sábado, 25 de noviembre de 2006

ANTONIO MÉNDEZ RUBIO











Mencionado por:
Eddie (J. Bermúdez)

Amparo Santana


María Ángeles Maeso

Carlos Durá

Juan Carlos Mestre

José Luis Ángeles


Francisco León

Eduardo Almiñana de Cózar

Pilar Fraile Amador

Alfredo Saldaña

Vicente Luis Mora

Esther Ramón

Arturo Borra

Víktor Gómez

Pablo López Carballo

Enrique Martín Corrales

Alberto García-Teresa

José Manuel Lucía

Menciona a:
Enrique FalcónJorge Riechmann
Fermín Herrero
Marcos Canteli
Marta Agudo


Bio-bibliografía

ANTONIO MÉNDEZ RUBIO (1967) es poeta y ensayista. Ha publicado los poemarios El fin del mundo (1995, Finalista Premio Hiperión), Un lugar que no existe (1998), Trasluz (2002) y Por más señas (2005, Premio Ojo Crítico de Radio Nacional de España), así como Historia del daño (Selección poética 1990-2005) (2006). Próximamente aparecerán Todo en el aire (Poesía 1995-2005), Razón de más y ¿Ni en el cielo?.


Poética

Arena libre de lo visto:
paciencia de una lejanía
perdida en el obrar común.
Ave salvada de lo visto:
duración para reencontrar
el calor sellado de los vientres.
Umbral negado de lo visto:
trayecto de sol movedizo
siempre en mitad de la tarea.






Poemas

ESO PIDE

Ni siquiera un comienzo.

Lo vivo en el cuerpo
absorto en una luz de nada,
desnudo de ilusión, bajo el follaje
está y se descamina:
aún se prepara
para insistir. El resto de una fe
mejor la sobrevive.





OCURRE

Hay un ir y un venir
para cuando haya aliento.
Y hay también, a la vez, un velar
por la separación.
(F. K.)



AFUERA

Salud, silencio
hasta no ser una parte del todo.
La única herencia
posible
es la misión de una lejanía
que se quiere destruir.
Sí. Se oye ahogarse el susurro,
la obligación a tientas
de la luz, del lugar
donde es cierto que se aclara el cielo.
Ahora empieza a amanecer.

3 comentarios:

hanganadolosmalos dijo...

En la octava de eneasílabos blancos se introduce un decasílabo (“el calor sellado de los vientres”) cuya función no alcanzo a ver. El lenguaje poético se encuentra ya muy elaborado, muy avanzado, con un grado alto de alusión; pero parece que todavía no ha cuajado.

Marisa Vidal dijo...

Descubrirte como poeta ha sido más relevante que descubrirte como ensayista, y eso que tu visión acerca de la factoría Disney fue realmente reveladora.

Carmen Meca dijo...

¿Es misión del determinismo certificar la veracidad de las cosas ? ¿Sólo lo que es consecuencia de una causa puede decirse que es real? Darle este fin a la causalidad eliminaría toda posibilidad de azar constructivo, al menos, si separamos la realidad de lo demás; introduciría un fatalismo añadido. Con estos parámetros, la voluntad queda cuestionada : la lejanía que se quiere destruir puede ser una quimera con un horizonte , por definición, asintótico o permanentemente expansivo.
Gritar es desvelar la existencia de un adentro que quiere reclamar que ,al menos, se le reconozca como un instrumento del todo. De esta manera la cordura tiene una razón para vivir. Amanece a la fuerza , pero oscurece dentro de nosotros a discreción.
Acabo como empiezas: Salud