sábado, 9 de mayo de 2015

JAVIER CATALÁN

Mencionado por:


Menciona a
Manuel Roberto Leonís Ruiz
Maricel Mayor Marsán
José Manuel Ramón Gutiérrez
Elías Cortés Fernández
Noelia Illán Conesa
Juan Carlos Lozano Felices



Bio-bibliografía

Javier Catalán. Orihuela, 1973.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Murcia.

Desde 2008 compagina su actividad creadora con labores de gestión y organización de eventos culturales.

Ha publicado trabajos periodísticos y literarios en distintos medios nacionales e internacionales.

Sus poemas han sido incluidos en diversas antologías.

Ha participado en numerosos encuentros literarios celebrados en diferentes ciudades españolas.

En 2008 y 2010 co-dirigió y realizó dos homenajes a Miguel Hernández en Italia, en las ciudades de Tolentino (Macerata) y Cagliari (Cerdeña).



Poética



POESÍA

   No me sucede lo que a aquel poeta
               que versifica a una beldad pintada,
   y al cielo mismo emplea como adorno,
   midiendo cuanto es bello con su bella;
                                                                            William Shakespeare

                
            Poesía es el lenguaje originario cimentado en la primitiva necesidad del ser humano, que no aguantó más y reventó en palabras, para decir simplemente que se sentía solo y que tenía frío.
            Poesía es el lenguaje infinito, el despertar de un tiempo al otro lado del tiempo, donde todo era pasado, presente y futuro simple. Hoy la poesía lucha por su vida entre pretéritos imperfectos, presente complejo y un futuro incierto.
           
            Poesía es la sublimación del lenguaje, el verbo sin conjugar, mensaje astuto y rotundo sin letra pequeña ni fecha de vencimiento. La raíz más profunda de la tierra, de una tierra imaginaria regada gota a gota con la firme queja del alma.
            Poesía no entiende de honores académicos, evalúa muy adentro, severamente, a corazón abierto y no se deja engañar fácilmente.
            Poesía es... la cirugía del deseo.

            El poeta escribe, y escribiendo siente la vida entera fluir entre sus manos: ama, con la esperanza aún de ser amado en la oquedad recóndita del último aliento; padece, al descubrir la fragilidad de su propia existencia; llora, al comprender que todo es fugacidad y lamento, que ni el dolor permanece... Al comprender que todo es inútil.
            El poeta siente, ama, padece, llora... y sólo después escribe.

            Poesía es el recuerdo del beso distante, del beso solitario labrado en la eternidad de un quejido silencioso y nocturno, cincelado con la amarga cadencia del latido constante, entre suspiros de un crepúsculo secreto; la incertidumbre del enamorado, el aroma silente de la rosa entreabierta, de la rosa que no atiende, de la rosa que no entiende y vierte su vómito de espinas sobre un corazón coronado de derrotas.
            Poesía es la música que ameniza nuestra pobre existencia, la herida abierta del desengaño, la leve sonrisa del recuerdo, la insobornable lágrima callada que lenta e inefablemente nos arrulla en diabólica melodía.
            Poesía es, al fin, amar en pocas palabras.



Poemas





LA SONRISA DEL GATO

               “Una rama de espino ha penetrado en mi corazón y sin embargo no he despertado de este sueño”
   Antonio Gamoneda


I
                                              
                                               Un hombre camina
                                               lentamente apoyado
                                               en la silueta de su bastón.
                                               Camina sin dejar huella coincidente
                                               aunque reconoce los pasos de aquél que fue
                                               y de aquél que es ciertamente
                                               en otro lugar lejano o tal vez futuro;
                                               en cualquier caso, en otro lugar y en otro tiempo
                                                                                   inalcanzables para él.
                                               Y sonríe mientras piensa en ello.
                                               Y se pregunta, a un tiempo
                                               cuánto dolor es capaz de soportar una sonrisa.

II
                                              
                                               En otro lugar, tal vez en otro tiempo
                                               un hombre abre sus manos afiladas 
                                               con gesto de leyenda.
                                               Abre sus manos y en sus ojos ahuecados
                                               por el odio la luz se calcifica sin pretexto.
                                               Y en sus garras ondea el abandono
                                               grotescamente agasajado
                                                                       como un adalid triunfante.
                                               Y el dolor que no siente es un simulacro
                                               de la vida derramada que con afán desteje.

III
                                              
                                               La sonrisa y el cuchillo
                                               se funden en una mueca extravagante
                                               y no existe doctrina que reconozca
                                               la verdadera dimensión de su amenaza.
                                               En ocasiones, cuando el espanto erosiona
                                               la inalterable solidez de la cordura
                                               los ojos articulan palabras
                                               sin relación gramatical de parentesco.
                                               Son vocablos verticalmente erguidos
                                               que se desclavan de su tronco conyugal
                                               y desnacidos se consumen
                                               en el asombro fugaz
                                                                       origen de su quebranto
                                               con tal violencia amortiguados
                                               que sólo encuentran vía de redención
                                               en el solemne apremio de la mirada.

                                               Es entonces cuando los ojos deletrean
                                               con la disimulada sonrisa de un gato
                                               el riguroso clamor de la contrariedad
                                               desembargada en silencio conjurado
                                               por su garganta de infinitas voces y lamentos.

                                               Es entonces cuando una respuesta esencial
                                               desprovista de todo argumento
                                               quizá baste para comprender la antifonía
                                               de esta paradoja insuperable






EN PRIMERA PERSONA

                        La muerte no interrumpe nada,
y sin embargo
                                                  no puede haber un día que alumbre el mundo
               entero al mismo tiempo,
                                                                                                                                                              Luis Rosales
                                   
                                              
                                               Tantas veces te he visto morir
                                               resucitando en mis brazos...
                                   
                                               Te propongo caminar conmigo
                                               al origen de mi deriva
                                               a la luz de esta sombra inacabable
                                               que me abraza y me recuerda
                                               que no hay mayor dolor
                                               que aquél que te arrastra atormentado
                                               a la fuente del remordimiento
                                               donde la culpa certifica su angustia
                                               y clama su redención
                                               en el santuario de la cobardía.

                                               Si me acompañas al corazón de mi reino
                                               te arrancaré la vida
                                               como quien caza un sueño
                                               sobrevolando el mapa oculto
                                               de tu paraíso cautivo
                                               en el atlas inabarcable
                                               de su infinito destierro
                                               sobrenadando la oscura grieta del desengaño
                                               en el umbral sagrado de la impenitencia
                                               aojando en tu carrera la semilla lunar
                                               caminando sólo tú, sola y sin fianza
                                               mientras la huella de tu futuro
                                               se desvanece hoy en el último renglón
                                                                                   de tu esperanza.
                                               Y en el eclipse póstumo del desamparo
                                               te mostraré el infierno de mi alianza
                                               en el abismo de la eterna paradoja.
                                               Rendida la claridad de tu empeño
                                               en la geografía suicida
                                                de mi perversa cruzada
                                               sellaré tu condena
                                               con la llama versal del desarraigo
                                                           prendida en el poso insoluble
                                                                                   de tu desdicha.                      
                                               Y morirás anochecida tu ofrenda
                                               en el óbice ardiente de mi deseo
                                               sólo tú
                                                           sola
                                                                       triunfante
                                               morirás de nuevo junto a mí
                                               resucitando en mis brazos.







DOLOROSO AMANECER

 Y no es verdad, dolor, yo te conozco,
tú eres nostalgia de la vida buena
y soledad de corazón sombrío,
de barco sin naufragio y sin estrella.
 Antonio Machado
                                                          
                                                                       I
                                  
Doloroso amanecer
cuando se proyecta en la nostalgia
de una ambición desvanecida.
El futuro es un recuerdo que te persigue
agazapado en el vértice más oculto
                                                           de tu declive.
           Y en su firme caminar de natural adolescente
acecha a cada paso la frágil silueta de tu huella
y se nutre en la pulsión atormentada de tu pena
ya mirada prematura de original transparencia.

Pesado caminar entre las ruinas
y el delirio cabal de tu inocencia.

Confinado en el orden inmensurable de su imperio
buscas ausentarte en la mirada venial
                                   que sustenta una promesa.
Eterno prontuario de la espera eterna.

II

Si vencido decides replegarte
en el abismo terrible de la aniquilación
                                                                a solas
            recluido en el firme contorno de la herida
            cegado por el brillo homicida de su espada
            sin remedio y sin consuelo
desprovisto ya de razones
que la noche cauteriza en la mirada entumecida
                                   de un recuerdo yacente
                                   oirás más allá del eco prolongado de tu llanto
la melodía cruel de un destino apresado
en el silencio tangible de tu angustia y su celaje.
            Y cuando creas haber llegado a salvo
                                  a la otra orilla de tu naufragio
                                  a solas, consumido en el destierro
                                  de su fatal impostura
                                  y en su serena gravedad de juicio indescifrable
entreoigas un rumor de cadenas que aún resuena
en la oscura cripta de tu alma
                        sin remedio y sin consuelo
déjame crecer contigo en la desgracia
que de dolor está forjada la esperanza.

            
                                           (de "La cirugía del deseo", inédito)

            

domingo, 19 de abril de 2015

ENRIQUE SÁNCHEZ CAMPOS


Mencionado por:

Menciona a:

Mercedes Castro Serrano

Manuel Gahete Jurado


Bio-bibliografía

Funcionario del Estado, natural de Melilla y residente en Córdoba. Diplomado Universitario en Enfermería, Aptitud Pedagógica del  Profesorado de Enseñanza Secundaria y Delineante-Dibujante. Escribe poesía, narrativa y artículos. Cree en la palabra como vehículo de entendimiento entre culturas. Es miembro de la Unión Nacional de Escritores de España, del Ateneo de Córdoba y de la Ilustre Sociedad Andaluza de Estudios Histórico-Jurídicos. Fundador de la Asociación Nueva Poesía de Córdoba. Coordinador de varios ciclos poéticos y participante en diversos actos entre los que cabe destacar Cosmopoética.
Su obra ha sido incluida en las antologías: Córdoba Patrimonio de la Humanidad. Versos mundanos al vino de Córdoba. Poesía en los Patios. Tintas para la vida II. Primer Poemario de la Asociación Nueva Poesía. A Góngora. Pinceladas con alma. Homenaje a Francisco Carrasco. Como se van los pájaros. De Corduba a Córdoba. Anónimos en Cosmopoética.
Colabora en las revistas: Arcángel San Rafael Custodio de Córdoba. La Vera Cruz. Córdoba en Mayo. Aires de Córdoba. Suspiro de Artemisa. Escala Romera.
Publicó sus poemas en el periódico El Telegrama de Melilla.
Ha llevado a escena algunos de sus trabajos con el grupo de teatro Atardecer (del que forma parte).
Ha publicado los libros: Antes de que el eco se lleve las palabras. Tratado de la nostalgia y otros estados del ánimo. Córdoba es Poesía. Toro lorquiano.



Poética

Poesía, surgida del conocimiento de unas reglas y de la habilidad y destreza del poeta para aplicarlas. El autor utiliza la palabra para expresar lo que percibe del mundo con el que se relaciona y lo que es capaz de extraer de sus experiencias internas. Es la palabra cómplice en el acto de versificar, se transforma en ese momento íntimo apartándose  de su relación con la expresión de lo cotidiano, para revestirse de belleza, osadía, sugestividad, sensualidad, equilibrio, armonía, musicalidad, sentimiento..., dando como fruto el verso. Se produce una comunicación entre el artista y su propia obra, y a su vez, una interrelación con los destinatarios, aunque estos sean ocasionales, porque el autor suele componer sin pensar en ellos. A la poética, como ciencia, le queda por recoger todos los demás elementos no sujetos a reglas, la parte inherente a la poesía, que  es intangible, ni vista ni oída, sí esencial, y que tanto cuesta definir: las percepciones relacionadas con la inteligencia.



Poemas


HASTA CUÁNDO

Hasta cuándo he de repetirte
que la soledad es mi compañera de toda la vida.
Que desde el día en que nací soy triste.
Que no elegí el canal del  parto ni otra salida.

Que ya que estoy aquí –no sé por qué- quiero vivir.
Que no es fácil estar conmigo o hacerme compañía.
Que el arte de aguantar es saber elegir
y dejar estar, sin dar altibajos, en buena armonía.

Que no quiero imponer ni acepto imposiciones.
Que aunque quiero que estés junto a mí sin condiciones
he dejado las puertas abiertas por si quieres irte.

Hasta cuándo he de repetirte
que la soledad es la compañera que llegó sumisa,
haciendo silencios, a poquito a poco, me quita la vida.

(De Pinceladas con Alma, IX edición de Cosmopoética)



SEPTIEMBRE ES OTOÑO

En los días de septiembre, cuando nos conocimos,
tú eras hoja inmaculada dispuesta para escribir amor.
Porque septiembre es otoño, esa estación en blanco
que espera los sucesos que ni siquiera presentimos.

Había melancolía en las desnudas ramas deshojadas,
porque los árboles mudaban su traje de estaciones,
y en esos giros peligrosos donde la vida acaba,
poco a poco vamos siendo levedad, perdidas ilusiones.

Llegaban noches cada vez más frías y solitarias
y al despertar cada mañana del amoroso sueño,
pájaros emigrados y ensombrecidas luminarias
vagaban tropezando entre dolor y amores ciegos.

Porque septiembre es otoño y tú bien que lo sabes,
están vacíos los nidos, vacías las estancias del amor,
y aquel viejo poemario con que iniciamos el viaje
ya sólo es hoja caduca y fría, volandera al dolor.

(De Pinceladas con Alma, IX edición de Cosmopoética)



YO NO SÉ SI ES FINGIDO

¿Qué será lo que tienen tus ojos airados
que miran a otro lado cuando yo los miro?
…Y ¿por qué cuando busco ponerme a tu lado,
tú, con andar sigiloso, cambias de camino?

Yo no sé si es fingido o me lo parece,
y quisiera que hablaras conmigo como hablas con otros;
sin dejar de reír, sin dejar sobre mí tus silencios angostos;
leyendo en mis labios las frases  que  callé tantas  veces.

Ahora te aproximas, cuando me has quitado
las ganas de ti, de hacerte más que amiga;
de que veas en mí esa soledad que tú me has dejado.

Me sería y es  indiferente que ahora vengas y digas
que pasan los días, hay malentendidos, tiempos olvidados…
Porque los olvidos, las indiferencias, nos quiebran la vida.


(De Álbum de otoño, inédito)