viernes, 13 de febrero de 2015

María Jesús Silva
















Mencionada por:

Menciona a:
Marta Agudo
Amalia Bautista
Siri Hustvedt
Louise Glück
Sylvia Plath
Paloma Palao
Julio Llamazares
Antonio Beneyto
Mahmud Darwish


Bio-bibliografía

Nací en Madrid en 1963, trabajo en sanidad. He publicado los libros “El desorden de noviembre” (2013) Editorial La Baragaña.
‘Arquitectura de la piel’ (2014) Editorial Celesta.
Próximo a publicar ‘Al otro lado de los cocodrilos’ (2015) Editorial Baile del sol.

Finalista de diversos premios y certámenes.
Colaboración en revistas como ‘Río Arga’, ‘Luke’, ‘Cuadernos del matemático’.
Incluida en la Antología “PUTA POESÍA” de la editorial Luces de Gálibo
Incluida en la antología  Al Otro Lado del Espejo “Narrando Contracorriente”  Ediciones Escalera
Incluida en la Antología “VIVENCIAS” Ediciones Orola
Incluida en la antología de Microrrelatos Eróticos: “Jeanne Traumnovelle”
Participante de la tertulia poética del Casino de Madrid, invitada  por el poeta y dirigente de la tertulia Alfredo Gómez Gil.





Poética

Los poemas nacen de lo que soy, de lo que me ha hecho, de lo que me hicieron los demás, de lo que nunca me hicieron y nunca hubo. Los poemas me ahogan y salen a borbotones negros y blancos, sin pensar, sin pactarlos, sólo buscan las palabras desde el interior para hacerse versos, y ahí está la transición y están mis manos y mis ojos, y está la luz y el encierro y todo cuanto existe en esta y en la otra dimensión. Ahí reside el latido, los colores, el miedo, el amor… la poesía.



Poemas

La televisión

Sin sonido
muestra imágenes
de presentadores que se mueven
sobre un fondo de mar
a veces de nieve.
Intentan hacerse entender
pero es noviembre
y todo está desordenado.

Sin voz
los ojos se inclinan
hasta alcanzar fantasmas
que se revelan
y persiguen.

De El desorden de noviembre (Editorial La Baragaña)



***


No tengo hambre
-me dices-
mientras te comes una cereza.
Mi boca se esponja 
y te beso.
La lengua atrapa el hueso
lo esconde entre los dientes
lo encierra en la oquedad de la mejilla.
Los labios pegajosos
bajan por el cuello
zurciendo de almíbar la piel
regresan lamiendo mi oreja.
Tampoco tengo sed
-me susurras-
pero bebería el vino
que se escarcha
debajo de tu ombligo.

De Arquitectura de la piel (Editorial Celesta)



***


Ha ocupado un espacio de mi casa, pero es un cadáver que no me pertenece. Es fácil imaginar que se ha perdido, que no encuentra la salida de este mundo. Ha muerto esta mañana. Ahora son las dos y cuarto de la madrugada y se asoma a la terraza. De vez en cuando mira hacia atrás, y me pregunto qué hace ahí. Te has muerto esta mañana –le digo-, ya no puedes estar aquí, este calor ya no te pertenece, ni estos sonidos, ni esta brisa tibia que levanta la cortina. Tienes que marchar a un lugar húmedo y frío. No sé si habrá luz. La discontinuidad debe ser dolorosa. Se avecina una ocupación de muertos y no tengo suficiente vino.
De Al otro lado de los cocodrilos (Editorial Baile del sol)
(Próximo a publicar en este año)

sábado, 17 de enero de 2015

MANUEL DELGADO GÓMEZ




Mencionado por:

Menciona a:
Luciana Cezara Moisa
José Ignacio Fernández Bartolomé
Asunción Budia Juárez
José Manuel Pozo Herencia
Alba del Pino Ruz
Alba Cortés
Carmen Fuentes Güeto




Bio-bibliografía

Nacido en 1993 en Lucena, Córdoba. Estudia historia, escribe, hace teatro, escucha música, ve cine, toca algún que otro instrumento. Participo en la escritura, dirección y representación de las obras de teatro Caso XIX y La Conferencia de los Idiotas. Ganó el premio Rutas de la Libertad (2009) sobre el bicentenario de la Constitución gaditana de 1812. Escribe en la revista Saigón, miembro activo de Naufragio. Trabaja en diversos artículos académicos para la Universidad de Córdoba, en calidad de alumno. Organiza un recital anual de relatos de terror en Lucena, cofundador del proyecto “Garganta sin Arena”. Escribo en el blog http://lasalmasdelatormenta.blogspot.nl/ y recito en http://naufragiosinarena.blogspot.com.es/ de la Asociación Naufragio.


Poética

(Mi) La poesía es imagen, una ventana a la que asomarse, un agujero desde el subsuelo donde asomarse al a cotidianeidad, revistiéndola de diamantes, sombras, misticismo o paranoia dependiendo del humor del sujeto que las estudia en ese momento concreto. La poesía es una sucesión de imágenes, una tras otra, tratando de dar fuerza al verso. El blues tiene gran influencia en los escritos, la música clásica también. La poesía trata de huir de lo común, rechazando los trabajos que me rodean (por suerte o por desgracia, dependiendo del caso).



Poemas


Remanencia.

A veces he mirado al pueblo como Hernández,
a veces he sido absurdo como Huidobro.
Otros días he buscado el verde de Lorca,
la musicalidad de Walt Whitman.
A veces te he tenido como te tuvo Benedetti,
incluso cuando te he perdido he sido Neruda
y he acabado con las Magadalenas de Sabina.
A veces he tenido vicios siendo Bukowski,
Baudelaire, Wylde, Fante, Dostoievski...
He mordido el polvo con Bob Dylan,
he mirado el infinito junto a Borges,
La más dulce de las soledades con Don Gabriel.
He caminado junto a Moisés, Quijote, Frodo Bolsón
e incluso junto a los vigilantes o Long John Silver.
He asistido a las pesadillas de Poe, de Lovecraft,
a los fantasmas y los trajes de Joe Hill.
He sido ocultamente libre como Cernuda,
descarnado como Dámaso Alonso,
andando en el mar como Alfonsina Storni.
He sido ácido como Quevedo, corrosivo.
Me he vuelto esencial como Juan Ramón,
satánico como Rushdie.
A veces, también me he preguntado por Dios,
como lo hace Emilio en su espejo.
También he buscado hacer del blues poesía,
como Manuel Guerrero lo hace del tango.
Otros días me levanto y quiero la dulzura
envuelta en fuerza de Enrique Cortés.
Sin embargo, la mayor parte de las veces,
hago como mi padre y me dedico a leer.



El corazón delator
















Bajo los susurros de tus ojos,
enclaustrado en tu vientre de barro,
preso en el estrado de tu diéresis
sobre el calor directo en tu piel,
en la pluma de tu pie descalzo
y en el calor del aire que espiras
subyacen los secretos de todos
los poemas que jamás escribí.

Vientos ligeros me traen sabores
de una lejana tormenta acústica
y de naranjo discretos pétalos.
Me descarnan la cara y el cielo,
y en tu ausencia dicen dibujando:
todas mis palabras salen de ti.

domingo, 21 de diciembre de 2014

CARMEN CRESPO


Mencionada por:

Menciona a:
Esther Ramón
Laura Giordanni
Ada Salas
Maria Jesús Silva
Jose Miguel Urbano
Olvido García Valdés
Antonio Gamoneda
Chantal Maillard
Bernard Nöel
Esther Lucio
Jose Manuel Vivas



Bio-bibliorafía

CARMEN CRESPO  (Cáceres, 1962). He participado en la antología de la XXV selección de Voces Nuevas 2012 (Ed. Torremozas), en las  antologías publicadas por la organización del Día Internacional de la poesía en Segovia 2012 y 2014 y en la antología “Poemáticas naturales”,  2013,  de ediciones Entricíclopes.
Formo parte también de las plaquettes colectivas No sé, Kérkira y “Travelling de la colección Libros Mínimos.
Ganadora en el 2013 de la II edición del premio de poesía Bal Hotel con el poemario “Tal vez huésped”,    publicado en 2014 por la editorial Devenir.
En noviembre de 2014 acabo de publicar una plaquette “Puro hueco” realizada por el artista pintor y grabador Manuel Ayllon,  con grabados del mismo y textos míos.  Una serie de 15 ejemplares firmados y numerados por  Manuel Ayllon y por mí.
“Cuerpo o el corazón del mundo todavía”,  breve poemario publicado en diciembre de 2014 por ediciones Sol y sombra poesía.
Asimismo colaboro en la revista digital de poesía conVersos, de la que soy miembro de su consejo de redacción.



Poemas


un hueco extraño


en el que hurgar las paredes a tientas
lo impensable del viento
y esa necesidad velada
de guarecerse


el brusco momento de ser

la intrusa



que no sabe salir


(de “Tal vez huésped” Editorial Devenir)



***



En el corazón oxidado de la manzana
el mirlo espolea la carne.


Y no hay piel
ni lecho de semillas


sólo inmáculas formas




del cuerpo que lo fracturó.


(de “Tal vez huésped” Editorial Devenir)




***



de mi tacto el nido la cáscara caliente o las paredes como vendas
ajustándose al cuerpo que asciende que asciende hacia
la bóveda donde los caballos borran sus pezuñas con la carne de
las corolas o de los tréboles donde ruedas anclas donde
relojes des corazonados brillan al sol y padre me ofrece el
humo que exhala su mano abierta pero yo ya no ya no

(Inédito)



***



qué palabra qué signo inequívoco para enmarcar
el umbral el charco o esa onda que apenas resiste
que apenas avanza a su través
respira el corazón las raíces de las paredes
de las alcobas bajo una bóveda de agua
bajo una máscara de barro y luz



campana glotis órbita cielo



[le coeur du monde encore
y algo de saliva en la materia
lágrima]


(De “Cuerpo o el corazón del mundo todavía, Solysombra

poesía)

martes, 2 de diciembre de 2014

DIANA GARCÍA BUJARRABAL




















Mencionada por:

Menciona a:
Chantal Maillard
Ana Rosetti
Ana Pérez Cañamares
Nares Montero
Eva Gallud
Jorge Riechman
Emilia Conejo
Manuela Paso
Óscar Martín Centeno
Antonio Rómar
Miriam Reyes


Bio-bliografía

(Madrid, 1980). Licenciada en Periodismo y Sociología. Participa en talleres, recitales y revistas literarias especialmente en Madrid, donde reside. Sus poemas han sido recogidos en diversas antologías, como la plaquette colectiva Trilogía PEZ (Nanoediciones, 2012), Esto no rima. Antología de poesía indignada (Origami, 2012), Último Ahora (Izana editores, 2013) y En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. (Bartleby Editores, 2014).



Poética

Ente la necesidad de crear nuevas realidades y la certeza de que cualquier verdad absoluta termina resultando vana, frágil e incompleta. Ese es el espacio en el que la poesía explora, y tienta, y es inacabable.



Poemas


HORROR VACUI

Y si esa sed inmensa se saciase de pronto,
si finísima arena de desiertos terribles
me inundase, silente y despaciosa,
colmando grano a grano mi garganta y mi lengua
en balbuceos azarosos,
y si todos mis ojos en el momento justo
comenzasen un día a llorar en seco
y me arañasen
con heridas supurantes de tierra,
sólo de tierra,
si yo me ahogase tanto y tan profundamente,
¿qué sentido entonces en seguir silabeando,
azuzando el espíritu al encuentro precioso
de una sílaba mágica?
¿Por qué no sumergirse
a sortear en las dunas el viento caprichoso de los días?
¿Por qué no morir?
¿Por qué? Si todo se ha colmado…
Habrá que voltear el maleficio de los relojes,
escupir pequeños y certeros perdigones de barro
que mantengan vigilante el ansia,
sacudirse del polvo atenazador
de los días iguales,
y vivir, vivir bebiéndose cada instante
con la ávida premura de saber que nunca,
nunca será suficiente.


DONDE DUERMEN LOS NIÑOS

Hay un baúl de agravios que aún carecen de nombre,
y unos ojos redondos,
siempre abiertos para espantar el miedo.
Donde duermen los niños
los caballos con alas que relinchan de noche
beben siempre en el cuenco de las lágrimas secas.
¡Y qué saltos entonces por el cielo estrellado!
¡Qué lejos, al galope, los ruidos de la basura
en el desayuno!
Muchos niños comen ruidos desde primera hora,
comen ruidos malolientes,
ruidos como de basura.
Y, ¿qué le importa a nadie si mascan sus despojos?

Donde duermen los niños aún se tiende el descanso.
Y otros nombres dibujan su reposo en sus labios
mientras están soñando.
Porque los niños sueñan.
A veces sueñan.


P.I.B.

Podemos Inventar Barbaridades
como Pueblos Ingenieros de Brújulas
Paraísos Invadidos de Bullicio
Personajes Ignotos que Busquen
Perforar la Idea de Babel
Podemos Ilustrar Bellas
Parábolas Increíbles Burdeles
que Perdonen los Instantes de Bochorno
Padres Ilusos y Borrachos
tan Perdidos e Inútiles tan Bártulos
y Pergeñar Iluminadas Bóvedas
y Provocar Inviernos con Bocinas
Pensadas para Impulsar Bocados
y Promesas Infantiles en Babia
Poderosos Imanes en Batalla
que Pugnan por Intentar Bastarse.
Pero Iniciar Borrascas.
Pero Incendiar Bozales.
Pero Incomodar con Bravos
las Palabras que Inciten a Barrerse...

Pobre Idioma Balbuceo:

Podemos Inventar Barbaridades.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

sábado, 1 de noviembre de 2014

MARÍA PIZARRO



Mencionada por:

Menciona a:
Dora Hernández Montalbán
Carmen Hernández Montalbán
Eloísa Alba
Araceli S. Franco
Fernando Gómez Márquez
José Luis Checa
Antonio Agudelo
Francisco Javier Vera
Miguel Alarcos Martínez



Bio-bibliografía

MARÍA PIZARRO: Nace en Conquista (Córdoba), España en 1964.  Licenciada en   Arte Dramático en ESAD de Córdoba. Experta Universitaria en Criminología en Universidad de Sevilla.
Ha publicado el libro “Lyrica 75” con  Editorial la Fragua de Metáforas (Córdoba 2011)
Colabora en antologías y revistas digitales, entre otras  “La Oruga azul” y “Grito de Mujer” y “Poemas por Ciudad Juárez”. Así mismo, como actriz y poeta en las Ediciones 8 y 10 de Cosmopoética (Poetas del Mundo en Córdoba)

MARIA DE CONQUISTA: Poesía de María Pizarro





Poemas


LINEAS CORTADAS.

Cuando la noche se despereza
y no puedes dormir,
aquellos que has querido
se convierten en agua.
Los poemas, en sutiles hendiduras
en la herida.
Nada que ver contigo tiene
y te desvelan
con hechos que acontecen
 de otra vida.
Para qué soñar
si la lentitud del día
te lleva a otro domingo,
al que alguien, tú o yo, cualquiera
halle sutil consuelo
en las líneas del poema.



PUBIS-ART

 De la espesura del monte
adolescente
pasó a  la delicia de los labios
 con un martini,
hasta llegar al integral de las Barbies
-ya divorciada-.
Descendiendo el láser
o la cera caliente,
como de un volcán derramada,
por sus ingles brasileñas.
Y así,  sin una cana,
contaste a tus amigas el placer
del sexo oral
sin pelitos en la lengua.
Un día será una mariposa
o un corazón y una flecha
como indiques la dirección
del cristal swarovski

de tu clítoris.



RÉCORD
El 15.10.2011 se concentraron 400 telescopios en una clase de astronomía. Se pretendía cambiar la imagen violenta de Ciudad Juárez. (Se consiguió Record Guiness)

Una constelación de lágrimas
son las noches de Juárez,
porque brillan rojas y azules
 mujeres desaparecidas.
Y cada madre clama a un eclipse:
Muchacha ¿por qué no volviste?
En el cénit de sus ojos ciegos
dibujan sus rostros,
igual que los caballos en las nubes      
del verano,
galopando hacia la vida.
Y puede que te salves, puede…
Y puede que te salves
astro fugaz, cuerpo celeste
o invisible estrella amarilla.
Puede que te salves, puede…


Pero cuando la noche es más negra,
mejor se ven las estrellas
y peor los asesinos.