Macías Díaz
Eladio Orta
Isabel Pérez Montalbán
Uberto Stabile
Jorge Reichmann
Ernesto Suárez
Antonio Gómez
Antonio Rigo
Antonio de Padua Díaz
Lucas Rodríguez Luis
Alberto García-Teresa
Antonio Montesino
Antonio Crespo MassieuRamón Maruri
David Eloy Rodrí­guez
David Castillo
Enrique Falcón
Enrique Cabezón
Francisco Peralto
Juan Manuel Barrado
Manuel Vilas


Bio-bibliografía

Antonio Orihuela (Moguer, 1965). Doctor en Historia por la Universidad de Sevilla. Últimas publicaciones: Comiendo Tierra, www.babab.com/ biblioteca. Piedra, corazón del mundo (Germania. Alcira, 2001). Narración de la llovizna. Baile del Sol. Tenerife. 2003. El mal: técnicas de análisis y prospección superficial. Diputación. Badajoz. 2004. Tú quién eres tú. Ed. Idea. Tenerife, 2006. y La ciudad de las croquetas congeladas. Baile del sol, Tenerife. 2006 Suyos son también la novela experimental x Antonio Orihuela. LF Ediciones. Béjar, 2005; y el ensayo La Voz Común: una poética para reocupar la vida. Tierradenadie Ediciones. Madrid. 2004. Coordina los Encuentros de Poetas “VOCES DEL EXTREMO”, de la Fundación Juan Ramón Jiménez desde 1999. Más información sobre el autor en http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Orihuela
Todos estos libros se pueden conseguir en la librería virtual de PAQUEBOTE: pedidos@paquebote.com.





Poética




WAY OUT

La poesía dejará de ser una cosa triste
cuando empiece a tener que ver con la vida de la gente,
cuando la gente vuelva a ser la que decida qué hacer
con sus vidas y con las palabras,
mientras tanto
todo esto que hacemos seguirá siendo

literatura.





Poemas


MAREA ALTA


Los restos del galeón hundido en la ciénaga del las vacas.

Tu foto en el parque con un gorro de lana,
con el tiempo picoteándote la cabeza y las manos
entrelazadas en el último tranvía frente al Sado.

El sol cayendo y llenando de sombras las piedras del dolmen
que estábamos excavando.

Una bolsa de malacofauna de la cueva de los Azules
en el claustro de San Bartolomé de Puelles.

La primera vez la nieve.

Los días iguales.

Todo, todo lo que se fue alejando

y tu voz, madre,
secreto hilo de este cuerpo mal cosido.

(De Narración de la llovizna. Editorial Baile del Sol. Tenerife. 2003)




MEMORIA DEL CAMBIO

La choza que nos dibujaste aquella tarde,
con su hombre primitivo y todo,
la excavé yo treinta años más tarde.

No creo que nadie soñara entonces con corbatas
o morir joven sobre la primera moto que nos prometían
si llegábamos a bachillerato.

Estábamos pendientes del verano
y el humo del primer amor
y su sabor a tabaco.

Oíamos las proezas de los otros,
ávidos de que fueran ciertas,
y mientras llegaba nuestra hora
nos entrenábamos
con la única literatura que apreciábamos,
revistas pornográficas
con accesorios comentarios de texto
que ninguno nos tomábamos la molestia de leer.

Moría Franco
y nosotros, afortunadamente, no teníamos ni puta idea de política,
no tuvimos que correr delante de los grises
para justificar después
habernos convertido en pequeños fascistas,
porque, al fin y al cabo,
sólo de pequeño fascista se puede seguir soñando
con pagar los plazos de una segunda vivienda.

Nuestras traiciones, también afortunadamente,
no tendrían como escenario ninguna idea por la que vivir,
sino algún cuerpo en el que morir
de gusto,
o abrazados, bailando
je t’aime, moi non plus...
y ellas, que no sabían francés, ofrecían sus bocas
mientras nos mentíamos que aquello era para siempre,
para el fin de semana,
porque el lunes era una fórmula matemática,
y el martes una carrera alrededor del instituto,
y el miércoles una interminable clase de religión,
y el jueves era la monotonía de la química
que precede a las noches brillantes
donde volvíamos a amarnos
ajenos a estados de excepción,
golpes de estado en Suresnes
y al paraíso que los altavoces instalados en los Dyanes
decían que estaban forjando para nosotros.

Nuestra realidad, afortunadamente era otra,
un estado perfecto y fugitivo,
un mundo fantástico que resultó,
a medida que fue desvelando sus misterios,
irreparable.

Como la choza aquella que,
en nuestro primer año de escuela,
nos dibujaste,

la misma que treinta años después excavé
para constatar que también tu dibujo
era mentira.

(De La piel sobre la piel. Ediciones de la Mano Vegetal. Universidad de Sevilla. 2004)





CUANDO LOS DÍAS ARDÍAN

a David González, Jesús Márquez y Daniel Macías,
impecables viajeros
y a Manuel Vilas que me prestó su 850.


Mi primer coche lo compré en 1991,
un Citroën Mehari del 79,
uno de los últimos modelos que se fabricó en España,
cuando aún no había autopistas
y las carreteras eran sitios
donde se podían alcanzar velocidades de crucero de 70 Km./h.

Se lo compré a un mecánico de Sevilla,
mi padre vino conmigo a verlo,
cuatro barras y una lona vieja y raída a modo de capota
que mi madre cosía una y otra vez
porque solía rajarse
y entonces parecía el buque fantasma
desplegando sus velas en mitad de la noche,
por la carretera de Lucena,
cuando desear era tan fácil
y el verano se extendía más allá de la comisura de nuestros labios
por la hierba breve de la casa de los sueños azules de Paco Naranjo,
bajo la luz de la piscina del pulpo verde
y los hermosos cuerpos que ya no volverán.

Mi padre había venido todo el camino diciéndome
que si no había más coches en el mundo,
que había que ver la porquería que iba a comprar.

-No había, no había más coches en el mundo
que mi Mehari verde,
un coche de juguete para un mundo de adultos
que se habían cansado de jugar.

Mi padre le pidió al mecánico que le abriera el capó
y cuando vio lo que había allí dentro estuvo a punto de echarse a llorar,
latas viejas, piezas comidas por el óxido y la corrosión,
vestigios de la posibilidad de vida más allá de la muerte
envueltos en varios dedos de grasa negra y compacta
que manchaba con solo mirarla.

Le preguntó al mecánico que cuánto quería por aquel montón de chatarra.
-Trescientas mil.
-Será cargado de chorizos –le dijo.

Y el tipo aquel se puso rojo
y cerró el capó con sus gomitas entre los dedos.

Me había costado tres meses ganar ese dinero,
tres meses perdiendo los ojos de ocho a tres
en una fría habitación del Servicio Provincial de Arqueología
de la Excelentísima Diputación Provincial de Huelva,
tres meses absurdos
perdidos en dibujar fragmentos absurdos
extraídos del vientre de los siglos
en el corte y estrato de vetetúasaberdónde
según la metodología bulldozer,
clasificados en bolsas según el método Ogino,
dibujados según el plan Badajoz
e interpretados delante de una baraja de cartas de la bruja Lola
y tres velas negras, una por cada Doktor inútil
que allí seguirá haciendo como que trabaja
y otra por el calvo pelota con despacho propio
encargado de tocarse los huevos, leer el periódico
y vigilarnos.

-Trescientas mil.

Mis primeros tres sueldos,
se lo dije al Mehari, bajito, como una confesión,
un intento de reconciliación con aquellos cuatrocientos kilos de plástico ABC
y fibra de vidrio,
un intento de ganarme su confianza
para que aceptara venirse a casa, conmigo.

-Los platinos, estaría bien cambiárselos, me dijo el mecánico
antes de esfumarse.
Se los cambiaba cada año
pero siempre le costó arrancar.

Después hubo que cambiarle la batería,
los cables de arranque y las bujías,
la caja de cambios, que me enteré catorce años después
siempre había estado suelta,
la dirección, las trócolas, el bombín de la gasolina,
el depósito de combustible, el panel del velocímetro,
el interruptor de la intermitencia y hasta el cenicero
le cambié en una prospección arqueológica por Valverde
en la que me encontré un Dyane abandonado
que tenía intactos los muelles de los asientos
y un cenicero donde no había fumado nadie nunca.

Las ITV las pasaba porque le pintaba de betún las ruedas,
le rellenaba de plastilina los agujeros,
le echaba pegamento en los faros para que no se movieran,
ponía cara de cordero degollado
y me encomendaba a la Virgen de los Desamparados.

En verano, si arrancaba,
era una fiesta continuar hasta la playa,
quitarle los asientos y llevarlos hasta la orilla,
sentarse allí en un Mehari invisible
y mirar las olas
y el mundo que no parecía tan malo a la vuelta.

Pero en invierno
había que subir en él como si hubieras quedado con Admunsen en el Polo
y la lluvia entraba por todas partes
y se balanceaba en las curvas desbordando el salpicadero,
mojándolo todo,
achicando agua con las esterillas de plástico,
moviendo con la mano izquierda las escobillas perezosas del parabrisas,
empujando con la derecha las bolsas de agua de la capota,
taponando con cartones
las brechas del techo por donde el agua corría como un surtidor,
viajes hoy predecibles que fueron ayer
duchas frías a todo lo largo y ancho del suroeste de la península ibérica.

Subiendo un día a Zalamea se le rompió el bombín de la gasolina
y lo arreglé con un chicle.
Bajando otro día de Jerez fue el cable del acelerador
y se lo cambié por un cordón de mis zapatillas.

Nos montábamos cinco inútiles, cinco mochilas, dos jalones,
mil bolsas con material arqueológico, dos cámaras,
veinticinco mapas escala 1:25.000,
podía con todo el coche de plástico con su volante de plástico
y sus asientos de escai negro y su alma blanca.

Catorce años a mi lado, catorce mil averías entre mis manos,
catorce llantos por cada una de sus esquinas,
catorce años descargando maricones,
catorce años las orejas del bóxer Dor ondeando al viento en el asiento de atrás.

Catorce corazones, catorce cruces clavadas en el monte del olvido
y un poema que le escribimos David González y yo en Ayamonte,
un poema que hablaba de pasajeros que llegaban a la estación de la vida
tal vez porque por aquellos años estábamos sentados en mitad de las vías,
esperando un tren que nunca se dignó a pasar y arrollarnos.

Mi perro Dor se fue en él no hace muchos días,
en una mañana fría de invierno,
fuimos a comprar su pienso
y en la tienda nos dijeron que era el último saco,
que ese pienso ya no se volvería a fabricar,
el pienso que mi perro había comido toda su vida.

Me dijeron lo mismo del corazón de los dos,
ya no se fabrican corazones de lata ni corazones de perros como estos,
todos los corazones a partir de cierta edad se vuelven de plástico,
como los abrazos de los hombres que un día fueron tus amigos.

Yo había soplado esa tarde una tarta con cuarenta velas,
pero no sabía que había soplado tan fuerte ni tan lejos
como para que los dos me dijeran adiós al mismo tiempo
y para siempre.


(De La ciudad de las croquetas congeladas. Editorial Baile del Sol. Tenerife. 2006)

5 comentarios:

Bony Brida dijo...

Me parecio tan fresco, tan bohemio
tan rico.Me senti volar en el asiento trasero, con la melena al viento y las ilusiones por delante
de un corazon aun calentito y vivo
Un abrazo de una desconocida escritora a quien la vida nunca deja de asombrar.

elkoalapuesto dijo...

Antonio, que tus poemas nos levanten del asiento
y a los que ya estamos levantados que nos levanten el puño
y a los que tenemos el puño levantado que nos levante el corazón
y a los que el corazón nos vuela que nos levante una sonrisa.

Un fuerte abrazo!

safrika señorita dijo...

Yo estuve comiendo tierra hace unos años, porque para mi siempre fue aquello para no pegarme un tiro en la boca, y a veces se convertía en un tiro en la boca. Nada describe mejor cómo me siento respecto a la poesía, o cómo me sentía entonces.
Nada sigue describiéndolo mejor.
Tu poesía me parece como el aire, el aire que uno respira después de estar comiendo tierra, y en la tierra.
No sé donde estoy.
Pero sé que no es Neptuno.
Thanks

steppenwolf dijo...

Hola Antonio;

Si lees este mensaje y a la espera del envío del correo que quedaste en hacerme en el EDITA, puedes ver cosas poemas mios aquí mismo.

Te reitero, como hice en persona, el interes que tengo en que un escritor como tu, comente mis escritos, esperando poderte mandar unos poemarios que tengo llenandose de polvo en el cajón y de los que me interesa sobremanera tu opinión.
Un fuerte abrazo.
Larga y prospera vida.
Ricardo Bórnez

naufragasilenciosa dijo...

Desde Mérida Antonio, simplemente enviarte algunos pensamientos sobre la vida, vivir, estar vivo, vivido, sobrevivido, o simplemente seco y muerto...

El arte es la vida pero con otro ritmo. Es la emoción sin el deseo. Es la contemplación de la eternidad, en el movimiento mismo de la vida.

Y quizás vivir sea buscar el arte, la belleza, ver camelias entre musgo. Cambiar el destino en definitiva, ese destino que nos tiene apocados a los raíles en los que nos suben nuestra familia, y la sociedad (la mayoría de la sociedad) que teme a los que osan esa salida de raíles para evitar hacerse preguntas sin respuestas, para ver que en definitiva no somos nada más que rutina, básica e igual, independiente de el estatus, los estudios, las razas, religiones, sexo, edad…

El hippi deja de serlo cuando consigue una situación acomodada a la que todo el mundo tiende. El burgués intenta enhippiarse con amagos culturales pseudoprogres, y todo es externo, nada interno, nada real, todo irreal, todo como creen que los demás desean verles.

Y es que “todos son los mismos”, porque son análisis externos. Independiente del aspecto externo, la esencia de libertad difícil de llevar a cabo en este mundo, es el que define al verdadero hippi, que no predica con aspectos ni palabras sino con actos en su vida. Que no define a los demás, no los analiza, no los critica, intenta subsistir haciendo grande lo pequeño e irreal lo real, al buscar lo positivo de lo negativo, esa música para sordos.

Y los demás somos nosotros que no nos conocemos, y que seguimos imantados por la facilidad de mirar hacia fuera y analizar sin “ver” hacia dentro, tirarnos a la piscina de nosotros mismos. Ver las miserias de cada uno de nosotros mismos, para llegar a comprender que no somos más que lo que hacemos, pues la realidad son los actos, aunque nos gusta, nos facilita la vida, el valor más importante que se le ha dado a la palabra, por encima de los actos de cada uno, reflejo de la hipocresía de ser humano.

A pesar de esa lucha por seguir sobreviviendo aunque buscando mi raíl, no el que la sociedad me impone, a pesar de esos abismos agotadores de vacío, buscaré los “siempres” entre los “jamases”. Intentaré ver, no mirar. Y buscar a gente que vea y no mire. Quiero perseguir instantes que mueran para sentirme viva. Para ello es necesario construir, lo que sea, pero construir no destruir.
A pesar de esta lucha, me meto en el carro de manipularnos a nosotros mismos para que no se tambaleen lo más mínimo, los cimientos de nuestras creencias. Porque soy humana, pero necesito el arte para no morir.

Pues puedo estar viva y muerta, y yo quiero vivir y no morir en vida, sino morirme muerta.


Y también azul...